GTRES

Hair contouring o cómo resaltar tus facciones con el pelo

Si el contouring nos sirvió para hacer magia en el rostro potenciando sus virtudes, esta misma tecnica de maquillaje pasa al pelo para conseguir el mismo efecto. 

NATALIA HERMOSÍN|WOMAN.ES

El pelo es el gran aliado a la hora de cambiar de imagen y de lucir un look más juvenil y atractivo. Las posibilidades que ofrece son numerosas y por eso, las técnicas para lograrlo evolucionan a gran velocidad. Una de las que está en auge es el hair contouring, centrada en aportar luz en puntos clave del rostro. La máxima exponente de este look dentro del panorama VIP es Sarah Jessica Parker, que utiliza puntos de luz en los laterales del rostro para que parezca más ancho. Pero no es la única, también Jennifer Aniston o Kim Kardashian han probado sus efectos. 

Así como en el maquillaje el contouring consigue destacar los rasgos más atractivos del rostro, en el pelo sucede un poco lo mismo. Y es que esta técnica no tiene nada que ver con las mechas californianas o las babyligths. El hair contouring se basa en aplicar color allí donde es más necesario, no en toda la melena por igual. "Mientras que la técnica de Balayage, por ejemplo, se centra en conseguir matices más claros en la melena proporcionando un acabado natural, el éxito del hair contouring radica, dependiendo de la forma de la cara o del tipo del cuerpo del pelo, en centrar o disminuir volúmenes para enfatizar los puntos donde queremos desviar la atención del ojo de quien nos mira", explica Daniele Sigigliano, director creativo de Blow Dry Bar

    | GTRES

Una de las claves del hair contouring es que entre el color de la base y el de las mechas o haya más de cuatro tonos de diferencia. En cuanto a cómo se aplica,  Daniele Sigigliano lo explica detalladamente: "El Hair Contouring se aplica con pincel a mano alzada con la ayuda de una paleta, de la misma forma que lo hacen los pintores. Se resaltan los contornos del cabello, jugando hasta con cuatro colores diferentes a la base natural del pelo, creando luces y sombras en armonía con el rostro".

Pero, ¿qué es lo que conseguimos exactamente con esta técnica? Muy sencillo. Dependiendo de si tienes un rostro ovalado, alargado o cuadrado, el resultado, así como su forma de apliación, será distinto. Desde Blow Dry Bar nos dan las claves: 

Rostros redondos u ovalados: esta técnica es muy atractiva sobre todo jugando con los tonos más claros. El resultado potenciará aún más las facciones en este tipo de rostros.

Rostros alargados: trataremos de disminuir la apariencia de longitud excesiva utilizando los colores más oscuros en la raíz, aclarando, poco a poco, el tono hasta llegar a las puntas. 

Rostros en forma de corazón: el objetivo es dar apariencia de una cara ovalada. Trabajaremos dando luz a los mechones que están cerca de la mandíbula y a la altura de las orejas y dejaremos los colores oscuros para los mechones que están cerca de la frente.

Rostros cuadrados: aclararemos la melena en el centro y jugaremos con capas de color en el resto. 

 

Tags:

belleza