Tu color ideal«El peor error posible al elegir un fondo es equivocarte en el tono. En caso de duda, siempre hay que elegir el más claro. Si el resultado es oscuro, el rostro jamás quedará bien», advierte Nicola Degennes, director artístico de Givenchy. Pruébalo en el rostro, mano –pues varía el tono de la piel– y opta por el color que se funda con el de tu tez. Además de la intensidad, fíjate en los pigmentos –amarillos o rosa– que contenga la base: en general, la tez mediterránea tira a beis y le van mejor los amarillos.

Tu base de maquillaje

Escoger bien la base y acertar con su textura y color, además de aplicarla bien, es clave para lucir una piel radiante. Aquí te presentamos lo más nuevo y sus mejores efectos: desde larga duración a fórmulas antiedad.

Marta Bonilla

Escoger bien la base y acertar con su textura y color es clave para lucir una piel radiante. Pero, ¿cómo aplicarla correctamente? Con brocha, esponja o con tus dedos: no hay una técnica ideal. Es cuestión de gustos y del resultado que busques: «Con los dedos lo controlas mejor y al presionar con la yema rellenas arruguitas. La esponja solo la uso si la piel necesita mucha cobertura», afirma Nicola Degennes, de Givenchy. Con brocha, el resultado es uniforme y se usa menos producto.

El truco. Los maquilladores aconsejan aplicar una prebase debajo del fondo y sobre tu crema de día: disimula arruguitas y rojeces y la piel queda más bonita.