Tan perfecto que parece postizo, adoramos el flequillo de Aitana. | @aitana_ot2017 / INSTAGRAM

Sabemos cómo emular el perfecto peinado de Aitana Ocaña

Cinco trucos y ocho productos para cuidar tu flequillo.

 

Mamen Infante | Woman.es

Llevar flequillo es como poseer el mejor accesorio de belleza: rejuvenece tu peinado, alegra una simple coleta y da personalidad a quien lo luce. Es un adorno capilar muy agradecido porque enmarca el rostro, resalta los ojos y ayuda a disimular las frentes demasiado anchas o con arruguitas. Además, es como un estilismo en si mismo: hay mil formas de llevar un flequillo. Ahora bien, no da igual cualquiera. Es importante que el tipo de corte se adecúe a tu rostro, pasando de las tendencias y fijándote en los puntos fuertes y los puntos débiles de tu fisonomía. Si no, no solo no favorece sino que puede ser un desastre. 

El flequillo termina siendo la seña de identidad de quien elige meter la tijera y se puede decir que hay flequillos que ya son mitos: el de Cleopatra, el de Amélie, el de Brigitte Bardot. Se puede llevar desfilado, lateral en plan setentero, en forma de "V" invertida con raya en medio, cortito, recto, de cortina, ondulado. Incluso algunas lo llevan postizo. En todos los casos, para que esté en posición de revista no hace falta que vivas en la peluquería. Puedes (y debes) cuidarlo en casa. Porque el flequillo, para lucir perfecto, necesita mantenimiento. Cuanto más radical sea el corte, más difícil será este mantenimiento. Los suaves y ladeados son, en general, más agradecidos a medida que van creciendo. Los rectos, como el de Aitana de Operación Triunfo, necesitan atención para mantenerse perfectos. A continuación, te damos los mejores trucos para cuidar el flequillo tú misma. 

1. Siempre reluciente

Uno de los grandes problemas estéticos a los que se enfrenta el flequillo es que se ensucia más y con mayor frecuencia que el resto de la melena. Los días que amanezcas con la melena impecable y el flequillo un poco sobado, tienes dos opciones. Recoger la melena en una coleta bien tirante, dejando el flequillo fuera y lavarlo metiendo la cabeza en el lavabo (todas lo hemos hecho alguna vez) o tirar de champú seco. Los hay con efecto volumen, perfumados, incluso con un toque de color. Si optas por él, recuerda que lo tienes que vaporizar a unos 30 centímetros del pelo, repartirlo con los dedos, dejar que actúe un par de minutos y, por último, cepillar para retirar el polvillo blanco que siempre queda.

2. Sin rastro de encrespamiento

Otro problema que surge con los flequillos, en el que no se piensa tanto, es el encrespamiento. Como no puedes ponerte acondicionador ni sérum capilar en esa zona (sobre todo si tu cabello es fino), puede ser complicado de mantener liso. Recurre a un producto específico anti-frizz y aplícalo lo más lejos de la raíz que puedas y aplica el secador. 

3. Corte al día

Las más atrevidas (o las grandes perezosas de ir a la pelu), se atreven a recortarlo en casa para tenerlo siempre al mismo nivel con respecto a las cejas. Para ellas, un consejo vital: siempre se debe usar un par de  tijeras profesionales. No sirven las que tienes en el vaso de lápices del despacho, tampoco las de manicura -sobre todo si son curvas- y ¿para qué hablar de las del pescado? Por otro lado, el protocolo de corte tiene sus normas. Recuerda que si cortas en mojado, cuando lo seques comprobarás que ha encogido entre medio y un centímetro, así que mejor quédate corta. En este caso, larga. Antes de meter las tijeras, peina el pelo hacia delante y fíjate bien en que quede en forma de triángulo desde la mitad hasta las sienes. Con una mano empuja el pelo hacia abajo estirándolo bien y con la otra corta empezando desde arriba y a poquitos. Mejor ir despacio que hacer un trasquilón.

4. Plancha con cuidado

Si eres de las que plancha su melena, no te olvides del flequillo. En caso de querer un acabado muy liso, elige unas planchas de palas estrechas. No pases varias veces sobre el mismo mechón. Si no está satisfecha con cómo ha quedado una pasada, espera a que se enfríe antes de volver a pasar.

¿Flequillo con encrespamiento al borde del mar? No, si sabes cómo peinarlo.   | @aitana_ot2017 / INSTAGRAM

5. Trucos de secador

Un buen truco de los peluqueros para peinar un flequillo recto y liso como el Aitana Ocaña es aplicar el aire del secador desde cada extremo hacia dentro, nunca desde el centro hacia los extremos. Esto hace que tome la forma perfecta. Y recuerda que, aunque no seas muy aficionada a este producto, uno de los grandes aliados de un flequillo perfectamente mantenido en su sitio es el spray fijador o laca. Si tu cabello natural es liso, déjalo secar con solo el aire del secador, potenciando su caída natural. Si es rizado, lo tienes que trabajar con un cepillo. Si el cepillo es grande, mejor.

Ver 8 fotos