Katy Perry en los premios iHeartRadio Music Awards | Frazer Harrison / GETTY

Joyería dental o cómo hacer que tu sonrisa brille como nunca

La moda es completamente cíclica y por eso las tendencias de los años 90 y 2000 que ya creíamos enterradas vuelven a hacer su aparición para reclamar su protagonismo. La última en hacer su retorno triunfal ha sido la joyería dental. Te contamos todo sobre esta práctica. 

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

Las joyas dentales nos traen muchos recuerdos. Recordamos con cariño cómo pusieron ese toque de 'brilli brilli' a nuestra adolescencia y la de veces que tuvimos que rogar a nuestros padres para que nos dejaran llevarlas. De hecho, esos brillantitos en miniatura eran el detalle perfecto que todas las fashionistas lucían con orgullo, sin embargo, a los pocos años esa tendencia se desvaneció por completo y los dentistas se llenaros de dentaduras arrepentidas que pedían que les retirasen su complemento más especial. Hasta hoy. 

Katy Perry, Hailey Bieber o ejemplos más patrios como Lorena Castell son solo algunas de las celebrities que ya exhiben con orgullo su joyería dental en las redes sociales y TikTok e Instagram están llenos de personas que ya se han unido a esta moda, aunque no debemos tomarla a la ligera. Por mucho que pueda parecer inofensivo, todo lo que sea colocar algo de manera más o menos permanente en tus dientes tiene que ser supervisado por un profesional, así que nada de comprarte un brillantito y pegártelo tú en casa con algo que encuentres a mano.

Si todo se hace correctamente (es decir, por un profesional), utilizando el equipo adecuado y esterilizado, y en las condiciones de higiene adecuadas, hay poco riesgo de que la colocación o la retirada de la pedrería salga mal. Sin embargo, incluso en circunstancias ideales, hay que tomar algunas precauciones.

En primer lugar, te recomendamos optes por un método que consista en pegar el strass al diente, en lugar del que consiste en incrustarlo directamente en el esmalte. Además, asegúrate de mantener una buena higiene bucal después de la colocación, o la placa puede acumularse alrededor de la joya, y que el diente en el que se aplica la joyita esté sano. Por último, si eliges una piedra grande, ten en cuenta que existe el riesgo de dañar la parte interna de tus labios y hacerte algún arañazo, así que mejor elige joyas más pequeñas.

Patricia Bratos, ortodoncista y cofundadora de la Clínica Dental Ferrus & Bratos de Madrid, asegura que esta es una moda poco recomendable, pues tener que intervenir sobre el diente (por poco que sea) para una cuestión meramente estética implica poner en riesgo la salud bucodental. "Para colocar los brillantes, es necesario preparar la pieza con un grabado para, después, poder poner el adhesivo y usar composite para pegarlo al diente. Por esta razón, en nuestra clínica no recomendamos ni llevamos a cabo este procedimiento en ningún caso. Además, antes de proceder a colocar la joya, siempre hay que revisar la salud de los dientes previamente para descartar problemas como caries, fisuras, enfermedades periodontales, etc. Eso sí, en el caso de que un paciente decida colocar joyería dental sobre sus dientes es imprescindible que se deje asesorar y que lo realice un especialista en la materia con experiencia. Colocar este tipo de joyas en casa de manera manual puede llevar a causar graves problemas en nuestra salud oral".

Por último, si quieres que tu joya te dure el máximo posible puesta has de seguir unas recomendaciones en los primeros días, como evitar cepillarse el diente con demasiada fuerza, evitar las bebidas muy calientes, muy frías o ácidas y los alimentos 'pegajosos' como chuches o chicles. Una vez que el pegamento se haya adherido y secado por completo, no tendrás que ser más cuidadosa de lo normal.