Instagram

La dieta perfecta para la piel

Paola Lei | Woman.es

Si consigues que tu piel brille desde dentro es porque estás comiendo bien. Aquí te desvelamos la dieta perfecta para conseguirlo. 

Lo cierto es que ningún cosmético ninguna mascarilla tendrá el poder de la nutrición para hacer relucir tu piel. Estos son los puntos en los que debes concentrarte. 

1. Agua

Piensa que tus células son balones, si están llenas estarán tensos, duros y brillantes. Si están medio vacíos su aspecto será envejecido, deformado y arrugado. Bebe dos litros de agua cada día, o incluso un poco más si eres muy activa. 

2. Grasas esenciales y saludables 

Aceite de oliva, aguacates, semillas y frutos secos te ayudarán a que la membrana de la piel sea más flexible y ayudarán a las células a retener agua. En cada comida intenta introducir alguna grasa saludable. 

3. Frutas y vegetales 

Tu piel es una barrera y por eso recibe todos las agresiones exteriores, desde la polución hasta el daño solar. Dale herramientas para luchar contra el estrés oxidativo comiendo frutas y vegetales de colores fuertes y brillantes, un signo e que son poderosos antioxidantes. 

 

4. Alimentos fermentados 

La salud de tu piel está intrínsecamente ligada a la salud de tus intestinos. Para mantener el equilibrio de las bacterias del intestino conviene comer alimentos fermentados como el kefir y el yogurt griego. Tu piel brillará y rara vez tendrás acné. 

5. Vitamina C 

Es también un antioxidante pero merece una mención especial en esta lista por el papel crucial que juega en el desarrollo del colágeno que mantiene la firmeza de la piel. Mucha gente piensa que las naranjas son una gran fuente de vitamina C, pero realmente los reyes del mambo son los pimientos y las coles de Bruselas. 

En la lista de lo que debes evitar o comer en muy pocas cantidades está el azúcar (porque exacerba desde el envejecimiento de la piel hasta el acné), el alcohol (que deshidrata y obliga a la piel a hacer una gran esfuerzo de desintoxicación cuando bebes) y la cafeína (porque en grandes cantidades incrementa la generación de cortisol, la hormona del estrés y hace que la piel produzca exceso de grasa y se congestione.