Todo sobre los booster, la última tendencia en belleza. | Jacob Ammentorp Lund / ISTOCK

No es un sérum ni una crema, se llama booster y es la última tendencia en belleza

A menudo se confunden con los sérum. Pero el booster es una categoría cosmética en sí misma con sus peculiaridades propias. Te las contamos y estamos convencidas de que te volverás fan.

Mar Peiteado | Woman.es

Seguro que has escuchado hablar de los booster, pequeños frascos de cremas que han invadido (y revolucionado) el mundo de la cosmética

Su presentación, a menudo en un cuentagotas, su formato pequeño, y su textura más bien líquida, lo asemeja al sérum pero, atenta, que no es lo mismo. María José Tous, farmacéutica y cocreadora con Juan Chico de la marca Kosei, nos da las claves

 1- Es un potenciador del tratamiento

Aumenta la eficacia y acelera los resultados de cualquier tratamiento.

2- Tiene una acción específica

Hidratar, iluminar, antimanchas, antioxidante, regenerador…Todos los activos están enfocados a una acción principal a diferencia de otros cosméticos que concentran varias acciones en un mismo producto.

3- Contiene una gran concentración de activos

Este es su secreto. "En la fórmula están los activos prácticamente solos en una concentración muy potente para que ejerzan su efecto", explica María José Tous.

4- Es menos cosmético que un sérum

Porque en el sérum, además de los activos, se incluyen otros ingredientes que hacen que la aplicación sea más agradable. "La fórmula de un booster no la adornas, no le pones perfume, alcohol, aceites…" afirma María José, sino  que se centra en la eficacia de los activos.

5- Permiten crear una fórmula personalizada

Uno de los objetos de este producto es personalizar los tratamientos. Para ello, los booster se pueden mezclar entre ellos y con otras cremas. "Puedes verter tres gotas en tu mano de tres booster diferentes, mezclarlos, y aplicarlos sobre la piel", explica María José. También puedes mezclar unas gotas del booster con tu crema de tratamiento "aunque yo prefiero aplicar primero el booster solo y, después, la crema de tratamiento", explica María José aunque reconoce que es un gusto personal y mezclarlo no estropea en absoluto el producto ni le resta eficacia.

6- No se aplica en todo el rostro… ¡O sí!

El booster tiene una acción muy específica y por tanto se puede aplicar solo allá donde se necesite, en una zona concreta, como por ejemplo haríamos con los de efecto botox en el código de barras o en las arrugas del contorno, o los que combaten las manchas solo sobre las zonas pigmentadas. Pero también se puedes aplicar en todo el rostro para una acción global y, más aún si su acción es iluminar, hidratar o un efecto antioxidante. Dependiendo de su especificidad, también deberán ponerse una o dos veces al día, solo por la mañana, solo por la noche, o en ambos momentos, siguiendo las indicaciones del fabricante. 

7- Es el primer paso de la rutina de cuidado

Esto es otro de los puntos que ha fomentado la confusión con el sérum ya que, cuando el booster se aplica directamente sobre la piel, se recomienda, como en el sérum, que se haga con el rostro limpio y seco, y antes de cualquier crema de tratamiento.

8- Mónica Collell, responsable de formación de Mesoestetic recomienda utilizarlo mínimo durante un mes para provocar una estimulación y un resultado en la piel de manera continuada y progresiva, aunque algunos prometen resultados en 7 días y, en general, sus efectos se perciben con rapidez.

Ver 10 fotos

 

Relacionados