William Randles en Unsplash

Incluye las brumas faciales en tu rutina de belleza veraniega

A menudo se confunden con las aguas termales, pero no son lo mismo. Los expertos nos aclaran las bondades de esta categoría cosmética que es mucho más que una moda de verano y va más allá de, simplemente, refrescar la piel.

Mar Peiteado | Woman.es

1. Surge a petición de los consumidores. Esta categoría cosmética nace “la creciente demanda de productos prácticos, ligeros y de aplicación sencilla”, apunta María Mateos, formadora de Babor España.

2. ¿Qué es? La formada de Babor lo explica como una fórmula de bajo peso molecular con principios activos de tratamiento que son nanomoleculas que penetran instantáneamente al ser vaporizadas sobre la piel. Desde Germaine de Capuccini, lo definen como “Una refrescante agua de belleza con poder para revitalizar, proteger el rostro y llenarlo de energía para disfrutar de un aspecto saludable las 24 horas del día”.

3. No confundir con el agua termal. A menudo se comete este error: “Lo único que tienen en común es su forma de aplicación. Pero ya no se parecen en nada más”, afirma la farmacéutica Esther Sansi de @Sansi_Farma (Plaza de las Salesas, 7. Madrid), que explica que es verdad que hace años, las únicas brumas que existían eran las aguas termales, y de ahí la confusión, “pero poco a poco han ido apareciendo fórmulas sofisticadas que añaden al agua ingredientes diversos para alcanzar objetivos concretos”.

4. Funcionan como potenciadores, suplentes o extras. Circunstancias como los cambios de temperatura, el pasar mucho tiempo en espacios cerrados, o los ambientes contaminados, hacen que nuestra piel necesite una dosis extra de hidratación a lo largo de la jornada. Las brumas, que se pueden pulverizar directamente sobre el rostro en cualquier momento y en cualquier lugar e, incluso, encima del maquillaje, proporcionan este extra. Pero también, potencian los efectos de nuestro tratamiento habitual y en algunos casos pueden “incluso suplir el uso o privación de otros productos”, afirma María Mateos.

5. Beneficios. Entre sus bondades, María Mateos destaca el de “refrescar hidratar y calmar la piel” de forma instantánea, y la posibilidad de “reaplicarlo las veces que se necesite”. Su facilidad de transporte (normalmente de pequeño formato para llevar en el bolso) y aplicación, unido al hecho de que se puede usar en cualquier momento, sin necesidad de espejo e incluso mientras caminas, convierte este producto en un aliado perfecto si pasas mucho tiempo fuera de casa.

6. Versátil. María Mateos explica que, si lo vaporizamos sobre la piel limpia, “vehiculizamos mejor los activos”, y si es sobre el tratamiento habitual o con la piel ya maquillada, “conseguimos refrescar y reactivar el efecto de los productos” ya aplicados. 

7. No es exclusivo del verano. “Está indicado para usar todo el año y a todas horas ya que reconforta el rostro y mitiga el aspecto cansado en tiempo récord”, apuntan desde Germaine de Capuccini y destacan los beneficios utilizar una bruma facial a lo largo de la jornada laboral, después del gym, durante un viaje, en una fiesta… “Cualquier momento es perfecto para aportar resplandor y vitalidad a tu piel”, aseguran. Aunque, según María Mateos es en los meses de verano cuando resulta “más agradable vaporizarnos la piel, y generar este efecto frescor inmediato”.  Algunos fabricantes proponen meterla en la nevera para potenciar su acción refrescante.

8. Otros usos. Sirve para fijar el maquillaje y para despertar la piel en cualquier momento del día: “Es un auténtico reset a todos los niveles”, afirma la farmacéutica Esther Sansi que también propone utilizar la bruma como tónico ya que, como tienen un pH ligeramente ácido, “ayuda a reequilibrar el pH de la piel de forma inmediata, algo importante a tener en cuenta justo después de la limpieza”. 


9. Aplicación. Se recomienda sujetar el frasco a unos 30 cm del rostro y, manteniendo los ojos y la boca cerrados, rociar uniformemente sobre la piel. “1 ó 2 pulsaciones del producto serán suficientes”, añaden desde Germaine de Capuccini.

 

Las mejores brumas del momento

1- Glowing Summer, de Babor (27,50 €/50 ml). Bruma hidratante e iluminadora, que mejora y prologa el bronceado. Con una textura de fácil absorción y un olor goloso y veraniego. Contiene Extracto de raíz de Bistorta que perfecciona el tono y la superficie de la piel con un efecto 'glow' y uniforme. Dihydroxyaceton DHA + Troxerutin, que mejora el tono del bronceado. Y Ácido Hialurónico que proporciona hidratación y la mantiene en la piel.

 

2- Secret Mist Bruma Esencial de Belleza, de Germaine de Capuccini (26,90 €/30 ml). Una refrescante agua de belleza con poder para revitalizar el rostro durante 24 horas. Formulada con polisacáridos biocompatibles, actúa como una segunda piel protegiendo el rostro de la contaminación atmosférica, solar y doméstica, y proporcionando un efecto buena cara inmediato que suaviza las líneas de expresión y minimiza los poros dejando un halo de luminosidad.

3- Plump & Glow Hydrating Facial Mist de Emma Hardie (53€/90 ml). Bruma facial energizante, hidratante e iluminadora formulada con gran cantidad de ingredientes activos como liquen, musgo o helecho, expertos en lidiar con la humedad. Además, contiene glycofilm que actúa como un escudo que protege la piel de las agresiones ambientales, un energizarte celular natural que aumenta la respiración celular, y una mica de radiación instantánea que unifica el tono de la piel. La fórmula se presenta en un tubo blando fácil de transportar y muy funcional.

4- Osa Water Mist, de BioEffect (45 euros/60 ml). Formulada con agua pura islandesa filtrada geológicamente que refresca, hidrata y reequilibra la piel, y enriquecida con ácido ortosilícico (OSA), una forma biodisponible de sílice, que la piel absorbe fácilmente, y contribuye a mejorar su elasticidad y a retener el agua. También incluye ácido hialurónico optimizado para una hidratación duradera.

5- Agua de Belleza, edición limitada 2019, de Caudalíe ( 36,10 euros/100 ml). En 1997, Mathilde Thomas, fundadora de Caudalíe, descubrió la receta del elixir de juventud que la reina de Hungría había concebido en el siglo XVI, lo que le inspiro para formular un producto 100% de ingredientes de origen natural. Sirve para fijar el maquillaje, alisar los rasgos, cerrar los poros, iluminar y afinar la textura de la piel, calma y revitaliza el espíritu y se utiliza también como bruma de almohada. En verano se puede meter en el frigorífico para obtener un efecto refrescante y es ideal para mantener la piel hidratada en los largos viajes en avión. Además, su aroma es adictivo. Agitar antes de pulverizar.

6- Bruma Facial Hidratante Floralys, de Laboratorios Duaner (16,71 euros/250 ml). Formulada con ácido hialurónico, manzanilla, glicerina y urea, restaura el factor natural de la piel en cuestión de segundos. Sus pequeñas e higroscópicas moléculas penetran en la piel para aumentar su capacidad de retención del agua y crean una capa invisible en la superficie para evitar la pérdida de humedad por evaporación.

7- Bruma Facial Refrescante Duo Defence, deHawaiian Tropic (7,50 euros/100 ml). Protege del sol (SPF 15) y de la contaminación con una sola aplicación. Su fórmula ligera incorpora extractos de té verde que purifican la piel y la protegen de las consecuencias de la contaminación y de los rayos ultravioleta. Su formato en bruma facilita su aplicación en la zona facial y puede utilizarse también en el resto del cuerpo.

8- Bruma de Agua SPF30, de Laboratorios Uriage (9,50 euros/50 ml). Bruma seca de agua termal de los Alpes, hidrata y protege el rostro de los rayos UV y de la polución, gracias a su contenido de vitaminas C y E. Con un acabado polvo satinado, esta bruma seca e invisible hidrata e ilumina el rostro con una agradable sensación fresca y floral.

Ver 8 fotos

 

Relacionados