Cambio de color de pelo... ¡Radical! [Así se hace]

Nos sometemos a un reto difícil: pasar de un pelo moreno a unas mechas rosa pastel.

Araceli Ocaña | Woman.es

Cuando tienes el pelo moreno hay pocos cambios que puedas hacer: puedes llevarlo liso o rizado, largo o corto, pero... Ahí suele acabar la cosa.

El tinte parece hecho siempre para cabellos más claros y, como siempre ocurre, acabas deseando lo que te es inaccesible.

Sin embargo, decidimos hacer la prueba: pasar de una melena oscura a una que tuviese reflejos rubios y rosa pastel... ¡Más difícil todavía!

Llegamos al salón y lo pedimos: quiero el #unicornhair que triunfa en Instagram. Y esto es lo que ocurre...

Antes de teñirte

Debes saber (si no lo haces ya) que, dentro de la dificultad que presenta el pelo oscuro a la hora de teñirse, el rosa y los colores de fantasía presentan un problema adicional: hay que decolorar el pelo y el resultado, a no ser que consigas primero un pelo platino o casi blanco (ojo con dañar demasiado el pelo) no será un rosa algodón de azúcar, quedará rosa pero no tanto.

Wella Professionals

También es importante que te dejes guiar por el colorista: en esta ocasión, elegimos el rosa pastel de Wella Professionals, que no es un color natural, pero para acompañarlo sí había que optar por un calor (oscuro para crear contraste) y en ese caso hay que dejarse guiar. Para ello, Wella ha desarrollado un sistema que asegura encontrar el color de tinte perfecto; en función del color de piel, de tu forma de vestir e incluso de la estación en la que te encuentres, el especialista te aconsejará una tonalidad fría o cálida, que trabajará para ofrecer tu mejor imagen.

En el salón

El proceso es largo (y más si, como en este caso, el volumen del cabello es abundante), pero, ¿quién no ha oído alguna vez lo de que para presumir hay que sufrir? Y tampoco es para tanto: serán unas horas en las que se puede aprovechar para leer, entablar amistad con el personal e incluso meditar.

Porque para alcanzar la decoloración deseada será necesario pasar por dos rondas, seleccionando mecha a mecha (será la parte que luego quede más rosa), con el necesario tiempo de espera entre ellas. Y además, como ya te hemos contado, añadimos a la ecuación un tono chocolate encargado de realzar las futuras mechas rosas y que destaquen.

Por eso, a esperar y, finalmente, a pasar por el lavabo.

Una vez retirado el producto decolorante y el tinte habrá que secar (sí, los tintes se dan con el pelo en seco, esto pertenece a las normas no escritas que todo el mundo parece saber una vez cruza el umbral de la peluquería) para, por fin, aplicar las mechas rosas.

Aquí es vital, de nuevo, la participación del colorista, que es quien debe controlar los tiempos para que el color sea exactamente el esperado (y para que tu pelo no se dañe). Una vez el pelo y el tinte se hayan hecho uno y el especialista lo diga, será el momento de lavar, de nuevo, ¡y de una vez por todas!

Wella Professionals

Al final, tras secar y peinar, el resultado será un tinte rosa, efectivamente, a veces chicle, a veces rubio y a veces en un rosa más oscuro. ¡Reto conseguido!

Cuidado en casa

"No es un color natural", nos advierten por última vez antes de saloir de Hair Krone (el centro en el que hemos hecho el experimento a manos de Reyes, una de sus especialistas) y esto significa: "El color rosa durará tres semanas". Porque, efectivamente, aunque aconsejan utilizar tinte especial para cabellos coloreados (para proteger, nutrir y prolongar su duración), el rosa es fantasía, y su duración no llega al mes.

Una bonita experiencia que habrá que aprovechar, ¡mientras dure!

 

 

Ahora sí que sí soy una Pink Lady. #unicornhair

Una foto publicada por aribradshaw (@aribradshaw) el