Turbante de seda que da esquinazo al encrespamiento. Se hacen a mano en Londres en varios colores. | SILKE LONDON

Cinco trucos para levantarte con el pelo de tus sueños

Almohadas, mascarillas, sueros, gorros y toallas especiales para amanecer con "pelazo".

Mamen Infante | Woman.es

Dicen las modelos y otras diosas del "celebriteo" que no hay más efectivo secreto de belleza (genéticas aparte) que beber mucha agua y dormir. Ay, dormir. Aceptaremos el sueño como estrategia anti-ojera/pro-buena cara pero, sobre todo, defenderemos dormir con medio tocador puesto encima como mega-tratamiento de belleza. Ya sabemos, de tanto escucharlo, que en esto los expertos están de acuerdo: la noche es el momento cuando cuidarse resulta más rentable. La piel no descansa mientras dormimos, más bien al contrario: trabaja como nunca en su reparación y detoxificación. También el cuero cabelludo está más receptivo (es piel, al fin y al cabo) porque no tiene que preocuparse de las agresiones externas, la polución, los daños del sol… y tiene una condición especial de mayor evaporación hídrica y temperatura más alta que favorece que los activos se absorban hasta el corazón de la fibra capilar. De esa forma, tu melena puede recibir sus dosis nutritivas o curativas mientras estás en los brazos de Morfeo.

via GIPHY

¿Dormir con bigudíes? Si Bridget lo dice…

Si ya te untabas los pies para meterte en la cama, prepárate para hacerlo de pies a cabeza. Porque tu cabeza (por ende, tu cabellera) puede beneficiarse de ciertos mimos que funcionan mejor cuando desconectas. Es oficial: existen cosméticos y ayudas que hacen que te levantes con pelazo. Te contamos nuestros cinco favoritos:

1. Dormir sobre una almohada de Balmain

No es una almohada cualquiera. Está forrada con seda de Mulberry, capaz de reducir el encrespamiento, prevenir enredos y puntas abiertas y regular la producción de grasa (entre otras cosas). Aclaración: la seda de Mulberry es la de mayor calidad del mercado y conocida por sus propiedades hipo-alergénicas.

Hair Couture Silk Pillow Case, Balmain (80 euros). | D.R

2. Untarse la melena con algún tratamiento concentrado especial para la noche

No sirve cualquier mascarilla o potingue casero. A menos que tengas previsto lavar la funda de la almohada ipsofácticamente y, además, quieras echar un ratito en la ducha aclarando el mejunje con las prisas de la mañana. Un consejo gratis: cómprate un producto de los que formulan especialmente para dormir con ellos. No manchan la almohada ni hace falta aclararlos por la mañana. Y, lo importante, buscan aportar energiza extra a los cabellos débiles y propensos a la caída además de ayudar a reforzar con un extra de vitaminas y nutrientes. Los hay en forma de mascarilla y de suero. Depende de la necesidad. Te contamos nuestros favoritos:

Ver 11 fotos

3. Lavarse la cabeza y secarla con esto 

Cuentan los creadores de esta toalla supersónica que cuanto más tiempo está el cabello mojado, más vulnerable es. Reduciendo ese tiempo, se mejora la calidad y el aspecto de la melena. Su tejido es especial y protege la cutícula capilar del daño causado por la fricción de las toallas convencionales. Eso se traduce en menor encrespamiento, menos roturas, el color durará más, el pelo estará más manejable y el brillo aumentará. 

Long hair towel, AQUIS (35,95 euros de venta en laconicum.com / Sephora/ Perfumeria Nadia) | D.R

4. Comprarse un gorro de seda 

Y ponérselo para dormir, claro. Por marciano que te resulte, es otro de los (infalibles) trucos de belleza heredado de las coreanas. El gorro aísla la melena de la fricción nocturna y conserva el peinado hasta tres días. En Seúl usan uno con nudos que se ajusta a diferentes longitudes, para que recoja la melena con su caída natural, aunque hay de tipo turbante y otros de estilo gorro de ducha. Lo importante es que sean de seda 100% natural y cumpla con el Oeko-Tex® Estándar 100. Usar uno de tejido sintético no solo no ayuda, sino que estropea más el cabello porque absorbe la humedad y los lípidos naturales, crea electricidad estática, daña la cutícula y puede provocar incluso su rotura. No son nada baratos pero ¿qué no harías tú por tu pelazo? 

Gorro para dormir con cintas y detalle de gatos en 100% seda (69€). A la venta en lilysilk.com | D.R

5. Dormir con una trenza 

Sí, como si de pronto te hubieras teletransportado al set de Downtown Abbey. De esta forma, además de preservar la fibra de la fricción que provoca estar toda la noche dando vueltas, crearás un peinado para el día siguiente. Redken lo aconseja así en su blog trendinghair.es: “Puedes aprovechar para peinarte sin calor mientras duermes, a la vez que proteges tu cabello. Para ello, basta con dormir con una trenza o un moño alto que creen unas ondas naturales en tu cabello. Además, se enreda menos”. Cuando damos muchas vueltas en la cama, podemos provocar que se enganche la cutícula del cabello a las fibras de la almohada. Esto provoca enredos, mucho más si eres de melena rapunceliana. La trenza impide el movimiento de los mechones. Eso sí, no trences el pelo tirante, sino suelto.

Desfile Michael Kors. | IMAXTREE

 

Tags:

pelo