No te olvides de tu pelo en verano. | Unsplash

Cómo lucir pelazo a pesar del cloro y ¡no dejes que tu melena mute en estropajo!

El plan capilar post-piscina consiste en: proteger, lavar, rehidratar… y vuelta a empezar

Mamen Infante | Woman.es

Cada vez que bajas a la piscina, tienes dos alternativas: torrarte de calor en la toalla o chapotear en el agua, ninguna de las cuales es buena para tu cabello. La radiación ultravioleta provoca una notable pérdida del color y resta brillo. El cloro también apaga el brillo y vuelve opaco el cabello. Pero no solo eso. La melena corre serio riesgo de convertirse en un estropajo si no das los pasos correctos antes, durante y después del baño en la piscina.

via GIPHY

Por un lado, ya sabes que en la composición de cada cabello hay una gran parte de agua. Gracias a ella es flexible y tiene cuerpo. Al dispararse el mercurio, una parte de esa agua se evapora, provocando sequedad, rotura y falta de elasticidad. Por otro, está el problema del cloro. Este ingrediente maloliente pero necesario para mantener el agua libre de agentes patógenos, elimina los aceites naturales del cabello, lo que provoca que este quede poroso y quebradizo. Poroso y quebradizo o, lo que es lo mismo, seco, áspero y con las puntas machacadas. Normalmente, esto se produce después de muchos baños y siempre que no se tomen las debidas precauciones. Esto ocurre sobre todo en las piscinas de cloro convencional pero si tu piscina goza de limpieza por el sistema salino, la melena tampoco se libra de quedarse ligeramente tiesa, seca y opaca. Así que, dicho todo esto, si no quieres acabar el verano metiendo la tijera, atenta a esta estrategia anti-estropajo. Si la sigues al pie de la letra, ¡funciona! Estos son los pasos:

1. HIDRATACIÓN EXTRA

Mientras dure la temporada de piscina, mantén el cabello más hidratado de lo habitual. ¿Por qué? Porque cuando está seca, la fibra capilar es más vulnerable a absorber el agua con cloro de la piscina. Más hidratado de lo habitual quiere decir que no te saltes el acondicionador después de cada lavado, que uses mascarilla varias veces a la semana y que le apliques un sérum o ampolla curativa una vez a la semana.

D.R.

2. PROTECCIÓN INNEGOCIABLE

Cada vez que vayas a la piscina, cubre tu melena (de medios a puntas) con un spray de protección capilar que aísle la coloración capilar de los daños del sol y el agua de la piscina. Hay en otros formatos, como loción o bálsamo. Depende de lo que te guste. El spray nos gusta por su facilidad de uso. Normalmente estos sprays tienen, además de SPF, aceites y otros ingredientes resistentes al agua que hacen de impermeable e impiden una excesiva absorción de rayos y de cloro por parte del cabello. No hace falta re-aplicarlos con tanta frecuencia como el protector solar cutáneo.

3. ¡A LA DUCHA!

Una vez salgas de la piscina, pasa por la ducha para que nada quede adherido a la melena. Eliminar los restos de químicos del cloro enjuagando con agua clara es básico para sortear sus daños.

4. DESENREDA CON CARIÑO

De vuelta a la toalla, aplica un poco de acondicionador sin aclarado o un poco más de aceite protector y cepilla la melena con un cepillo adecuado que pueda usarse en el cabello mojado o, en su defecto, un peine de púas anchas. Recuerda que mientras contiene humedad, la fibra capilar es mucho más quebradiza y si te empeñas en desenredar a tirones, puedes romper algún que otro mechón. Aunque te dé pereza, no es mala idea secar un poco la melena con una toalla limpia. Cuanto menos tiempo esté mojado el cabello, menos daño sufre.

Ver 3 fotos

5. MIMOS EN CASA

Cuando llegues a casa, lávate el cabello lo antes que puedas y, si puede ser, con un champú especial. Los productos de lavado post-sol están especialmente formulados para, por un lado, arrastrar los restos de químicos de la piscina (además del salitre, la arena, etc.) y, por otro lado, devolver la humedad y los aceites naturales perdidos durante el baño. Como decía antes, no te saltes el acondicionador después del lavado y, si puedes, aplica también mascarilla hidratante o nutritiva. Aprovecha para dar un mimo extra con la mascarilla que más ayude a tu cabello: nutrir los rizos, reavivar el color, fortalecer las puntas… Recuerda que ha de estar expuesta, al menos, quince minutos pero tampoco hace mayor efecto si la dejas puesta horas.  

Ver 4 fotos

EL EXPERTO RECOMIENDA: NADA DE PEINARSE. David Lesur, director de los salones David Künzle en Madrid recomienda que en verano aproveches para recargar de energía el cabello. ¿Cómo? “Sobre todo, olvidándose de la plancha, el secador o la laca. En verano, debe prevalecer lo natural. Las prioridades para un buen estado capilar deberían ser cinco: la protección, la hidratación, el brillo, la detoxificación y una dieta saludable, variada y rica en aceite de oliva virgen extra, verduras, frutas, hortalizas, semillas y frutos secos”.