D.R.

Un perfume desmesurado y adictivo

El mítico perfume Angel de Thierry Mugler cumple 25 años y sigue sorprendiendo. Si eres atrevida, desmesurada y lo que más odias en el mundo es pasar desapercibida, tienes que probarlo. Pero ¡ojo! porque engancha.

Woman.es

Hay mujeres atrevidas y audaces que desafían los límites y que se atreven a ir siempre un paso más allá, a asomarse a cualquier abismo. Mujeres que se niegan a pasar desapercibidas, que se enorgullecen de sus diferencias y que nunca, nunca dejan a nadie indiferente. Son las que siempre van en vanguardia, un paso (o dos) por delante del resto; las que se atreven con las tendencias más llamativas, con las combinaciones más osadas y los complementos más estrafalarios. Son también las que se enganchan a Angel, un perfume con estela y fuerte personalidad, que rinde homenaje a la feminidad envolvente, carnal y glamurosa.

Esta fragancia, creada en torno a una sobredosificación del acorde de pachuli y vainilla, se sitúa al filo de la desmesura y no deja a nadie indiferente. Sus notas golosas de frutos rojos y praliné están inspiradas en los sabores de la infancia. Fue en 1992 cuando el estilo Thierry Mugler se materializó por primera vez en un perfume. Adoptando un compromiso creativo opuesto a las tendencias de la época, Thierry Mugler firmó un perfume de irracionalidad,  un perfume-firma jamás olido, jamás visto, jamás imaginado. Todo un auténtico manifiesto olfativo fiel a su credo: ser imprevisible y estar allí donde nadie se lo espera.

A su fragancia, llena de desmesura se suma un frasco-estrella, convertido en un emblema, combina la estética, la perfección y la proeza tecnológica. Al que se añade ahora un plus: la carcasa extraíble Angel Arty, un novedoso concepto en edición limitada para personalizar el mítico frasco “estrella nómada” (así es como se llaman los formatos de 25 ml y 50 ml por ser fácilmente transportables). 

Angel Étoile des Rêves 2016, de Thierry Mugler | D.R.

En 2017 este perfume emblemático cumple 25 años en los que, aliándose con las fuerzas cósmicas, no sólo no ha envejecido ni un poquito, sino que no ha dejado de sorprender. ¿Qué es lo último? El ritual nocturno inspirado en la tradición del velador, que comienza vaporizando sobre la piel y las sábanas el Eau de Parfum de Nuit Angel Étoile des Rêves (una reinterpretación delicada y sedosa del aroma Angel) y, continúa encendiendo la vela perfumada Angel Étoile des Rêves para difundir un aura carnal y crear un ambiente intimista. De este modo, la noche se convierte en un momento evocador envuelto en glamour perfumado. Si crees que estás lista para la experiencia Angel, no olvides que es adictiva: la dependencia roza la obsesión. No digas que no te advertimos.

Vela Angel Étoile des Rêves, de Thierry Mugler | D.R.