GTRES

Los cuatro grandes errores cuando intentamos comer mejor y cuidarnos

Hay demasiada información sobre nutrición desperdigada por todas partes, sobre todo en Internet. Todos creemos que sabemos cómo cuidarnos para perder esos kilos que no nos pertenecen, o no del todo. Pero casi siempre cometemos estos cuatro errores que entorpecen nuestro noble propósito.

Paola Lei | Woman.es

Error #1 Reducir las calorías de un modo poco realista

Lo primero que hacemos cuando queremos perder peso es calcular o intentar contar las calorías que ingresamos al cuerpo para cortarlas. En teoría, es el primer paso más lógico, el problema es que solemos auto imponernos una restricción calórica poco realista, demasiado rápida y estricta, lo que garantiza que en poco tiempo nuestro objetivo fracase. Esta primera caída suele ser muy frustrante, mucha gente no intenta una segunda vez y abandona en ese momento. Quizás si lo volviera a intentar con unos objetivos calóricos más sensatos , sostenibles a largo plazo y por tanto más sólidos la historia terminaría mejor.

Una aproximación adecuada de reducción de calorías estaría en torno a entre un 15% y un 20%. Por ejemplo, si habitualmente ingieres 2500 calorías debías plantearte reducir a 2000 calorías diarias durante un par de semanas y observar cómo te sientes y cómo responde tu cuerpo. Una reducción moderada de calorías dará tiempo a tu cuerpo a asustarse al nuevo patrón de comidas.

Error #2 Cortar a cero los carbohidratos. Todos ellos

Cuando se quiere perder peso los carbohidratos son vistos como el verdadero demonio. Sin embargo, no todos son iguales, y los llamados carbohidratos complejos en sus versiones integrales son una gran fuente de fibra que no debe desecharse de una dieta, entre ellos están el arroz integral, algunas semillas y legumbres como las lentejas.

Los carbohidratos juegan un gran papel en la energía que necesitas para hacer deporte, que es otra pieza fundamental en cualquier régimen para adelgazar. Además, ayuda al cerebro a funcionar mejor y a controlar la ansiedad que suele dispararse en las dietas muy estrictas.

Error #3 Comer sin prestar atención

Siempre que comas haciendo otra cosa, acabarás comiendo más cantidad de la que necesitas. Además, al no prestar atención, te parecerá que no has comido, y volverás a picar en cuanto tengas una oportunidad.

Para cumplir una dieta hay que convertir el tiempo de comer en algo sagrado y respetado. Tu nutrición debe estar centrada y diseñada para conseguir tus objetivos, si no prestas atención te vas a equivocar.

Error #4. Gastas mucho dinero en suplementos y vitaminas

Si tu dieta está bien diseñada no necesitarás ningún suplemento porque todas las vitaminas vendrán de la comida. Cuando tomamos un suplemento creemos que por arte de magia vamos a conseguir adelgazar más rápido, y en este camino no hay atajos. En lugar de dedicar un presupuesto a suplementos vitamínicos, es mejor concentrarse en comer nutrientes de calidad y en crear nuevos hábitos de vida.

Relacionados

-->