Cómo evitar la piel grasosa. | privetik / ISTOCK

Prolonga el bronceado con los exfoliantes corporales que te ayudarán a mantener una piel sana e hidratada

Los exfoliantes se han convertido en un básico de la rutina 'skin care' ya que, además de ayudar a la renovación celular, prepararán tu piel para recibir todos los ingredientes activos y prologarán tu bronceado.

Cecilia Franco

Lucir un bronceado sano e hidratado no es tarea fácil. Seguro que este verano estás disfrutando muchísimo de las vacaciones y estás aprovechando para viajar a tus rincones favoritos, disfrutar de las tardes de piscina, de días playeros y momentos de relax para tomar el sol. Y aunque estás pendiente de mantener la protección de tu piel y del cabello al máximo, es cierto que los cuidados post solares también son muy importantes. El ritual después del sol será crucial para lucir ese bronceado dorado bonito, sano e hidratado que buscas. En él debemos tener en cuenta la función de los exfoliantes. Aunque hidratemos la piel, apliquemos after sun y demás productos después del sol, no serán 100% efectivos sus ingredientes activos si no hacemos uso de un buen exfoliante.

Los exfoliantes ayudarán a eliminar la piel muerta, el exceso de sebo, de suciedad y a dejar la piel preparada para que reciba todas las propiedades de los productos que apliquemos. Gracias a sus propiedades y a ingredientes como el azúcar o aceites, lograrás los resultados deseados y tu bronceado se mantendrá uniforme por más tiempo.

-Estos tratamientos corporales exprés actúan desde la primera sesión.

-Acné corporal: todo lo que debes saber para evitar su aparición.

¿Cómo y cuándo utilizarlo?

Es recomendable hacer un uso responsable de los exfoliantes, ya que un uso excesivo puede provocar irritaciones y otros problemas en la piel que perjudiquen. Es recomendable aplicar exfoliante en la ducha 1-2 veces por semana si tu piel es grasa. Sin embargo, si tu piel es sensible se recomienda que primero preguntes a tu dermatólogo para tener un diagnóstico de tu piel, conocerte mejor y evitar que pierda su protección natural o se irrite. De esta manera la piel podrá encontrarse siempre en perfecto estado, luminosa y firme.

Pero ¿cómo aplicarlo? Con un guante o esponja exfoliante y la piel húmeda, aplica el producto suavemente con movimientos circulares por todo el cuerpo de abajo a arriba. Finalmente, para retirar el producto es recomendable hacerlo con abundante agua para eliminar excesos e hidratar.

Los exfoliantes favorecerán la estimulación de la circulación, renovación de células, que tu piel esté siempre libre de impurezas y a que, ya sea para mantener un bronceado prolongado, para una efectiva aplicación del autobronceador o para una mayor eficacia de las cremas hidratantes, reductoras… Luzcas una piel, fresca, hidratada, libre de impurezas que ayudarán a que tu bronceado se mantenga firme por más tiempo.