Tom Pecheux, global beauty director de Yves Saint Laurent Beauté. | EDAGUIN

Tom Pecheux: "No hay que ser extranjero de uno mismo, tienes que sentirte siempre en tu piel"

Este conocido maquillador y ‘global beauty director’ de Yves Saint Laurent Beauté, nos habla de cómo ha cambiado el maquillaje desde sus inicios hasta la era de las llamadas por aplicaciones y los selfies de Instagram. 

Ester Aguado | Aida Ortega | Woman.es

Vivimos en una extraña situación en la que hemos pasado a mostrar nuestras emociones solo a través de los ojos. O, simplemente, comunicarnos a través de pantallas de dispositivos que se han convertido en el canal por el que mostrar lo mejor de nosotras: de reuniones de trabajo a eventos sociales. 

Esto no siempre fue así, aunque ya nos suene a una época lejana, y de este hecho hemos hablado con Tom Pecheaux, uno de los maquilladores más reconocidos del mundo y director creativo de belleza de la firma Yves Saint Laurent. Este carismático francés tiene una personalidad tan arrolladora que no solo traspasa la pantalla de nuestro ordenador durante la entrevista, también le da la seguridad de poder confesar que le gusta la gente guapa sin temor a nada. Tampoco le preocupa desvelar algunos de sus mejores trucos para un maquillaje con el que acertar siempre y la clave de una piel bonita y cuidada. 

¡Adelante!

Con la pandemia, ¿hemos perdido nuestra genialidad en maquillaje? O seguimos teniendo ganas de jugar?

En efecto, la pandemia nos ha obligado a cambiar nuestras costumbres en cuanto a maquillaje, pero esto no va a durar para siempre. En general, cuando algo se hace inaccesible o difícil, cuando uno puede acceder a ellas, todo vuelve con más fuerza porque uno se da cuenta de que lo ha echado de menos. En estos momentos, todo lo que puede aportarnos alegría es bienvenido porque nos sirve para mantener la moral y la sonrisa. Y el maquillaje es muy importante para lograrlo. Aunque no vayas a la oficina, te sigues duchando y lavándote los dientes y con el maquillaje es lo mismo: incluso para abrirle la puerta al mensajero... por los demás y por una misma, es importante que la gente continúe maquillándose.

Además ahora tenemos muchas reuniones por zoom y la gente nos ve, hay que estar presentables...

Efectivamente. Cuando yo comencé, hace muchos años, sólo se maquillaba la gente que se ponía delante de una cámara de televisión... Ahora todo el mundo puede ser actor o actriz con un móvil, todo el mundo puede encontrarse con una cámara que le apunta, así que hay que estar preparada para estar siempre guapo o guapa.

¿Pero es el momento de experimentar, de arriesgar?

Creo que es el momento de volver a lo esencial y valorar lo superfluo. Porque hay cosas superficiales que son inútiles, pero hay otras que son indispensables para seguir sonriendo, a divertirse. El maquillaje es un juego que puede ser muy divertido y lúdico cuando una lo comparte.

¿Cuál es su tendencia favorita del invierno?

Pues el maquillaje de ojos, porque las mascarillas limitan el de los labios. Sin embargo, ellos también se visten de colores nude, e incluso de tonos más atrevidos si tienes una cena y te puedes quitar la mascarilla al comer. Pero los ojos se han vuelto casi la única llave para expresar nuestra personalidad. Hace unos 10 o 15 años había muy pocos productos para los ojos y gracias a los periodistas de belleza y a las blogueras, la gente se ha animado a proponer sus ideas. Hay total libertad. Aunque existe una tendencia clara hacia el maquillaje natural, con productos como Touché Éclat y el poder del maquillaje muy ligero, luego están esas otras tendencias tan potentes como el punk o trans, movimientos más desconocidos para el gran público y que hoy en día, gracias a los medios, todo el mundo conoce. Incluso otras etnias, en las que todo el mundo puede inspirarse para crear su propia identidad. Todo el mundo tiene el derecho de ser creativo, aunque no todo el mundo lo utilice. 

Tom Pecheux maquillando a Kaia Gerber con la máscara de pestañas Mascara Volume Effet Faux Cils, de Yves Saint Laurent Beauté.  | Yves Saint Laurent

¿Tiene alguna línea roja, algo que nunca haría?

No, sobre todo cuando uno es maquillador compartes -y, sobre todo, debes respetar- a la persona que estás maquillando. Puedes hacer pequeñas aportaciones personales, pero debes tener en cuenta la personalidad de a quien maquillas. A mí me gusta la gente guapa e, incluso aunque sea Anne Wintour, me costaría mucho maquillar a alguien feo. Hay gente a la que se le da muy bien hacerlo: me gusta embellecer a la gente, no transformarla.

Para maquillar los labios, incluso con mascarilla, ¿qué tonos escogerías?

Apostaría por las texturas mates, para que haya menos transferencias a las mascarillas, sin utilizar bálsamo labial antes: cualquier textura grasa será peor si no queremos que se emborronen los labios. Adoro los tonos naturales, pero también un buen rojo mate, siempre sublime. Las mascarilla da un efecto de pasar inadvertido, de no existir y cuando te la quitas tienes que contrarrestarlo... me encanta el efecto que tiene el rojo cuando te quitas la mascarilla... si fuera una mujer, no me resistiría a dar ese golpe de efecto.

¿Tiene algún truco para que el maquillaje aguante todo el día?

No existe. Pero sí que puedes hacerte con una mascarilla que en Francia se llama pico de pato, en forma de cono, que no tocan la boca.

¿Tiene algún secreto para tener una piel sana y bonita?

Hay muchos, pero el mejor secreto es tener un buen desmaquillante. Y para iluminar la piel, una crema hidratante que no tiene que ser muy cara tampoco, adaptada a tu tipo de piel. Y masajear mucho la piel de la cara. Para tener un buen cuerpo hay que hacer deporte, moverse, caminar, hacerse un masaje... para la cara deberíamos hacer lo mismo. Tenemos que hacer que la sangre circule, así que hay que masajearla.

Si tuviera que elegir tres productos de belleza, ¿cuáles serían?

¡Tres, imposible! Como mínimo, he de darte cinco... (risas). Para hacer un buen maquillaje, necesitamos una buena crema hidratante, que nos va a dar luminosidad, elasticidad, el lado sano de la piel. Después, un corrector de poros para las pequeñas imperfecciones o granitos o porque la piel está cansada, así que matificar es importante. A continuación, la máscara de pestañas. El cuarto sería la Palette Couture, porque con sus 10 colores puedes hacer de todo y, para terminar, un buen 'rouge à levres' como el Slim21. El 21 es el color universal, que funciona en todos los tonos de piel, las mujeres lo adoran. Si no quieres un tono muy intenso, siempre puedes darte pequeños toques en los labios y extenderlo y darte unos pequeños toques en las mejillas y así obtienes un bonito blush que le dará a tu look algo de emoción.

El consejo más raro que ha aprendido este año. 

No sé qué decirte... No he aprendido consejos raros. Uno de los que yo sigo empleando a lo largo de los años, desde que empecé a estudiar en una escuela de maquillaje, nunca había maquillado y no sabía cómo emplear los productos, pero repetí un gesto que siempre le ví hacer a mi madre, que tenía cinco hijos y trabajaba mucho, por lo que pocas veces se pintaba, era poner siempre dos toques de pintalabios en las mejillas y, con los dedos, lo difuminaba. Sigo haciéndolo porque funciona y a modo de homenaje a mi mamá.

Un look maquillaje para Navidad...

Lo que nunca hay que hacer es lanzarse a inventar un maquillaje completamente nuevo para Navidad, simplemente subir un poco el tono de lo que nos solemos hacer a diario, con lo que solemos vernos guapos. El maquillaje de Navidad es un poco como el de novias, que tratan de hacer algo completamente diferente a lo normal: es un día especial, pero no diferente: no hay que ser una persona distinta de una misma. Esos días, una pasa de viajar de turista a primera clase, pero seguimos siendo nosotros quienes viajamos. No hay que ser extranjero de uno mismo, hay que sentirse siempre en tu piel.

¿Hay alguien a quien le hiciera especial ilusión maquillar?

Sueño con trabajar algún día con Pedro Almodovar. Adoro sus películas, su visión magnífica de la mujer, tan acertada... es un gran señor con un precioso universo y una gran intuición masculina y femenina al mismo tiempo.

Tom Pecheux y Kaia Gerber para Yves Saint Laurent Beauté. | Yves Saint Laurent