@vicotirassecret / INSTAGRAM

5 alimentos para dormir mejor

C. Ávila | Woman.es

 

Te interesa:

· Cinco cosas que nadie te cuenta sobre el insomnio.

· Cinco modos de quedarse dormida enseguida.

· ¿Por qué estoy tan cansada?

 

Unos hábitos de vida ordenados son básicos para alcanzar un sueño reparador. Definamos ordenados: con horarios reculares, comiendo cuando toca, controlando el exceso de alcohol, evitando las siestas prolongadas o los sueñecitos robados en cualquier momento… O sea, más o menos todo lo que no hacemos en verano. Tal vez es hora de ir reajustando los relojes para que la vuelta nos pille descansados. Si Morfeo te esquiva, prepárale una cena adecuada y verás como viene.

- El queso, la leche y el yogur te ayudan a dormir bien ya que contienen triptófano, que es un aminoácido que favorece la producción de serotonina, que tiene un efecto tranquilizante y que es asimismo indispensable para la fabricación satisfactoria de la hormona del sueño, la melatonina.

- Por el mismo motivo, no debes descartar la posibilidad de incluir pasta, lentejas, arroz o garbanzos en la cena. Son azúcares de absorción lenta que tienen el mismo efecto sobre la secreción de serotonina.

- ¿Y de postre? Cerezas. Son una fuente natural de melatonina, la hormona que ayuda a regular los ciclos de sueño. Hay estudios que han demostrado su capacidad para reducir el insomnio, prolongando el sueño en una media de 40 minutos por noche.

- O plátanos. Se dice de ellos que actúan como un somnífero natural; promueven el sueño gracias a su alto contenido en magnesio y potasio, dos minerales que funcionan como relajantes musculares naturales.

- La típica bebida caliente, funciona. No creas que es una de esas leyendas urbanas o cuentos de abuela. Una infusión de hierbas como verbena, valeriana, melisa, pasiflora... actúan a favor del sueño por dos motivos: las propiedades relajantes de esas plantas y la temperatura a la que se consumen. Una bebida caliente a última hora del día favorece el descenso de la temperatura interna que prepara para el sueño. También sirve el clásico vasito de leche, por los motivos que hemos contado en el punto 1.