Cultura RM Exclusive/Liam Norris

Los cinco trucos de nutricionistas que debemos copiar

Si quieres mejorar tu alimentación, sigue estos consejos.

Paola Lei | Woman.es

1. No renuncies a la grasa para “comer bien”

Muchos pensamos que las grasas solo tienen un impacto negativo en la salud. Sin embargo, las grasas insaturadas, monoinsaturadas y poliinsaturadas, como los ácidos omega 3 han demostrado que reducen la inflamación y mejoran la salud del corazón. Una buena opción es incorporar a la dieta semillas, frutos secos, aguacates, pescados como el salmón o el aceite de oliva.

2. Come más alimentos verdes

filadendron

Vegetales, frutas y granos integrales es la mejor forma de comer más alimentos de origen vegetal. Son una gran fuente de fibras y sobre todo te evitará llenarte con otros alimentos menos saludables. 

3. Tampoco renuncies del todo a los carbohidratos

No tiene sentido renunciar a los carbohidratos y comer, por ejemplo una ensaladita, para luego a media tarde ante un ataque de hambre y una sensación de baja energía, comerte un paquete de galletas.  Los carbohidratos son necesarios para reponer los niveles de azúcar en sangre y mantenernos alertas. Los nutricionistas siempre tienen a mano en casa algo de quinoa, arroz o pasta integral para asegurarse de que el organismo tendrá todas la energía que necesite. Esto es especialmente importante para las personas que entrenan mucho o corren con frecuencia porque queman regularmente sus reservas de azúcar.  

4. Come sentada

Y no te distraigas. Si te sientas a comer serás más consciente de cuando necesitas parar y estarás más alerta a las señales del cuerpo de que ya no tiene más apetito. Comer de pie frente a la tele o a la nevera te mantendrá distraído y nunca sabrás cuanto has comido en realidad.

5. Escucha a tu cuerpo

Presta atención a las señales que te va enviando tu cuerpo mientras comes, sobre todo a lo que los expertos llaman "La escala de Hambre", un ranking que va del 1 al 10 y que lo ideal es que lo dejes en el nivel 6, un estado en el que no tienen hambre pero no te sientes excesivamente lleno.