Jennifer Aniston con su equipo de estilismo. | @jenniferaniston / INSTAGRAM

Jennifer Aniston cambia el bronde por el rubio claro y las mechas que son tendencia (y muy favorecedoras)

Más 'Friends' que nunca.

C. H. | Woman.es

Jennifer Aniston ha celebrado el comienzo del rodaje de la segunda temporada de 'The Morning show' —una de las series estrella de Apple TV+ que la actriz coprotagoniza junto a Reese Witherspoon—, con una foto en Instagram donde aparece junto a su estilista de toda la vida, Chris McMillan (sí, el responsable del famoso corte de Rachel, de 'Friends') y con una sorpresa: nueva melena

Lo más llamativo es que la intérprete ha cambiado su hasta ahora bronde, es decir, ese tono entre rubio y castaño que se convirtió en 2020 en la obsesión de celebrities e 'it girls', por un rubio mucho más claro, un color favorecedor y que contribuye a restar años, especialmente si, como ha hecho Jennifer Aniston, se añaden mechas para iluminar y aportar una mayor naturalidad al resultado final. 

Jennifer Aniston y su nuevo look.  | @jenniferaniston / INSTAGRAM

Además de optar por uno de los tonos que los expertos aseguran que dominará 2021 (tanto Sonia Atanes, directora de SAHB, como David Lesur, director de David Künzle, ya nos habían adelantando el "regreso con fuerza de todo tipo de rubios" para este año), el popular estilista de Jennifer ha añadido distintos tipos de mechas que ya figuran entre las grandes tendencias del año. 

Así, por una parte, la melena de la actriz presenta mechas 'baby lights', que consisten en aclarar de forma natural el pelo manteniendo el color en todo momento.Y que son "ideales para un efecto rubio natural, por medio de mechas delicadas que aportan luminosidad a la melena y un punto de dulzura al rostro", explicaba recientemente Inmaculada García, desde los salones de Menta Beauty Place. 

Jennifer Aniston y su estilista, Chris McMillan. | @jenniferaniston / INSTAGRAM

Además, Jennifer luce, a ambos lados de la cara, las bautizadas 'chunky-underlight', es decir, mechones frontales que enmarcan el rostro, rectos y muy definidos, y que en su caso son muy sutiles pero ligeramente más claros que el resto, y aportan muchísima luz al rostro. 

El broche final lo pone el corto capeado y desfilado hacia adelante que tanto nos recuerda a nuestra queridísima Rachel de 'Friends'.

Desde luego, otro acierto (tal vez, impulsado por exigencias del guion). Aunque no es extraño, teniendo en cuenta que ni Jennifer Aniston ni Chris McMillan han cometido ni un error capilar en las últimas décadas. 

Ya solo nos queda esperar a que estrenen la segunda temporada de 'The Morning Show', esa ficción necesaria que habla de cosas cotidianas, pero también de 'Me too'.