Rebel Wilson pierde 18 kilos. | D.R

El método 'Mayr': la clave de la asombrosa bajada de peso de Rebel Wilson

Toma nota.

CARMEN RAYA | WOMAN.ES

Hace unas semanas que la actriz Rebel Wilson dejaba a sus seguidores con la boca abierta al compartir unas imágenes en Instagram donde dejaba claro que había estado ejercitándose y que había conseguido perder 18 kilos en tiempo 'récord'. Aunque ella misma aseguraba que el seguir una alimentación saludable y hacer ejercicio habían contribuido a este cambio, ahora sabemos que la dieta que está siguiendo es la llamada dieta 'Mayr', que se trata de un método que se utiliza desde hace siglos y que consiste en consumir, en su mayoría, productos alcalinos.

Esta dieta fue creada por el médico austriaco Franz Xaver Mayr quien creía que las personas engordan porque "envenenan sus sistemas digestivos con los alimentos que comen y, sobre todo, por cómo los comen". Tal y como explican desde las múltiples clínicas que 'Viva Mayr' tiene alrededor del mundo, la clave de su éxito reside en "una nutrición adecuada combinada con ejercicio y en la conciencia mental de lo que ingiera la persona que se somete a este tratamiento".

En líneas generales, esto es lo que propone el método 'Mayr': Cero ultraprocesados, reducción de gluten y lácteos, aprender a masticar los alimentos, nada de azúcar y cafeína y alta ingesta de verduras y pescados. Además, algo muy importante de esta dieta es que intenta que el 'paciente' adopte nuevos patrones emocionales de conducta alimentaria. Es decir, que no usemos la comida para sentirnos mejor o peor. 

Otro de los puntos más interesantes de este método es que recomiendan no leer, hablar o estar pendientes de nuestra teléfonos mientras comemos. "Nos distraemos y no disfrutamos lo que estamos comiendo. Por no hablar de que nos impide masticar tantas veces como deberíamos", aseguran desde el centro. 

En el caso de Rebel Wilson, la actriz ha confesado que aunque se siente de maravilla, aún quiere perder un par de kilos más y entonces habrá conseguido su objetivo. ¡Bien por ella!