ISTOCK

Cómo hacer en casa un masaje de drenaje linfático

El drenaje linfático es un masaje suave que mejora muchísimo la circulación y evita que la linfa se acumule, ayudando así al organismo a eliminar residuos. Esto hará que reduzcamos mucho la retención de líquidos y sea más fácil eliminar la celulitis. Te contamos cómo hacerlo en casa.

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

Si quieres aprender a hacerte en casa un masaje de drenaje linfático lo primero que has de saber es cómo funciona el sistema linfático, para que así entiendas cómo puedes utilizarlo en tu beneficio. El sistema linfático está formado por un líquido, la linfa, y los conductos por los que ésta circula. Sus funciones son varias: por un lado drena el líquido intersticial (el líquido en el que se 'bañan' nuestras células), y por otro transporta todas las grasas alimenticias, elimina desechos y protege el organismo de cuerpos extraños. La linfa tarda 48 horas en realizar todo el recorrido y, pese a que es una función que realiza nuestro organismo de manera automática, cuando este drenaje natural es insuficiente, un masaje de drenaje linfático puede ayudar a que la linfa viaje con más facilidad por nuestro cuerpo.

Lo que se consigue con este masaje es acabar con la sensación de pesadez e hinchazón y mejorar el aspecto de la piel con celulitis en piernas, abdomen, brazos y glúteos. Tras este tratamiento nos sentiremos mucho más ligeras y deshinchadas, y también es muy común sentir ganas de orinar, pues el masaje estimula la circulación linfática y es necesario evacuar las toxinas.

Para realizarte un drenaje linfático en casa, colócate de pie frente al espejo y presiona la zona que se extiende justo debajo de las clavículas para activar el drenaje. Pasa a los brazos, en los que tendrás que ejercer ligeras presiones hacia arriba, desde el codo hasta el hombro, primero en un brazo y luego en el otro. Para masajear el abdomen, coloca una mano encima de la otra, y haz un movimiento circular alrededor del ombligo y repítelo 5 veces. A continuación, pellizca toda la superficie del abdomen durante un minuto aproximadamente hasta que veas la piel ligeramente rosada.

En cuanto a las piernas, empezaremos por la ingle, presionando tres veces cada una para después, con el puño cerrado, deslizar las manos desde las rodillas hacia arriba ocho veces. Por último, aprieta tres veces la parte trasera de las rodillas y desliza las manos 10 veces desde los talones hasta las rodillas.