Marion Cotillard, nueva imagen de Chanel Nº5, es mamá de dos niños: Marcel, de 9 años y Louise, de 3. «Me convertí en mamá. Dos veces. Es un desafío, pero ahora tengo mucho más amor y belleza en mi vida», afirma.   | @chanel.beauty

Marion Cotillard: "Hay experiencias que me han encantado y que no han dado buenos resultados y otras vivencias peores que han dado resultados más fuertes y bellos de lo que habría imaginado nunca"

La actriz francesa, ganadora de un Oscar, se convierte en la nueva imagen del mítico perfume Chanel Nº5. La primera vez que presta su imagen para una fragancia. Y no podía ser otra.

Ester Aguado|Woman.es

Encarnación de ese irresistible 'je ne sais quoi' francés, Marion Cotillard nos espera al otro lado de la pantalla. La oscarizada actriz gala viste un desenfadado modelo de la casa Chanel, pero su actitud –que suponíamos chic y cercana, a tenor de sus publicaciones en Instagram– es mucho más recatada... a primera vista. Hasta que le tocamos temas como el feminismo y la ecología.

Porque, si por algo ha sido elegida como nueva imagen del perfume Nº5 –en palabras del director creativo de Chanel Parfums, Thomas du Pré de Saint Maur–, además de por su belleza, es por su espíritu libre y su mirada personal: «Auténtica, generosa y comprometida. Es una actriz completamente entregada, que no huye, sino que afronta». Marion encarna la elegancia francesa con ese toque indefinible de pudor contenido que la hace increíblemente poderosa. Muestra, de papel en papel, su visión única de la mujer. Una intérprete icónica –la única que ha ganado un Óscar a mejor actriz por una película francesa– para un perfume icónico.

Su carrera dio un giro brutal en 2008, cuando gracias a su interpretación de Edith Piaf en “La vie en rose”, ganó el Oscar, el César, el Globo de Oro y el BAFTA a la mejor actriz. Esa consagración internacional le ofreció la oportunidad de trabajar con los mejores directores. ¡Ah! Pero ella sigue apoyando con pasión a jóvenes talentos, arriesgándose a defender sus primeros largometrajes. Una mujer de principios, sí.

Nunca había sido imagen de un perfume. ¿Debía ser alguno tan prestigioso como su carrera?

No pude negarme. El Nº5 es tan femenino, tan francés y está tan integrado en mi vida y mis recuerdos, que sentí una conexión instantánea. Más que un perfume, es una gran obra de arte.

La primera embajadora del Nº5 fue Coco Chanel en persona y después llegaron otras doce mujeres más (Catherine Deneuve, Carol Bouquet, Nicole Kidman, Audrey Tatou y Gisele Bündchen...) ¿No es una mochila demasiado pesada?

Me siento tremendamente orgullosa de continuar el trabajo de todas esas grandes mujeres que has nombrado. No sé si es orgullo... diría más bien alegría de poder contribuir en algo a esta hermosa historia.

Ha trabajado con Robert Zemeckis, Woody Allen, Christopher Nolan, Ridley Scott, Steven Soderbergh... ¿Quién ha sacado lo mejor de usted?

No puedo darte un nombre, porque cada aventura y personaje es diferente y ellos tienen formas de trabajar muy personales. Hay experiencias que me han encantado y que no han dado buenos resultados y otras vivencias peores que han dado resultados más fuertes y bellos de lo que habría imaginado nunca. Cada uno me ha hecho descubrir un aspecto humano.

Ahora, para la nueva campaña de Chanel Nº5, acaba de estrenarse con el director de “Chernobyl”, Johan Renck. ¿Conocía su trabajo? ¿Qué le ha aportado?

No la había visto, no tengo tiempo de ver series. Pero tiene esa energía infantil y rockera que tanto me gusta y que hizo el trabajo tan alegre.

Marion es una activista por la igualdad y el cuidado del planeta (está muy vinculada a Greenpeace y en enero se embarcó en el Arctic Sunrise, en la Antártida, para apoyar la protección de los océanos). | @chanel.beauty

Baila bien, ¿pero se desenvuelve mejor cantando?

Depende de lo que me pidan. Habrá cosas que no me guste cantar porque no llegue y piezas que no pueda bailar por su complejidad.

En el anuncio de Chanel, los sueños se hacen realidad, ¿cuáles de sus sueños se han cumplido?

Soñaba con ser actriz cuando era pequeña [su madre también lo es y su padre, director] y eso lo he logrado, pero aún me quedan colaboraciones, historias, personajes... y lo bonito de este oficio es que siempre te alimentas de nuevas formas de expresión. Y ese sueño continúa.

¿Por qué no ha rodado ninguna serie?

De momento, los trabajos que me han llegado no me han llenado interiormente. Como es una inversión y un compromiso de larga duración, hay que estar totalmente seducida por el personaje y la historia. Pero no cierro puertas. Hay series que me encantan, confío en que alguna sea la adecuada.

¿Aún no se ha planteado dirigir, con el ejemplo que tiene en casa [su pareja es el actor y realizador Guillaume Canet]?

(Risas). Sí, es algo que me atrae mucho, pero al mismo tiempo no sé si seré capaz de contar una historia con mis propias palabras, en un lenguaje cinematográfico que siempre me ha fascinado. Veremos...

¿La clave de su éxito se basa en no desvelarse demasiado, en permanecer siempre misteriosa?

Cuando tienes la libertad de ser tú misma, no te sientes fuerte ni a gusto en tu piel todos los días. Es una especie de movimiento permanente que se pone a prueba por lo que vives y compartes. La clave del éxito no la conozco, pero detrás habrá muchísimo trabajo. Es decisivo.

¿Qué debería hacer alguien para seducirla?

Me atraen los que respetan lo que les rodea, que sienten curiosidad por el mundo y los seres humanos y tienen ganas de compartir, de crear esa conexión misteriosa que provoca emociones. En el confinamiento, la hemos visto apoyando a los sanitarios.

¿Nos hemos vuelto más solidarios?

En esta situación inédita, hemos visto que estando todos juntos y de manera global frente al mismo problema somos más fuertes. Quiero creer que la solidaridad que uno vive en tiempos de crisis es magnífica y necesaria. Y que se irá renovando después, sí.

¿Y esto le ha permitido pasar más tiempo con la familia y disfrutar de sus hijos?

Lo pasé en el sur de Francia. He cocinado y he pasado casi todo el tiempo con los niños. Fue genial, un regalo, algo positivo hay que sacar...

Es muy combativa ecológicamente. ¿Por qué lucha?

A partir de mi educación, sentía la necesidad de apoyar esta causa y a las personas que tenían menos posibilidad de hacer oír su voz, como los activistas (acaba de producir el documental “Bigger than us”). Pero hablar de batalla ecologista es una forma muy pobre de tratar un problema social. Porque lo que me apasiona es todo lo humano, su belleza y sus contradicciones (¿por qué el ser humano puede ser tan destructivo?) y crear un debate en una sociedad como la francesa, a la que le apasiona pensar. Cuando uno pone en valor a la gente, esta da lo mejor de sí misma. Y eso es lo que encuentro apasionante: la conciencia social. Desde bien pequeña he sentido la necesidad de entender el comportamiento de los seres humanos.

¿Y qué proyectos espera con impaciencia?

El año próximo estrenaré una película musical, “Annette”, de Léos Carax; “The Brutalist”, de Brady Cobert y rodaré una nueva aventura de “Astérix & Obélix”, donde interpreto a Cleopatra, dirigida por mi marido, Guillaume Canet, que también actúa. Por otra parte, y de forma más personal, aunque me siento cada vez más en sintonía conmigo misma y mis relaciones con el mundo, reconozco que envejecer me desestabiliza. Si miras de cerca y ves los cambios... No me gustan. Tendré que trabajar en aceptarlos, porque no queda otra.

El mítico perfume Chanel Nº5. | @chanel.beauty

El 30 de octubre se estrenó el nuevo anuncio de Chanel Nº5, protagonizado por Marion y el bailarín Jérémie Bélingard y dirigido por Johan Renck (“Chernobyl”): una obra de arte en la que merece la pena detenerse. Un paso a dos elegante y lleno de fantasía en el que mujer (con un vestido de encaje bordado de la Maison Chanel) y hombre se acompañan, se sostienen y se seducen. Un baile que remarca la capacidad de realizar tus sueños. Esa es la fuerza de Nº5 (132 €/100 ml).