Henna, coloración con barros, tintes... Así puedes disimular las primeras canas. | Szymon Brzoska / IMAXTREE

El regreso de Cruella nos recuerda que la cana es bella (si sabes cómo cuidarla)

Las canas no tienen por qué ocultarse con tintes o mechas. Presumir de melena gris es posible si se siguen las rutinas y tratamiento adecuados. 

Woman.es

Hasta hace poco, las canas eran algo a evitar. Tintes, mechas, tratamientos... nos hemos sometido durante años a múltiples experimentos con tal de ocultar el paso del tiempo en nuestro cabello. Suerte que ahora eso es tan solo una opción más y, por mucho que haya multitud de tonos apetecibles por los que apostar cada temporada, podemos presumir de melena gris como queramos. 

Es más, se ha llegado a convertir en todo un símbolo de empoderamiento femenino. La reina Letizia, por ejemplo, es una de las que mejor ha sabido entender esta tendencia. En los últimos años, muchas son las veces en las que hemos tenido la oportunidad de ver  los mechones claros de la reina entre el resto de su melena castaña. 

Royals como ella o la princesa Carolina de Mónaco son grandes ejemplos, como también lo son actrices como Ángela Molina o Jane Fonda, entre muchas otras. 

Incluso en la ficción se está poniendo en valor el pelo gris y la prueba está en 'Cruella', la esperada película protagonizada por Emma Stone que está a punto de ver la luz. Gracias al primer tráiler de la cinta hemos corroborado que efectivamente la cana puede ser muy bella aunque, eso sí, hay que seguir una serie de cuidados básicos para que así sea. 

El cabello gris exige compromiso. Está bien dejarse llevar y abandonar cualquier tipo de coloración, pero eso no implica renunciar a los mimos habituales de cualquier tipo de pelo. Por ello los expertos recomiendan que, antes de lucir el cabello en versión plateada por completo, es necesario optar por hacer una transición. De la noche a la mañana puede ser un cambio demasiado brusco por lo que ir poco a poco parece lo más sensato. 

Puedes jugar, por tanto, a dejar la raíz al descubierto y cubrir solo las puntas o al revés. El gris es un tono muy extremo y nada sencillo por lo que puedes incluso animarte a retocar tu pelo al principio para que gane en brillo y uniformidad. Si eres rubia quizá tengas menos problema pero, para quienes siempre habéis sido morenas o castañas oscuras, podéis ir decolorándolo cada vez más claro hasta ver cómo sería el resultado final. 

No hay que olvidar que existen diferentes tonalidades y que, por supuesto, será el tipo de cabello y no la cana la que determine qué productos serán los mejores para ti. Por ejemplo, hay canas con tendencia grasa y otras que son extremadamente secas y quebradizas. En ambos casos, es necesario elegir bien qué es lo que más puede ayudarte. 

Salma Hayek presume de canas en Instagram: "siéntete orgullosa de tus raíces".  | @salmahayek / INSTAGRAM

También el corte de pelo es determinante para que se vea con más energía. Un buen peinado es determinante para que se vea aún más bonito. 

Por último, no hay que olvidarse de la tendencia a amarillear que tiene el pelo cuando está completamente canoso. Puede evitarse haciendo los lavados habituales con la ayuda de los champús, acondicionadores o mascarillas conocidos como violetas, ya que su composición ayuda a contrarestar la oxidación.