"Ser madre cambió mi cuerpo: ahora es más femenino. Como tengo menos tiempo para estar lista por las mañanas, he aprendido a simplificar mis rutinas de belleza." Bianca lleva vestido blanco de encaje con flores bordadas y pendientes lacados; todo, Dolce & Gabbana. | Fotografía: Richard Ramos Estilismo: Marta Lasierra

A propósito de Bianca Balti

Sí, es cierto: hay mujeres que lo tienen todo pero, en lugar de despertar envidia... ¡te las llevarías a casa! Así es la top italiana, imagen de la fragancia Dolce & Gabbana Light Blue: divertida, cercana, cariñosa... una escultural y trabajadora mamá que llega a todo ella sola. Chicas: no hay excusas.

Ester Aguado | Estilismo: Marta Lasierra | Fotografía: Richard Ramos

Llego al estudio y me encuentro la puerta del camerino cerrada. Y pienso: ¡Uf! Otra diva insegura que necesita el chute de autoestima de su séquito para salir y empezar la sesión de fotos. ¡Qué pereza! De repente, la puerta se abre un poco... y vislumbro a Bianca Balti sentada en la mesa de maquillaje... ¡con un bebé al pecho! Es su hija Mia, de seis meses, que acompaña a su madre en todos los viajes. Bianca se disculpa: sabe que el equipo la espera, pero su pequeña necesita comer antes de empezar el trabajo. El madrugón en el Ave –la modelo reside en Marbella– le ha desorganizado un poco los horarios... Entono el mea culpa y me sacudo los prejuicios para descubrir a una de las modelos más sencillas, simpáticas, guapas y trabajadoras que ha pasado por las páginas de esta revista. Nos gusta. Incluso más por dentro que por fuera. Y ya es difícil...

Resulta raro descubrir una italiana viviendo en Marbella...

¿En serio? Es una ciudad maravillosa y muy internacional. Antes vivía en Milán y era como un pueblo: todo el mundo te conoce, todo el mundo trabaja en moda... En Marbella no me siento una celebrity, sino una madre más: me tomo cafés con las otras madres del colegio de Matilde –su hija de 8 años–. Hay algunas rusas, marroquíes, inglesas, españolas... ¡Estoy en mi salsa! Y, además, vivo frente al Mediterráneo. ¿Se puede pedir más?

Ver 5 fotos

También pasas parte del año en California...

Bueno, soy como mi madre, que en otoño, antes de que llegue el invierno, ya está deprimida. Necesito el sol, el calor, la playa para ser feliz. Solo tenemos una vida, ¿por qué malgastarla con el invierno? ¡Mejor vivir siempre en primavera!

Eres una de las mejores modelos de Italia: ¿Te identificas con la imagen de mamma italiana, amante de la familia y de la buena comida?

¡Por supuesto! Me encanta ser madre, me gustaría tener muchos hijos, son lo mejor de mi vida. Lo que me falla es la cocina... me gusta, pero tengo que mejorar. No cocino a diario, pero sí en las grandes fiestas, como Navidad. Soy la típica italiana, de sangre caliente y con un gran amor a la familia.

O sea, que tienes un carácter fuerte...

Sí. Sobre todo, cuando mi hija Matilde no hace los deberes. ¡Entonces sí que grito! (risas). El padre de la pequeña, que es americano, nos dice: «¡Es increíble lo que podéis llegar a gritar! Parece que esté viviendo en una película.»

¿Y cómo te apañas para conjugar tu carrera de modelo, con tantos viajes, con tu papel de madre?

Pues como todas las jóvenes de hoy. No sabes muy bien cómo, pero acabas haciéndolo. Un hombre, en cambio, no podría. Nosotras nos ocupamos de la casa, de los niños, del cole, de nuestro trabajo... ¡De todo!

¿Qué representan para ti Domenico y Stefano, los diseñadores de Dolce & Gabbana?

¡Uf! Tanto... Los considero mis padrinos. Es cierto que no solo trabajo para ellos, pero ellos están siempre presentes en mi vida, ¡incluso durante mi embarazo! Desfilé encinta para ellos...

¿Te imaginas qué hubiera sido tu vida sin ellos?

Eso no hay que pensarlo... Si mi vida se ha convertido en algo tan bello desde que me los encontré, ¿para qué ponerse negativa?

¿Crees que ponerse un vestido de Dolce & Gabbana ayuda a la mujer a sentirse más femenina y poderosa?

Comentaba con una periodista en el Festival de Venecia eso mismo: es una firma que puede vestir cualquier mujer a cualquier edad y que te hace sentir más mujer. Por eso en sus campañas incluyen a abuelas, niñas, hombres... ¡A todo el mundo!

¿Y cómo es tu estilo?

El de diario es muy simple: leggings, deportivas, camisetas... ¡soy una madre multitarea! Pero también es verdad que me encanta vestirme para las ocasiones especiales. Es una cosa que he heredado de mi madre.

Has hecho la campaña de Light Blue con el conocidísimo modelo David Gandy. ¿Cómo es él?

Pues un auténtico gentleman. Es un placer trabajar con él. Te confieso que al principio fue algo antipático... Pero luego se descubrió como todo un profesional y una buena persona.

Él asegura que tú tienes un gran sentido del humor...

¡Por supuesto! (risas). Bueno, yo soy muy espontánea, como buena italiana, y como él es tan contenido, tan inglés... al final acabé conquistándole (risas). Debe de pensar que hay pocas mujeres así... pero no.

¿Pero hubo química entre vosotros?

No. Es un buen chico y muy guapo, pero no es mi tipo. Me gustan más desenfadados.

Light Blue es una de las fragancias más vendidas en España. ¿Qué representa para ti?

Fue una de las primeras fragancias que usé cuando iba al instituto, era muy popular también en Italia cuando era una quinceañera. Y vuelvo siempre a ella porque, cuando la llevo, me traslado a Capri: el sol en mi piel, el olor de la brisa y el susurro del mar. Es icónica.

¿Qué es el lujo para ti?

Ser capaz de disfrutar con lo que tienes.

¿Y qué le pides al futuro?

¡Que me toque la lotería! Ese juego tan español...

Dolce&Gabbana

Light Blue de Dolce & Gabbana la eau de toilette que cumple 9 años y suma 14 premios en su trayectoria. (91,50€/100 ml).