Hirurg / ISTOCK

5 mitos de la vitamina C en los que debes dejar de creer

La vitamina C es uno de los activos más potentes (y más utilizados) en cosmética, pero también uno de los ingredientes a los que más falsos mitos se le han atribuido en los últimos años. Hoy te los desmontamos uno a uno para que descubras todo su potencial.

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

Hemos oído hablar de los beneficios de los sérums y cremas de vitamina C desde que tenemos uso de razón. Su uso continuado en la piel puede ayudar a reducir la hiperpigmentación, iluminar la zona, protegerla de las agresiones externas y estimular la producción de colágeno. Por eso, la industria del cuidado de la piel está en pleno auge con fórmulas que contienen este ingrediente. Sin embargo, todavía hay muchos conceptos erróneos en torno a la vitamina C y a cómo utilizarla correctamente. Por ello, hemos decidido abordar los cinco mitos más comunes sobre la vitamina C y desmontarlos para que descubras la verdad.

1. Toda la vitamina C es igual

Existen varias formas de vitamina C que se utilizan en los productos para el cuidado de la piel y que aportan diferentes beneficios a la misma. Por ejemplo, el ácido ascórbico es la forma de vitamina C más pura y eficaz. Actúa como un potente antioxidante, lo que significa que ayuda a defender la piel del daño de los radicales libres, mejorar la apariencia de los signos de envejecimiento, las irregularidades y la luminosidad. 

Sin embargo, el ácido ascórbico se oxida rápidamente, lo que puede afectar a su eficacia y causar irritación en las pieles sensibles. Para evitar la oxidación, busca productos de vitamina C con envases de vidrio opaco u oscuro que bloqueen el sol y mantengan la fórmula fresca.

2. La vitamina C provoca sensibilidad al sol

Como la vitamina C no exfolia la piel, no causa sensibilidad. De hecho, si se utiliza antes del protector solar, la vitamina C actúa como una segunda capa de protección contra la radiación UV debido a sus propiedades antioxidantes. Por eso, lo mejor es utilizar la vitamina C seguida de un protector solar a diario. 

3. La vitamina C no puede utilizarse con otros principios activos

Esto depende principalmente de tu tipo de piel y de tu tolerancia. Algunas formas de vitamina C pueden ser potencialmente irritantes cuando se combinan con ingredientes como los alfahidroxiácidos (AHA), los betahidroxiácidos (BHA) o el retinol, que son de naturaleza exfoliante. Dicho esto, no hay problema en utilizar la vitamina C con otros activos siempre que los incorpores a tu rutina lentamente y tu piel los tolere. De hecho, hay dos combinaciones que serán tus mayores aliados en el cuidado de la piel. La primera de ellas es el retinol y la vitamina C, siempre usados bajo el protector solar, ya que amplifican sus respectivos beneficios en términos de mejora de las defensas de la piel contra los radicales libres generados por los rayos UV. La segunda opción es combinarla con péptidos, ya que ambos mejoran la producción de colágeno y la función barrera de la piel.

4. La vitamina C provoca manchas

Al contrario, la vitamina C, especialmente el ácido ascórbico, tiene un efecto positivo sobre el tono desigual de la piel y las manchas, tanto las relacionadas con el daño solar como para las marcas de acné. El ácido ascórbico interrumpe la producción excesiva de melanina en la piel, lo que ayuda a reducir el aspecto de las manchas marrones, y reduce la inflamación para ayudar a reducir la intensidad de las marcas rojas.

5. Las personas con piel sensible no pueden utilizar la vitamina C

Si bien es posible experimentar irritación si se tiene una piel extremadamente sensible, afortunadamente ahora las marcas pueden ofrecer fórmulas eficaces y aptas para todo tipo de pieles. Además, todo depende de cómo lo incorpores a tu rutina. Siempre es mejor introducir lentamente los nuevos ingredientes en tu rutina y hacer una prueba en el interior del brazo 24 horas antes para comprobar la posible irritación si tu piel es muy reactiva.

En definitiva, la vitamina C es probablemente uno de los mejores ingredientes que puedes incluir en tu rutina de cuidado de la piel si quieres tener un cutis uniforme, luminoso y brillante.