Muy guapa, optó por recoger su pelo en un 'messy bun'. | Phil Noble / GTRES

¿Cómo serían Jennifer Aniston, Jennifer Lopez, Meghan Markle o Kate Middleton si hubieran cumplido años alejadas de la fama?

¿Cómo serían Jennifer Aniston, Nicole Kidman o Jennifer Lopez si hubieran cumplido años alejadas de Hollywood? ¿Y cómo serán los rostros de Meghan Markle y Kate Middleton en una década? Un cirujano estético británico ha creado un algoritmo con la (reveladora) respuesta.

Silvia López | Woman.es

Julian De Silva es un cirujano estético facial británico con consulta en Londres que se ha convertido viral en varias ocasiones por mezclar Photoshop, celebrities y lecciones de anatomía. Por ejemplo, en su Instagram, descubrirás que los rostros de las personas más guapas del mundo lo son por imperativo matemático: los rostros de George Clooney o Angelina Jolie resultan perfectos también cuando se les aplica el número phi (1,618). Esto quiere decir que cumplen con la proporción áurea, el canon del equilibrio en la Grecia y Roma antiguas y en el Renacimiento.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Facial proportions are used to evaluate facial beauty. Leonardo da Vinci’s rule of thirds extend from the hairline to the eyebrows, the brow to the base of the nose, and the base of the nose to the chin. In a well proportioned and attractive face the resulting thirds are equal. The rule of fifths: vertical lines drawn at the outside and inside corners of the eyes, and at the outside of both ears results in the face being vertically divided into fifths. In a well proportioned and attractive face the resulting fifths are equal. Angelina Jolie is a perfect example of symmetry and beauty. For more information and to book a consultation visit bit.ly/JDShomepage #cosmeticsurgery #surgery #plasticsurgery #angelinajolie #beauty #goldenphi #goldenratio #goldenphiratio #ratio #proportions #leonardodavinci #rules #diagram #wellbeing #symmetry #asymmetry #surgical #nonsurgical #harleystreet #london #drjuliandesilva

Una publicación compartida de Dr. Julian De Silva MD MBBS (@drjuliandesilva) el

Sin embargo, de los descubrimientos atribuidos al doctor De Silva, los más virales han sido sus vaticinios de cómo serán en su madurez muchas celebrities, como Meghan Markle y Kate Middleton. ¿Cómo ha llegado a esta conclusión? Según el doctor, aplicando un algoritmo que ha creado él mismo como fruto de su investigación. Se llama Future Face y combina datos como el estilo de vida de la persona, su raza (no todas envejecen igual) y genética para averiguar cómo estará su rostro en unos 30 o 40 años.

Pero De Silva, que se considera a sí mismo un Leonardo Da Vinci de nuestra época por su búsqueda del equilibrio y la belleza, ha ido más allá y ha aplicado ese mismo algoritmo sobre el rostro de algunas estrellas, solo que en lugar de fotos actuales ha elegido retratos de cuando estaban en la veintena o la treintena. Y se ha centrado en las famosas que más activamente han desafiado el paso del tiempo como Nicole Kidman, Kylie Minogue, Jennifer Lopez, Catherine Zeta Jones o Jennifer Aniston.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

It's true that the majority of mature celebrities look quite young for their age. Some of them even look better with age than their younger selves. While having good genes and leading a healthy lifestyle which includes good nutrition, exercising, and avoiding bad habits can have a huge impact on a person's appearance, there's no secret that many famous people have other tricks up their sleeves to keep them looking young as long as possible. One of them is plastic surgery. From facelifts, injections, eyelid surgery, to cheek implants and even facial reconstruction -- there's a vast variety of surgical and non-surgical ways to rejuvenate one's face and body. So when you look at 50-year-old celebrities and compare their looks with yourself or other 'average' people of the same age, the difference may be striking. While many of the celebrities are not open about the procedures they get, the sharp eye of a plastic surgeon may notice that they haven't aged in a natural way. Here I demonstrate how some celebrities would look if they had aged without the help of doctors like myself. I use Future Face software to analyze the photos of celebrities in their 20's and 30's and predicts how their faces should change at the age of 50. It's clear that some of these celebrities look nothing like their predicted faces. Scroll to see the results for yourself! #news #beauty #plasticsurgery#harleystreet #beautifacation#beautifulfaces #jdsgoldenratio #kylie #kylieminogue #jenniferaniston #catherinezetajones #catherinezetajonesstyle #catherinezetajonesfan #kylieminoguefans

Una publicación compartida de Dr. Julian De Silva MD MBBS (@drjuliandesilva) el

Sin embargo Future Face, matiza el doctor, no es solo un “chivato” de los retoques médico-estéticos, sino que incluye muchas variables ajenas al quirófano, como el cabello, la forma y color de los dientes, la expresión o el maquillaje: “Hay una vasta variedad de de formas quirúrgicas y no quirúrgicas de rejuvenecer el rostro y le cuerpo”. En cualquier caso, las diferencias entre el rostro pronosticado y el que realmente lucen en la actualidad son notables. Así serían estas actrices si hubieran seguido la filosofía de Brigitte Bardot (quien abrazó las mellas del tiempo en su rostro) según el software de Da Silva.

Jennifer Aniston. Para mapear el rostro de la protagonista de Friends, el cirujano eligió una foto en la que la actriz tenía 32 años. Dos décadas después, Aniston no presenta ninguna de las señales naturales del paso del tiempo que tendría una mujer de su edad. Ni las bolsas bajo los ojos, ni el surco nasogeniano ni ninguna otra marca de expresión se ha pronunciado en este tiempo. De hecho, explicó Da Silva, es inmune también a la gravedad, ya que ni siquiera sus pómulos han cedido un milímetro en veinte años.

Jennifer López. Para el doctor (y para cualquiera con ojos en la cara), la diva presenta pasados los 50 el rostro de una mujer veinte años más joven. En este caso, De Silva matiza que, durante toda su vida, López siempre ha parecido más joven de lo que en realidad era (a los 30 aparentaba 26 y a los 40, 29) y que en su rostro apenas hay cambios entre el año 2000 y 2020 (y el desfile de Versace es la prueba).

Catherine Zeta-Jones. A partir de una foto de la actriz galesa a los 30 años, Future Face predecía que hoy, en el rostro de la mujer de Michael Douglas, se verían algunas señales como el descenso del óvalo facial o un adelgazamiento de los labios que no se han producido. Sin embargo, sí aparecen unas líneas de expresión naturales alrededor de los ojos en ambas imágenes, líneas que, por lo demás, no hacen mella en su belleza.

Renée Zellweger. Según el programa desarrollado por el doctor De Silva, los labios, el contorno facial y el tono de la piel de la actriz serían muy diferentes a como lucen en la actualidad.

Nicole Kidman. En el caso de la australiana, se tomó de punto de partida una imagen en la que tenía 32 años. Al margen de algunas líneas alrededor de los ojos y el color de la piel (que sería más irregular), según Future Face la actriz de Los otros habría tenido a los 52 años un rostro bastante parecido al que tenía a finales de los 90. Sin embargo en la actualidad las facciones aparecen más afiladas y apenas se advierten algunas líneas de expresión.