Luisa Beccaria Spring/Summer 2020. | Isidore Montag / IMAXTREE

Las braguitas menstruales que han batido récords de ventas, ¿debemos olvidarnos de las copas menstruales y los tampones?

Hablamos con una experta sobre los métodos de protección más buscados. 

Aida Ortega | Woman.es

¿Has escuchado hablar de la braguita menstrual? Esta sorprendente prenda ya es todo un éxito en ventas y, gracias a ella, parece que nos olvidaremos de otros productos destinados al cuidado del período como la copa menstrual o los tampones.

Suena a magia pero, ¿de qué se trata verdaderamente? ¿Están indicadas para todas? Sigue leyendo, porque hemos tratado de dar respuestas a todas las cuestiones posibles. Comencemos por ser sinceras y confesar que tener la regla es un verdadero incordio. No hablamos solo de las molestias físicas y el ánimo por lo suelos, sino también del hecho de que la jornada deja de ser tranquila cuando tienes que estar pendiente de ir a cambiarte constantemente y preocupada por manchas y olores indiscretos. 

A principios de 2018 probamos la copa menstrual de la que tanto habíamos escuchado hablar. Producto que cuenta tanto con fieles defensoras como detractoras. España se ha convertido este año en el país europeo en el que más mujeres utilizan este método de protección. Sin embargo, puestas a pedir, deseábamos algo todavía más sencillo y cómodo, poder sentirnos libres (también) durante esos días. 

- Un equipo médico ha evaluado la copa menstrual y estas son sus conclusiones

- Cómo utilizar la copa menstrual

Sin esperarlo, Etam nos sorprendió con el lanzamiento de unas braguitas menstruales que ha creado junto a Smoon, una marca nueva que nos ayuda a liberar el cuerpo femenino. Aunque no se trata de ninguna novedad, pues ya en España, la firma Cocoro lanzó la mercado un modelo similar que arrasó en las redes sociales 

Su funcionamiento resulta muy sencillo. A simple vista se trata de una pieza de ropa íntima normal, pero está hecha de tres materiales de alta tecnología. La primera parte drena los flujos hacia la parte absorbente y seca inmediatamente para evitar cualquier sensación de humedad. El segundo absorbe los flujos y los retiene durante todo el día al tiempo que es antibacteriano para evitar los olores. Por último, una fina membrana impermeable y transpirable. Su composición está formada por hidrofilamida, poliamida y elastán, y cuenta con la etiqueta OEKO-TEX que garantiza la ausencia de sustancias químicas nocivas para el planeta o la salud en los materiales utilizados.

Este método de protección puede lavarse a mano con agua fría y un jabón suave o en la lavadora. Lo ideal es tener dos o tres para ir cambiándolas, aunque pueden absorber entre 15 y 20 ml, que es casi lo que una mujer pierde en promedio durante toda la duración del período. 

Pocas pegas podemos sacarle a un producto que nos ofrece protección y confort durante todo el día. Aunque claro, inquietas nosotras, acudimos a una profesional en busca de respuestas para saber si verdaderamente puede existir algo tan fantasía. 

Braguitas menstruales de Etam, 35 euros. | Etam

Hablamos com María Fasero, ginecóloga del Hospital Sanitas La Zarzuela y coordinadora de la Unidad Menopausia Saludable: "El objetivo de los nuevos productos es evitar los residuos que se generan por el uso de productos que se desechan con el período menstrual. Las braguitas menstruales no son nuevas, podrían ser útiles en mujeres con reglas muy escasas y que tengan que cambiarse pocas veces al día. Pero si hablamos de períodos abundantes, el riesgo de tener escapes de sangre es alto". 

Comparándolo con otros medios más comunes como la copa menstrual o los tampones, María nos cuenta: "la finalidad de la copa es la misma, evitar residuos y ahorrar dinero, pero debes tener a mano un sitio en el que vaciarla y limpiarla. Y no pueden decir que se producen menos infecciones y alergias puesto que no está basado en ninguna evidencia científica. Respecto a los tampones, se hacen ya con materiales amables con el medio ambiente y tampoco hay certeza sobre su relación con el síndrome de shock tóxico, un proceso infeccioso con el que se le ha relacionado en los últimos años". 

Además, nos habla de una opción menos frecuente: "Podemos optar por el DIU de progesterona que evitan el sangrado menstrual y así nos olvidamos de los residuos. Como aclaración, se pueden poner en mujeres sin hijos, pregunta muy frecuente en las consultas de ginecología". 

Otro detalle a tener cuenta es el uso de jabones íntimos, algo que los especialistas no aconsejan: "Nuestra vagina tiene muchos mecanismos de defensa para evitar las infecciones, entre ellas un PH ácido que producen los lactobacilos y que se puede ver alterado por esos jabones", afirma María Fasero. 

Las opciones para protegernos durante los días de reglas son varios y muy diferentes entre sí, pero no cabe duda del éxito de las braguitas menstruales de Etam. Firma que, junto a Smoon, han acercado este producto a cualquiera de nosotras, pues pueden encontrarse en su página web a un precio de 35 euros. 

Etam ha lanzado, junto a Smoon, unas braguitas menstruales.  | Etam

 

Relacionados

-->