D.R.

6 reglas de oro para no engordar estas Navidades (o cualquier época del año)

Paola Lei | Woman.es

Sí, no es una quimera. Es posible traspasar el umbral de la Nochebuena, seguir a la Nochevieja y llegar a Reyes sin haber engordado los kilos, entre dos y cuatro, que vaticinan las estadísticas cada español va a añadir a su peso durante las fiestas.

No vamos a decirte que te pongas a dieta. No creemos en los milagros, pero te daremos algunas pautas para que este año seas una de esas privilegiadas que no ha engordado ni un gramo entre el 24 de diciembre y el 6 de enero.

1. Boicotea tu apetito

Esto se hace comiendo (algo sano) cada tres horas. Este truco evitará que caigas en el peor de los errores: aparecer en la cena de Nochebuena con hambre, o lo que es peor con la sensación de haberte reservado para ese día. Si tienes esas expectativas nada evitará que te pongas las botas y te comas hasta el último polvorón. Pero si antes te has comido una fruta, una ensalada o un sandwich vegetal te sentarás al banquete menos ansiosa y podrás escoger que comer controlando el tamaño de las porciones que te pones en el plato.

2. Desconecta el piloto automático

Todos somos culpables de colocarnos a lado de la mesa de los entrantes o de perseguir discretamente al camarero (con bandeja) en las fiestas. Bebemos y picamos. Picamos y bebemos. Es lo que hay que hacer y lo hacemos. Pero quizás podamos incluir una pequeña variación en este ritual. Por ejemplo, coger un plato, poner algo de comer y apartarnos de la zona de tráfico de la comida. Solo con este posicionamiento comeremos menos. Reconoce que mas de una vez te has comido de un bocado el canapé de salmón porque ves que se acerca un camarero con una bandeja de algo nuevo que aún no has probado. Con un poco de suerte cuando se nos acabe lo del plato ya no tengamos hambre o se haya terminado el pase de aperitivos.

3. No llenes tu plato con lo primero que veas

No te dejes tentar por lo primero que veas en la mesa, espera a tener una idea más completa del menú y entonces escoge lo que te vas a servir. Con este método selectivo de decidir tu cena te evitarás unas cuantas calorías que de otro modo acabarías tragando a la espera de que llegara lo mejor del menú. Si no quieres seguir mucho mas tiempo con el plato vacío, llénalo de verduras y vegetales. Da igual que te miren como a una extraterrestre. Tú tienes un desafío: no ganar peso estas navidades.

4. En lugar de un bolso lleva un clutch

Sí, el tipo de bolso que llevas determina cuánto comes. Si en lugar de llevar un bolso en bandolera o colgado del hombro, llevas uno que te ocupa una mano, comerás más despacio y menos cantidad. Mientras tengas una copa en la mano será más difícil que tengas un canapé en la otra. Eso es así.

5. No te sientes y mantén la postura erguida y el abdomen fuerte

Es decir, si es posible quemarás mas calorías si comes de pie que sentada, también comerás menos. Mientras menos horas permanezcas sentada menos kilos ganarás.

6. Aplica la regla de los tres mordiscos

Tres y solo tres son las mordidas que tienes que dar a ese turrón, bizcocho o galleta que te encanta pero que sabes que solo de mirarlo te va a engordar. Date un premio de solo tres mordidas y dedícate a otra cosa. En la primer mordida comprobarás que efectivamente ese turrón te gusta tanto como siempre, la segunda mordida te sabrá bien, pero no tanto como la primera y en la tercera te parecerá que no es para tanto y que lo puedes dejar en el plato.