Las vacaciones de Vicky Martín Berrocal en Setúbal, Portugal. | @vickymartinberrocal / INSTAGRAM

Vicky Martín Berrocal lanza un mensaje ‘body positive’ que será lo más inspirador que vas a leer hoy

“Tengo una talla 42 y celulitis”, ha escrito en diseñadora en su cuenta de Instagram. ¡BRAVA! 

Woman.es

Hace unos días, Chiara Ferragni alzó la voz contra la dictadura de estar siempre perfecta. "Créeme, todo depende de la luz... casi todas tenemos celulitis", escribió la influencer en una de sus últimas fotos de Instagram en la que aparece con un bikini tanga. Y cada vez hay más perfiles en Instagram que sacan a la luz la cara B de las  fotografías de las influencers: retoques estéticos, uso del photoshop…  Y ahora ha sido Vicky Martín Berrocal quien, desde cuenta en la red social con casi un millón de seguidores, ha lanzado un mensaje inspirador en la línea ‘body positive’. 

- Hemos encontrado la blusa perfecta para combinar los pantalones vaqueros blancos: es de Zara y la ha llevado Vicky Martín Berrocal

- Este vestido fluido de Zara no puede faltar en tu maleta: si viajas a la playa como Vicky Martín Berrocal, lo combinarás con sandalias planas y, si pasas el verano en el pueblo, con botines

“Hola, soy Vicky Martín Berrocal. Tengo una talla 42 y celulitis. Y además soy esta… “, ha escrito en sus stpries diseñadora, que acaba de arrasar con la colección de ropa de hogar que ha creado para Carrefour y que se ha agotado, sobre una foto en bañador. 

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

🅴🆂🅲🅾🅽🅳🅴🆁 🅼🅸 🅲🆄🅴🆁🅿🅾??? J A M A S #summer2020 Soy lo que soy!

Una publicación compartida de Vicky Martín Berrocal (@vickymartinberrocal) el

Y especifica. “Una persona de sentimientos débiles pero con carácter fuerte. Soy compleja, a veces complicada pero con buen corazón. Me pierdo pero me busco y me encuentro. No sé darme a la mitad, me entrego por completo. Nunca seré tu media amiga, ni tu medio amor, conmigo es todo o nada. No miento, no me escondo, soy justa, exigente y perfeccionista. Tampoco presumo de lo que no tengo, al contrario, doy gracias de la vida que me ha tocado vivir. Antes me enfadaba muy rápido, ahora he bajado el volumen de lo que escucho y he subido el tono de lo que siento. No soy perfecta, pero soy real”, ha reflexionado. 

Relacionados