| GETTY

Las nuevas texturas en aceite

Cosméticos para todo tipo de problemas, pieles y cabellos.

Javier Guerrero | Woman.es

Hasta hace bien poco, los aceites eran una especie de zona vip súper exclusiva a la que solamente podían acceder las pieles secas o normales. Y mientras estas se daban un festín all included de nutrición e hidratación, los pobres cutis mixtos o con tendencia grasa se conformaban con mirar desde la puerta cómo se divertían los demás. Pero esta injusticia ha llegado a su fin. Y es que las firmas cosméticas invierten un dineral en los laboratorios de I+D para que las texturas de sus productos nos gusten a todos y su aplicación se convierta en una verdadera experiencia sensorial. Los grandes avances en técnicas como la microfragmentación o la nanotecnología han permitido que los aceites mantengan todo su poder nutritivo, pero sin dejar esa desagradable sensación grasa sobre la piel. Es la era de los acabados en seco y de texturas más ligeras y menos oclusivas que no obstruyen los poros y dejan respirar a la piel.


El manto hidrolipídico, que como su propio nombre indica está formado por agua y grasas, necesita de estos dos elementos para ejercer su función de barrera, proteger a la piel de las agresiones externas (polución, radiaciones) y regular tanto la entrada como la salida de sustancias. Y los aceites proporcionan la cantidad de lípidos necesaria para su correcto funcionamiento. Además, son un estupendo vehículo para transportar otro tipo de ingredientes activos hasta las capas más profundas. Y su versatilidad les permite adaptarse a cualquier parte del cuerpo: rostro, cuerpo, cabello y, sobre todo, las zonas más difíciles, como talones o codos. Así que ya sabes, aunque tengas la piel grasa, no renuncies a las texturas oleosas en tu rutina diaria y aliña tu neceser con un buen chorro de aceite.

Ver 11 fotos

 

Tags:

aceites