Bótox capilar, todo lo que debes saber sobre los tratamientos para el pelo. | Szymon Brzoska / IMAXTREE

Peeling capilar y otros tratamientos que saltan de la piel al pelo

Las rutinas y principios activos que relacionamos con el cuidado facial también sirven para tener una melena que levante pasiones.

Cristina Martín Frutos | Woman.es

Seguro que tienes en casa algún sérum o mascarilla para la cara con ácido hialurónico –o últimamente te estás planteado hacerte con uno-, pero ¿sabías que este activo también tiene beneficios para tu pelo? Lo mismo que la exfoliación. Es el paso que una vez a la semana cumplimos casi religiosamente para evitar los puntos negros y eliminar células muertas. Sin embargo, no conocemos a mucha gente que se haga el peeling en su cuero cabelludo. Y te garantizamos que una vez que es un gesto supersencillo pero que es capaz de cambiar el aspecto de tu melena. 

Pese a todo, en España seguimos prestando más atención al cuidado de la piel que al del pelo, al menos en nuestra casa. Según los últimos datos de Stanpa (Asociación Nacional de Perfumería y Cosmética), el consumo de tratamientos faciales –sin contar el maquillaje- se ha incrementado un 4% con respecto a 2018, cuando, por cierto, se vendieron ni más ni menos que 97 millones de unidades de este tipo de productos.  Si hablamos de ir a la peluquería, la cosa cambia: existen unos 50.000 salones en nuestro país (la media en Europa roza los 23.000) y el 85% de las mujeres las visitamos con regularidad. Eso sí, no nos saques del corte y el tinte o las mechas. 

Con la intención de seguir innovando y de ofrecer soluciones más completas para el cuidado del pelo, las marcas y los peluqueros se están fijando en la dermatología y medicina estética. Sus tratamientos más exitosos y los ingredientes más efectivos pasan ahora de nuestra piel a nuestro pelo. Estos son los más interesantes. 

1. Sí a exfoliarse el cuero cabelludo. De la misma forma que la piel del resto del cuerpo, la de nuestra cabeza se ve afectada por numerosos factores. "Suciedad, sudor y agentes contaminantes se depositan en esta zona y pueden llegar a obstruirla, reduciendo la capacidad de crecimiento de un pelo saludable y favoreciendo la aparición de grasa", explican desde Kèrastase. Por eso, la marca ha diseñado Fusio Scrub, que limpia en profundidad y libra de impurezas y células muertas el cuero cabelludo. Se puede probar tanto en sus salones, donde lo convierten en un ritual totalmente recomendable: se combina el scrub con un aceite de sándalo, menta o jengibre (según se quiera un efecto calmante, refrescante o vigorizante) y después se nutre con una mascarilla. Ambos pasos se aplican con un masaje muy agradable. ¿El resultado? Más brillo, volumen, movimiento y, sobre todo limpieza: se eliminan hasta tres veces más partículas contaminantes que un champú tradicional. Posteriormente puedes comprar Fusio Scrub y usarlo en casa (42 euros). Existe una fórmula para cueros cabelludos grasos y otra para sensibles. Se usa antes del lavado, sobre pelo húmedo, y es importante aclarar muy bien.  

Exfoliantes para el pelo. | INSTAGRAM

2. Ácido hialurónico, el activo estrella. Es sin duda, por su capacidad hidratante –retiene hasta 1000 veces su peso en agua- uno de los ingredientes estrella de la cosmética. También triunfa infiltrado en medicina estética, para dar volumen al rostro o rellenar los labios. ¿Y en el pelo? Se usa en técnicas similares a las de keratina. "Aprovechamos esa capacidad de retener el agua para dejar un efecto liso muy natural, sin perder volumen ni movimiento", explica el estilista Alex Sestelo. Es perfecto para cabellos secos, frágiles o encrespados. En su salón cuentan con un tratamiento completo que gira en torno a este activo (desde 200 euros, entre dos y cuatro horas) y el resultado dura unos cuatro meses. 

Tratamiento efecto bótox capilar. | D. R.

3. El (efecto) bótox capilar. Vale, el nombre es un poco trampa… Este tratamiento ni se inyecta, ni usa toxina botulínica pero sí que consigue los mismos efectos que su colega facial: nutre, da brillo e hidrata en profundidad. Vamos, que rejuvenece, como el bótox, nuestra melena en menos de una hora. En Llongueras aclaran que la clave está en un cóctel que se aplica en el salón, formulado en su caso "con aminoácidos, vitaminas, pantenol (que calma y repara) y aceite de caviar". Como si estuvieras en consulta, el estilista extra con una jeringuilla el cóctel de vitaminas de su vial y se mezcla con agua. Tras lavar el cabello en profundidad se aplica ese peculiar bótox con un pincel; se deja actuar 15 minutos y se procede al aclarado. Eliminan solo el 80% y el resto de producto seguirá haciendo efecto unos días. Se recomienda reaplicar cada 4 meses. Los  precios pueden variar desde los 60 hasta los 120 euros. 

4. Locura por las mascarillas. Tú dirás: lo de usar mascarilla para el pelo no es nuevo. Y no te vamos a quitar la razón. Pero el boom de las mascarillas ha hecho que este producto capilar de un paso al frente e imite a las de tejido que tanto nos gusta ponernos. Con forma de gorrito de ducha, las hair-sheet mask. La mayoría se colocan sobre el pelo húmedo ya lavado y aclarado (y bien escurrido) y se dejan actuar hasta 15 minutos. Mientras, puedes depilarte, exfoliarte el cuerpo… ¡tú decides! Pero también las hay para usar antes de entrar a la ducha o durante toda la noche. Si no tienes ahora mismo una en casa, puedes aplicar tu mascarilla de siempre en medios y puntas; hacerte un moñete y cubrir la cabeza con una toalla a modo de turbante. Eso sí, asegúrate de que la toalla está caliente.

Para dejar durante la noche, ayuda a fortalecer el pelo, de Sephora (4,55 euros); Time to Detox, de Montibello se pone como una toalla-turbante y limpia en profundidad (7,90  euros/ 4 un.); actúa hasta en cabellos muy gruesos y rebeldes, All Soft Mega de Redken (14,95 euros/2 un.)    | D. R.

 

Relacionados