Fotografía: Andrea Varani. Estilismo: Marta Lasierra

Ariadne Artiles: "La mujer es un símbolo importante en la humanidad"

Es una de las modelos nacionales más cotizadas y ahora se ha convertido en embajadora de Eau de Rochas en su 45 aniversario.

Carmen Melgar | Woman.es

A sus 33 años está lejos de retirarse. Ha pasado de ser una celeb-modelo, a una empresaria de sí misma. Ariadne Artiles es mucho más que una top. En su vida privada es Ari, apasionada de la cocina sana, el deporte, su familia, sus amigos y el mar. En su carrera es una bomba sensual que no cede su podio en revistas ni campañas, y que acaba de convertirse en embajadora nacional de Eau de Rochas, el perfume súper ventas que ha cumplido 45 años. Desde el front-row de la firma, en el parisino Palais de Tokio, la canaria fue testigo de la nueva colección primavera-verano de Alessandro Dell’Acqua para Rochas, una alegoría a la feminidad en forma de encajes, bordados y tejidos nobles. Con ella posa para esta sesión, mostrando la esencia de la mujer de la firma creada por Marcel Rochas en la década de los veinte.

¿Qué es lo que más valoras en la gente con la que trabajas?

Después de tantos años en el mundo laboral, valoro que los profesionales sean personas, ante todo. Que nos hablemos de tú a tú, que tengamos una relación personal buena. Los más grandes con los que he trabajado han resultado ser la gente más sencilla y más humana que he conocido.

Marcel Rochas abrió su casa de costura en una época en la que mujeres como Coco Chanel o Jeanne Lanvin reinaban en la moda. ¿Qué piensas de nuestra situación hoy en día en esta industria?

Las mujeres somos un objeto, si te digo lo contrario te mentiría. Todavía es así, pero no en el mal sentido de la palabra. Somos un emblema a nivel humano, artístico, en muchas facetas; somos un icono. Y eso no va a cambiar. La mujer es un símbolo importante en la humanidad, y así seguirá siendo.

A mediados de los 50, Rochas renunció a un sueño, la costura, para dedicarse de lleno a otro, los perfumes. ¿Has abandonado tú alguno para dedicarte a la moda?

Nunca soñé con ser modelo, sino psicóloga, y renuncié a ello. Pero puedo decir que hoy en día tengo más psicología que la que hubiera tenido estudiando una carrera; la psicología está en la calle. Creo que no he dejado nada importante por hacer porque he vivido cosas muy buenas. Me fui de casa con 17 años y he creado otra parte de mi círculo fuera de allí. Echo de menos a mi familia, pero cojo vacaciones cuando quiero para ir a verla. Yo soy mi propia jefa, tengo mi propia empresa con gente trabajando para mí, no tengo agencia, y cuando hay algo muy importante, puedo elegir disponer de ese tiempo y dedicármelo.

¿A qué aspecto de tu vida eres más fiel?

Me considero una persona justa con lo que me rodea, con la gente. Siento gran pena por las injusticias que veo; las desigualdades entre la gente, las profesiones. Es un rasgo importante de mi personalidad que no he elegido, soy así. El mundo está completamente descompensado, la sociedad está mal organizada, creada para el beneficio de algunos.

Fotografía: Andrea Varani. Estilismo: Marta Lasierra

¿Qué es lo más emotivo que te han dedicado en tu vida?

Soy muy llorona, sentimental. Cualquier mensaje o señal de sentimiento real me crea una reacción importante. Me emociono continuamente.

¿Qué cliché de la moda te gustaría que desapareciera?

Me molesta que la moda se ponga en la misma casilla que la anorexia, que se le adjudiquen y responsabilicen enfermedades. Es fácil acudir a la moda para criticarla. La mayoría de las modelos somos delgadas por constitución, es un tema genético. Es cierto que si engordara no podría trabajar en esto, me tendría que dedicar a otra cosa. Pero no voy a estar sin comer por ser modelo; no tendría energía para trabajar.

Has trabajado con fotógrafos que pasarán a la historia de la moda, como Bruce Weber o Walter Chin, ¿cómo te gustaría ser recordada?

Como una buena persona, alguien a quien le tienes cariño.

¿Y qué huella deberíamos dejar a las futuras generaciones?

Tendríamos que construir un mundo mejor. Un porcentaje muy elevado de gente solo está preocupada por ganar más dinero. Mi pregunta es para qué, te vas a morir y lo vas a dejar en la tumba. Yo no quiero ser rica, no soy avariciosa, ni gastona. Me gusta disfrutar de la vida, pero no es un tema material. Y hoy en día, parece que es lo único que importa. Vivimos en un mundo de intereses creados. Estamos creando para destruirnos… a nosotros y al mundo. Es egoísta y de poco sentido común.

¿Qué te hace sentirte agradecida cada mañana?

Tengo buena salud, es lo único que me importa. Si no fuera modelo, sería otra cosa, me buscaría la vida, pero sin salud no somos nadie. Por otro lado, soy consciente de que soy una privilegiada. El trabajo que tengo es un regalo de la vida, lo digo siempre. Mis amigas pagarían por viajar, conocer el mundo como yo lo hago, pero ahora intento ir siempre con alguien y selecciono muy bien los trabajos. El tiempo con los míos es muy importante. Pero eso no quita que también soy una persona muy inquieta y siempre estoy pensando en proyectos nuevos.

Eres una gran viajera, ¿dónde encuentras el mayor placer visual?

En la playa y el mar. Es mi oxígeno.

Fotografía: Andrea Varani