ariwasabi / ISTOCK

Pre-champú: el tratamiento que puede acabar con el cabello seco y dañado

Si tienes el pelo seco y dañado estarás harta de probar mil cosas diferentes sin encontrar una solución duradera en el tiempo, pero ahora, gracias al pre-champú, podrás conseguirlo cambiando las reglas del juego. ¡Atenta!

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

Pese a que en la formulación de los productos de cuidado capilar se ha innovado mucho en los últimos años, la mecánica de higiene y cuidado capilar lleva siendo la misma desde hace muchísimas décadas: champú, acondicionador o mascarilla y cuidado específico como aceite o sérum. De un tiempo a esta parte los tratamientos de prelavado, también conocidos como pre-champús, se perfilan como una solución ideal para los cabellos más secos y castigados, y estos son todos los motivos por lo que merece la pena probarlo. 

¿Qué es realmente un pre-champú o tratamiento de prelavado?

Básicamente, la idea de un tratamiento de prelavado es preparar el cabello para la rutina de higiene. Cuando aplicas acondicionador en tu cabello, se queda súper suave, pero en el momento en que sales de la ducha se enreda. Esto se debe a que el pelo está lleno de pequeños huecos que se llenan de agua, y cuando este agua se evapora, el pelo se queda seco y sin vida. El pre-champú rellena esos huecos con un tratamiento acondicionador, en lugar de con agua, lo que hará que tu pelo sea más flexible y esté más nutrido

¿Cómo se debe utilizar un pre-champú?  

Según los expertos, 20 minutos es el tiempo ideal para utilizar un tratamiento de prelavado. En cuanto a cómo aplicarlo, asegúrate de hacerlo sección por sección, empezando por las puntas y subiendo hacia la raíz para que cada mechón quede completamente cubierto. Pero, ¿debes aplicar el tratamiento antes del lavado en el cabello seco o húmedo? Lo mejor es ponerlo sobre el cabello ligeramente húmedo, lo que abrirá la cutícula del cabello y permitirá que se filtre, aunque también puedes aplicarlo sobre el cabello seco.

¿Qué tipos de cabello se benefician más de este tratamiento?

Pese a que todos los tipos de pelo pueden beneficiarse de un tratamiento de prelavado, los más propensos a la sequedad y volverse quebradizos son el pelo grueso, el que ya está dañado y el cabello teñido. El pelo grueso es el que tiene mayor diámetro, lo que significa que necesita más calor para peinarse y por tanto más tiempo de uso de herramientas como planchas y tenacillas. El cabello dañado ha perdido humedad y elasticidad, por lo que es más probable que se rompa. Y el cabello teñido ha perdido su brillo, por lo que los pre-champús son excelentes para suavizar y reponer la humedad perdida.

En cuanto a la frecuencia, no es necesario aplicar este tratamiento en cada lavado, pues con dos veces a la semana será más que suficiente. 

Phyto

Llega la hora de recomendarte uno de los pre-champús que tienes actualmente disponibles en el mercado y, aunque los hay para todos los gustos, sin duda nuestro favorito es el aceite sutil nutrición intensa Phytoelixir. La eficacia de este elixir único reside en la alquimia perfecta de los aceites de camelia, de naranja, de yema de huevo y de germen de maíz que juntos aportan hidratación, brillo y flexibilidad. Consigue una nutrición absoluta, sublima e ilumina el cabello seco o ultra seco con una increíble ligereza. Su precio es de 32 euros.