ISTOCK

Antiaging dental: rejuvenece tu sonrisa

¿Sabías que hay arrugas prematuras del rostro que no son consecuencia del envejecimiento de la piel sino de los dientes, o que mostrar unos milímetros de incisivos superiores es sexy y transmite juventud? Con el paso del tiempo, los dientes pierden volumen, longitud y blancura, las encías se retraen... La buena noticia: los últimos avances en odontología ofrecen soluciones poco invasivas. 

Marta Bonilla y Olga Tarín

¿Y si la cara de cansancio y las arrugas prematuras fueran consecuencia de nuestro estado dental? "Sí, los años pasan para todos y en nuestros dientes, labios y encías se refleja el estado de salud general. Pero no únicamente eso. Con la edad, el apiñamiento se agrava o se produce un desgaste visible que afecta al tercio inferior del rostro", explica el doctor Carlos Saiz desde su clínica #CarlosSaizSmile.

Para entender el fenómeno es importante comprender que el rostro se divide en tres zonas proporcionadas, es decir, iguales: del nacimiento del pelo a la parte superior de la nariz, de ahí al final de la nariz y por último hasta el mentón. "En la boca, el envejecimiento es desgaste dental. Cuando apretamos los dientes la piel sufre un colapso y el rostro pierde altura. Esto se ve reflejado en las arrugas alrededor de la comisura de los labios que generan cara de Popeye". Sí, y esto ocurre cuando la mandíbula se va al frente porque no tiene un soporte posterior, comenta el doctor Jaime Jiménez, experto en implantes de la Clínica Ciro.

Y si miramos el rostro de perfil vemos que el labio se hunde por falta de soporte de los dientes superiores. Es como una cortina, según sea tu estructura interna, el labio sube o baja porque conforme pasa el tiempo siempre tiende a caer. "Que el labio tape todo el diente envejece mucho. De hecho un tip que marca si es necesario un 'antiaging' dental es cuando en reposo no se enseña el incisivo superior. Nuestro lema es que todo es posible. Existen tratamientos que devuelven la juventud perdida", afirma María José Jiménez, periodoncista de Clínica Ciro. "Igual que tratamos el envejecimiento de la piel, hay que cuidar el de la dentadura", concluye el doctor Iván Malagón.

ISTOCK

5 'TIPS ANTIAGING'. PROBLEMAS Y SOLUCIONES

Enseñar el incisivo superior es sexy

Y reflejo de juventud. "No hay más que ver las modelos de portadas de revista y campañas de publicidad para comprobarlo. La prueba es que cuando el labio está en reposo se vean entre 2 y 4 mm de diente. Si no, se está marcando una cara de persona mayor. Es algo que valoramos mucho cuando hacemos un diagnóstico. Hay dos causas: por una parte, el desgaste de los bordes de los dientes, que hace que se acorten; el estrés también acelera ese desgaste. Y por otra, que el labio pierda firmeza porque ha perdido soporte dental. El labio es un tejido blando y tiende a hundirse, igual que una cortina. Cómo tengas los dientes va a hacer que el labio suba o no", dice Jaime Jiménez, de la Clínica Ciro.

Solución: "Recuperar la longitud del diente superior. Se puede realizar utilizando distintas técnicas de composite, que es un procedimiento no invasivo", explica el odontólogo. 

Sonríes y se ve exceso de encía...

"Este efecto se produce porque ha habido una alteración y la encía queda tapando el esmalte. Hay que quitarla, consiguiendo que los dientes se vean más bonitos: no tienen que ser cuadrados, sino alargados. Si son cuadraditos o muy pequeños, hay que longarlos. También puede ser debido a un maxilar muy alto, y en ese caso ya sería necesario plantearse una cirugía maxilofacial".

Solución: "Cuando se tiene mucha encía sobre el esmalte podemos recortarla como si fuera una cutícula de las uñas, para que el diente se vea más largo. Es un cambio que, estéticamente, se nota mucho", dice María José Jiménez, de Ciro.

ISTOCK

Código de barras y arrugas en las comisuras 

"Las mujeres que se inyectan sustancias de relleno podrían obtener un resultado más natural yendo al origen del problema, ya que se debe a la posición de los dientes anteriores y a la pérdida de soporte dental", dice el doctor Jiménez. 

Solución: "Hay que hacer un diagnóstico, pero las carillas –unas láminas muy finas que se adhieren al diente– funcionan, y también mejoran el color de la dentadura".

Los dientes amarillean y se oscurecen

Es uno de los síntomas más evidentes del envejecimiento dental, aunque también afecta a muchos jóvenes.

Solución: "Ha habido una gran evolución en blanqueamiento, tanto para prolongarlo en el tiempo como para disminuir la sensibilidad dental. Hay diferentes formas de hacerlo, según el paciente, por eso lo ideal es personalizarlo para cada caso." 

Las encías se oscurecen

No solo por el paso de los años sino también por el efecto del tabaco y los malos hábitos de higiene. 

Solución: "Las sesiones de ozonoterapia permiten mantener la tonalidad sonrosada de las encías tras un 'peeling' gingival."