Cambia tu rutina de maquillaje cuando cambias de color. | Sjale

¿Sabes cómo maquillarte cuando estás ya muy morena?

Según los expertos, existe el protocolo correcto para maquillar una piel bronceada. Así que no cometas estos errores.

Mamen Infante | Woman.es

Cuando va subiendo el tono de la piel (producto del bronceado), no solo hay que cambiar de fondo de maquillaje. Menos corrector, otro labial, ¡hasta las sombras cambian de color! Entérate bien de qué dispara tu atractivo look veraniego y, sobre todo, sortea todos los errores más habituales. Gato, maquillador oficial de Maybelline NY, está dispuesta a guiarte. Dedica un rato a leer sus consejos o, si no, luego no nos llores.

Si no te dejas aconsejar, luego no llores...

via GIPHY

1. REVISA LA BASE

Ya te imaginas que, con la piel bronceada, el fondo de maquillaje tendrá que ser más oscuro o no ser. Es decir, o lo pones del tono actual que tiene tu rostro o valora si quizá no sea necesario aplicarlo. “Aunque en este momento lo más apropiado sería renunciar a la base de maquillaje, si te niegas a saltártela busca opciones hidratantes y, sobre todo ¡elige el tono adecuado!”, especifica Gato. 

2. OJO CON EL CORRECTOR

“Puede convertirse en tu peor enemigo, ¡cuidado! Limítate a poner un poco de producto en la zona oscura de la ojera y difumina bien tratando de evitar un contraste excesivo”, recomienda el maquillador. 

3. BRILLOS A RAYA

Con el bronceado que tanto te gusta lucir, suelen convivir los brillos porque, aunque un exceso de sol vuelve la piel opaca en el medio-largo plazo, es cierto que cuando hace calor lo habitual es que la piel luzca cual bombilla. La explicación es que la grasa superficial de la capa hidrolipídica, tiende a licuarse cuando sube la temperatura y la humedad ambiental. Así pues, ten los brillos siempre bajo control en tu maquillaje para piel bronceada. “Para evitarlos o disimularlos, aplica polvos traslúcidos en la zona T del rostro”, apunta el experto de Maybelline NY. 

Ver 6 fotos

4. POTENCIA EL TOQUE DE SOL

Los polvos bronceadores son una gran opción para el maquillaje de verano. Subliman el tono, le aportan cierto glow y, además, si llevan agentes hidratantes pueden dar una bonita cobertura ligeramente duradera. El protocolo, según Gato, es: “Aplícalos en la parte baja de los pómulos, en los extremos de la mandíbula y difumina bien. Como ya estás bronceada, sobre todo se usan para dar dimensión al rostro y un tono extra”.

5. NO SIN TU COLORETE

Cuando tenemos ya buen tono y hace calor, surge la tentación de saltarse el colorete al maquillarse. Error. Si bien es cierto que el que usas habitualmente puede no servir cuando ya estás morena, hay uno perfecto seguro. Así al menos lo defiende el maquillador oficial de Maybelline NY: “Depende de la intensidad de tu bronceado, te irá mejor un tono u otro. Lo más recomendable es tener una paleta con varios tonos para que puedas mezclar e ir variando en función de tu tono de piel”. A lo que nosotras añadimos: con el melocotón nunca te equivocas.

Corrector, base, labial y hasta las sombras deben ser distintas sobre piel bronceada. | Pascal Le Segretain

6. ¿SE USAN SOMBRAS DE OJOS EN EL MAQUILLAJE PARA PIEL BRONCEADA?

¡Sí! De hecho, son el gran triunfo de un lookazo veraniego. Recuerda que deben ser sombras de larga duración que aguanten los envites del calor y el consiguiente sudor. “En los ojos, los tonos bronces, rosas, lilas, tierras, beiges, naranjas o amarillos van genial a la piel bronceada. Los colores vivos hacen que el color de nuestros ojos destaque más cuando es verano”, asegura Gato. 

7. LABIOS DE VERANO

Justo al contrario que con los ojos. Menos es más. “Lo que más favorece es un tono cereza y, para las más atrevidas, un rojo intenso. A veces lo óptimo es un simple gloss o un tono que aporte efecto mordido”.