Vincenzo Grillo / IMAXTREE

Bronzer y polvos de sol: manual de uso y consejos para todo tipo de rostros

Si quieres darle un toque de color a tu rostro en lo que llega el verano y empiezas a broncearte, los bronzers o polvos de sol son tu opción de maquillaje perfecta. Te enseñamos a utilizarlos correctamente en función de la forma de tu cara. 

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

Además de para darle a tu rostro ese aspecto de buena cara que solo el verano y los rayos de sol le dan a nuestra piel, los polvos bronceadores son una poderosa herramienta de maquillaje que nos ayuda a definir nuestras facciones, creando volúmenes y modificando ópticamente lo que queramos a nuestro antojo. Por ello hoy vamos a enseñarte todos los trucos para que aprendas a sacarle el máximo partido a tu bronzer.

Lo primero y principal es elegir bien el tono que vamos a usar, ya que, es cierto que para que haga el efecto tiene que ser más oscuro que nuestro color de piel natural, pero tampoco podemos pasarnos si no queremos acabar pareciendo una caricatura. Para elegirlo, aplica el producto en el interior de tu muñeca y elige uno que sea ligeramente más oscuro pero que no tienda ni al gris ni al naranja.

Una vez que tenemos nuestro tono llega el momento de aplicarlo y aquí, la técnica que sigamos va a depender de la forma de nuestra cara. En las caras triangulares (el mentón es más estrecho que la frente y la cara tiene forma de corazón), el bronceador se aplica en la parte más ancha de la cara, junto a las sienes, para acortar ópticamente el mentón y hacer que la frente parezca más estrecha.

Las caras cuadradas, sin embargo, como tienen la barbilla y la frente prácticamente igual de anchas, necesitarás aplicar los polvos en la zona de las patillas y difuminar muy bien, para crear un rostro más estrecho. 

Las caras redondas, en las que las mejillas y la frente tienen aproximadamente el mismo ancho, y la barbilla es más redondeada y suave, necesitan aplicar el producto justo debajo del pómulo y en diagonal hacia la comisura de la boca, para afinar el contorno y crear la sensación de mayor volumen.

Por último, las caras ovaladas son las que tienen una forma más equilibrada, por lo que bastará con aplicar un poco de polvos bronceadores debajo de los pómulos para acentuar la forma de la cara y hacer que parezca más suave y dulce.

Ahora que ya sabes cómo tienes que aplicar tus polvos de sol, solo te queda elegir los que más te gustan de nuestra selección y empezar a practicar con ellos.