Chocolate cake, las mechas para las chicas de pelo oscuro. | Vincenzo Grillo / IMAXTREE

Mechas chocolate cake, el toque más dulce para las morenas, ideal para las chicas de pelo fino porque aporta movimiento a la melena y, además, será tendencia en 2020

Aportan luz y movimiento a su pelo. Y, además, auguramos que arrasarán en 2020

Cristina Martín Frutos | Woman.es

Las melenas castañas no han sido precisamente las más deseadas. Al menos en nuestro país, donde, por mucho que exista el mito de la mujer morenaza, triunfa el rubio en todas sus versiones. Pero en los últimos meses, hemos observado que los tonos oscuros de pelo están reclamando su protagonismo con técnicas como las mechas chocolate cake.

Kendall Jenner ha sido una de las últimas en dar vida a su pelo castaño profundo con estas mechitas. Su estilista de cabecera Cassondra Kaeding eligió esta coloración, con matices cobrizos y golosos como el caramelo y la miel, como "un término medio entre el rubio y el moreno oscuro" que la modelo ha ido alternando desde el verano. Olivia Culpo o Jessica Alba también son fans del chocolate cake. Incluso Kim Kardashian, amante del pelo castaño-casi-negro cayó en las redes de este color el pasado mes de noviembre, eso sí, lo hizo "en la versión más oscura del marrón chocolate", tal y como señalaba Chris Appleton, su peluquero.

- No es rubio ni castaño, el color de pelo de Lily James es la combinación de ambos y favorece especialmente si tienes la piel clara

- Emma Roberts siempre predice el corte de pelo y el color que será tendencia cada temporada

Su éxito para las morenas es que aportan calidez, "dando un aspecto muy natural, similar al que tiene el cabello tras volver de unas vacaciones en la playa", explica Elías Pedrosa, director creativo de Oculto Hair Club. O, como el propio nombre de las mechas indica, el resultado recuerda a una tarta de chocolate, que combina uno con leche, otro más oscuro, el azúcar…

Lo ideal para conseguir el efecto es que la mechita se aclare como mucho un par de tonos por debajo de la base castaña. "Después, se matiza con colores cálidos, como el dorado o el cobrizo", apunta Pedrosa. Además de los tonos que se escogen es importante el método de aplicación. En opinión del experto, "el secreto es aclarar los contornos de la cara y la zona superior con mechas bastante finas, dejando la zona interior del color natural, para que así los contrastes aporten movimiento y luz". Otra técnica consiste en aplicar el tinte en medios y puntas: se separa la mechita, se carda y se colorea la parte que queda lisa, que es bastante fina y alejada de la raíz. De este modo, se maximiza la sensación de naturalidad y se evita un mantenimiento muy exigente. ¡Con repasarlas cada 2 o 3 meses –según la intensidad que se busque-, sería suficiente!

En cuanto a los tipos de pelo a los que les favorece, si bien es cierto que funciona en cualquiera, su efectividad es mayor en los cabellos finos. Precisamente por ese efecto de movimiento que mencionaba Elías, y que resulta mucho más necesario en las melenas sin volumen. Del mismo modo, si pensamos en medidas, todo vale, aunque el chocolate cake muestra todo su esplendor en las melenas midi rectas.

Para mantener la vitalidad que aportan estas mechas al pelo, Elías Pedrosa recomienda aplicar en medios y puntas un poquito de sérum tras el peinado. "Usar una mascarilla para cabellos castaños una vez a la semana nos ayudará a que esté mucho más brillante", añade.

 

Relacionados