Margot Robbie en la presentación de 'Once upon a time... in Hollywood' en Roma. | Cordon press

Los cirujanos revelan cuál es el rostro más demandado del momento y por qué

En Reino Unido lo tienen claro: el de Margot Robbie es su favorito. 

Woman.es

Por mucho que los expertos adviertan que para que una cirugía de estética quede bien lo importante es buscar el resultado menos artificial posible y tratar de no imitar a nadie, todavía son muchos los que van a su centro de referencia con la fotografía que la celebrity a la que les gustaría parecerse del mismo modo que la pasean por su salón de peluquería para que les corten igual el pelo.

Y si en este segundo caso fue durante años Jennifer Aniston (o mejor dicho, su personaje de Rachel Green en 'Friends' el que se convirtió en el más demandado) en cuestión de cirugía la cosa ha ido variando con el paso del tiempo.

Muchas son las que en la década de los 90 querían tener los pómulos de Kate Moss o la sonrisa de Julia Roberts, mientras que en los 2000 preferían los labios de Angelina Jolie o la nariz de Elsa Pataki. Los gustos de quienes deciden pasar por el quirófano están en continuo cambio y la prueba está en la encuesta que ha realizado una prestigiosa clínica de Londres a decenas de mujeres sobre a qué famosa les gustaría parecerse. Según este estudio que ha hecho público The Private Clinic, las británicas han votado en un 18% de los casos por Margot Robbie.

Es el rostro dulce de la protagonista de ‘Once upon a time… in Hollywood’ el que les resulta más atractivo, seguido muy de cerca del de su compañera de profesión Angelina Jolie, una habitual de este tipo de encuestas; y de otro nombre muy conocido que figura en la tercera posición de este particular ranking, el de Meghan Markle. El rostro de la Duquesa de Sussex ha pasado a ser otro de los más demandados por las clientas de este centro.

¿Y cuál es el motivo por el que consideran perfecta la imagen de Margot Robbie? Según la clínica que ha realizado este estudio, estamos ante una nueva oleada en el mundo de la estética en la la se tiene a “favorecer la belleza natural, una piel brillante y caras radiantes en lugar de una apariencia demasiado dramática o mejorada”, y en eso el rostro de la actriz es un fiel reflejo. 

La buena cara de la que siempre presume la intérprete es fruto de la naturaleza pero también de su constancia con el deporte (es una gran aficionada al pilates) y sus rutinas de limpieza y tratamiento frente al espejo, así como de sus elecciones de maquillaje centradas en la mayor parte de los casos en la mirada con sombras rojizas

Unos rasgos marcados y cuidados para que se mantengan firmes y llenos de luz que se han convertido en los favoritos de las británicas. 

Relacionados

-->