Deja de autoengañarte. | IMDb

Las cinco grandes mentiras que engordan

Paola Lei | Woman.es

1. Como solo cuando tengo hambre

Los nutricionistas saben que no solo comemos cuando tenemos hambre, también lo hacemos por razones sociales y emocionales, por aburrimiento o por hábito. Además, comemos muy rápido, con lo cual cuando hacemos caso a las señales de saciedad que nos envía el cerebro hemos pasado al menos 20 minutos comiendo de más y sin hambre.

2. No soy un (a) gran bebedor (a)

Si bebemos alcohol, aunque sea una caña o una copa de vino, en cada comida debemos tener en sumar esas calorías, pues boicotean nuestras intenciones de perder peso, y son muy fáciles de camuflar. Lo sentimos, lo que se bebe también engorda.

3. Como casi siempre alimentos sanos

La mayoría de la gente piensa que come razonablemente bien. Pero la realidad es bien distinta. Solemos relajarnos con las rutinas diarias, y comemos mucho más y peor de lo que creemos. Es mejor tener la alerta encendida para detectar los errores de nutrición que cometemos y corregirlos

4. Tomo 5 ó 6 comidas diarias

El adjetivo que hay que añadir para que dicha estrategia funcione es “pequeñas”. De lo contrario ganarás peso. Se trata de dividir las calorías totales del día entre cinco o seis porciones para acelerar el metabolismo, no de ponerte hasta arriba seis veces al día.  La nutrición no hace milagros.

5. Puedo comer lo que quiera porque entreno a diario y a muy alto nivel

Pues no. Aunque entrenes muy duro cinco veces a la semana no puedes comer lo que quieras si tu objetivo es perder peso. Si quieres adelgazar debes reducir la ingesta y buscar un déficit de calorías ingresadas. Además, probablemente tengas un trabajo sedentario y solo quemas grasa cuando vas al gimnasio. Ergo, no puedes permitirte muchos lujos.