Consejos de experto para sacarle el máximo partido a los polvos bronceadores

Con los primeros rayos de sol y el buen tiempo nos volvemos más impacientes todavía y queremos obtener ese bronceado que tan bien nos sienta. Descubre cómo conseguir ese efecto 'sun kissed' sacándole el máximo partido a tus polvos bronceadores. Los expertos nos lo cuentan todo.

Marta Nieto | Woman.es

Todo el mundo está de acuerdo: cuando nuestra piel empieza a broncearse, nuestro aspecto mejora. Esto en verano es fácil, pero después de todo un invierno gris ¿cómo podemos conseguir este efecto tan favorecedor? Para este caso, los polvos bronceadores serán tu mayor aliado. Pero, ¡cuidado! aplicarlos en exceso o sin conocimiento de causa puede provocarte ese efecto máscara, que tanto odiamos, sobre tu tez.

Para no caer en el mal uso hablamos con dos expertos en la materia: David Alfaro, maquillador senior de Estée Lauder y Cristina Alonso, directora de formación de Sisley. Ambos nos dan sus claves y tips de profesional para utilizar los polvos bronceadores como si hubiésemos estado en la playa.

"Este recurso proporciona a la piel un favorecedor tono dorado, ligero o más intenso, según lo que te apetezca en la época del año", nos explica David Alfaro, maquillador senior de Estée Lauder, además nos advierte que no hay que aplicarlos nunca sobre todo el rostro sino en las zonas que sobresalen: sien, pómulos y mandíbula.

Para Cristina Alonso, "lo ideal es hacerlo con pincel de pelo, de este modo se difuminan perfectamente. Un truco que nunca falla es, con el pincel, realizando movimientos circulares, de este modo quedará perfectamente repartido pero con acabado natural".

Para crear volúmenes, iluminando y oscureciendo zonas de nuestro rostro al estilo contouring, los polvos bronceadores también pueden ser un gran aliado: "Hay que utilizar productos iluminadores en aquellas zonas que queremos resaltar y polvos de sol para oscurecer. Los polvos se aplican con la brocha, trazando una línea justo debajo del hueso del pómulo (desde la raíz del pelo hacia la barbilla). También lo aplicamos en sienes y óvalo para afinar el rostro. Igualmente, y en una nariz ancha, utilizamos los polvos de sol justo en los laterales de la nariz para afinarla. Y haremos lo mismo en la mandíbula si queremos disimular la papada. Difuminamos los polvos muy bien para que se integren perfectamente con el tono general de la piel y evitamos aplicarlos en la frente para no quitar ese punto de luz" nos cuenta David Alfaro, maquillador senior de Estée Lauder.

Por último, Cristina de Sisley nos aconseja cuando no usarlos: "cuando vayamos a tomar el sol no deberíamos utilizarlos, ni tampoco maquillarlos ya que no conviene llevar pigmentos en la piel si estamos tomando el sol. Por lo demás los puedes usar a diario, sin miedo a que quede efecto máscara. En el caso de los polvos de Sisley, no marcan más las arrugas. Pueden utilizarse sin miedo a que envejezcan el aspecto de nuestra piel".

Con todos estos tips, ¿quién se puede resistir a empezar a usarlos ya?