El cannabis llega a la cosmética, ¿conoces todos sus beneficios? | Vincenzo Grillo / IMAXTREE

El cannabis invade la cosmética, ¿pero funciona?

Cremas, aceites, champús y mascarillas confían en el aceite de cáñamo por sus propiedades. Descúbrelas porque te harán alucinar, aunque no tienen efectos psicotrópicos.

Cristina Martín Frutos | Woman.es

Cannabis, cáñamo, hemp… Seguro que llevas ya algún tiempo oyendo hablar de este ingrediente de origen natural en cosmética. Es más, probablemente te haya llamado la atención ver su típica hoja estampada en el bote de algún champú, sérum o mascarilla. Lo cierto es que el aceite de semilla de cáñamo ha irrumpido con fuerza en el mundo beauty. Por eso te ayudamos a descubrir cómo ha llegado hasta aquí y si detrás de su nombre se esconde algo más que marketing.

Para empezar, aclaremos las cosas. El cáñamo no es marihuana. Ni tiene nada que ver con el hachís. Efectivamente comparten hoja, apariencia e incluso olor, ya que pertenecen a la misma familia (Cannabis Sativa). Pero, en realidad, se trata de dos plantas diferentes, que se han cultivado de forma también diferente. El cáñamo, como nos explican desde Sephora, “es rico en CBD (cannabidiol), un compuesto legal con muchas propiedades nutritivas así como medicinales, como calmar la ansiedad o el estrés agudo”. De hecho, se puede comer (sus semillas son fuente de proteína vegetal y hay quien las añade al yogur) y las fibras de su tallo  se usan para elaborar tejidos o celulosa. Nada de alucinógenos. Por su parte, la marihuana contiene bajos niveles de CBD pero altos de otras siglas: THC, la sustancia que provoca el efecto psicoactivo.  

- ¿Marihuana en el champú?

- Este aceite de cannabis hidrata como ningún otro (y ya lo puedes comprar en Sephora)

El CBD actúa directamente sobre nuestro Sistema Endocannabinoide (SEC) que se encuentra dentro del sistema nervioso. “El objetivo de este SEC es garantizar el equilibrio del cuerpo y el buen funcionamiento de nuestro sistema inmune y nervioso. Pues bien, este SEC está formado por receptores cannabinoides que ahora también se han encontrado en las células de nuestra piel”, apuntan en Montibello. Por eso, al cuidarla con fórmulas que contengan cáñamo, ricas cannabinoides de origen vegetal, estos se unen a los receptores cutáneos para reforzar el equilibrio. Y así controlar respuestas alteradas como el acné, la sequedad, picazón, seborrea e inflamación. 

Es probable que la similitud y confusión que generan ambas plantas juegue a favor de los elementos marketinianos. Ver una hoja de maría (o igual que ella) estampada en un aceite para cuerpo es llamativo. Sin embargo, como has visto, el cáñamo, en concreto el aceite de su semilla, cuenta con numerosos beneficios para nuestra piel y nuestro pelo. Te los detallamos a continuación.  

- Hidratante. “Su aceite es rico en Omega 3 y Omega 6, presentes en el 85% de su composición”, explican en Sephora, que cuenta con una completa colección cosmética compuesta por este ingrediente. 

- Calmante. Las pieles sensibles y alteradas agradecerán especialmente las fórmulas con cáñamo. “El aceite de semilla de cáñamo es una de las mayores fuentes de ácidos grasos poliinsaturados y estos son esenciales para ayudar a reforzar la barrera cutánea y calmar la piel”, detalla Nancy Ilaya, directora científica de Kiehl’s. Además, su efecto se nota de manera inmediata en las irritaciones y molestias y a largo plazo en rojeces y eczemas por su acción antinflamatoria.

- Equilibrante. En Montibello destacan el papel de este activo para equilibrar la producción natural de sebo en la piel. Combina resultados nutritivos con otros matificantes. 

- ¿Y en el pelo? También se han comprobado sus beneficios para tratar el cuero cabelludo. Es capaz de nutrir -y evitar el encrespamiento- sin aportar peso, al tiempo que deja el pelo con brillo. Además, su alto contenido en vitamina E aporta elasticidad y suavidad. 

 

Relacionados