Detalle de Kate Hudson con la camiseta y el reloj de la campaña solidaria de Michael Kors.  | D.R.

Kate Hudson y su necesaria crítica a la presión social que sentimos las mujeres por el físico

En su última entrevista, Kate Hudson ha expresado su desacuerdo con la cultura de la juventud eterna y la presión social a la que se ven sometidas las mujeres por intentar alcanzar un idea de belleza irreal.

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

La actriz Kate Hudson, quien se llevó el pasado sábado, muy a su pesar, un premio 'Razzie' (algo así como los anti Oscar) por su papel protagonista en la película 'Music', la primera de la cantante Sia como directora, no ha dudado en aprovechar su última entrevista para cargar con dureza contra los medios de comunicación, las redes sociales y, en general, contra la cultura popular imperante por seguir tan obsesionada con el proceso de envejecimiento de la mujer, hasta el punto de expresar su disgusto ante las constantes preguntas que le formulan sobre la manera en que ella gestiona el paso del tiempo.

"¿Por qué seguimos hablando sobre envejecer? ¿A quién le importa? Todos envejecemos y creo que la gente debe vivir su vida como quiera vivir su vida. Si te apetece someterte a un montón de cirugía plástica, hazlo y vive tu vida. Si quieres envejecer de forma natural y evitar la cirugía estética, hazlo y vive tu vida. El problema es que juzgamos demasiado las decisiones personales de los demás. Y no soporto eso", ha asegurado la artista en conversación con la revista 'People'.

La hija de la también actriz Goldie Hawn, madre de tres hijos con sus diferentes parejas, está convencida de que, al margen del interés generalizado en la vida privada de las famosas, el exceso de atención mediática que sufren las mujeres de la industria a cuenta de su ámbito más íntimo se debe, naturalmente, a las convenciones sociales más machistas que parecen otorgar a algunos el derecho a cuestionar abiertamente lo que, en realidad, no es de su incumbencia.

"La gente debería hacer simplemente aquello que les haga sentir bien. El problema es que todo el mundo cree que tiene que decir algo acerca de las elecciones personales de los demás. 'Oh, deberías poner filtros en esta foto o esto otro'. Pero, ¿a quién le importa lo que hace este o el otro? Es algo personal. Pienso que las mujeres han sufrido desde el principio de los tiempos este exceso de escrutinio. Necesitamos dejar de juzgar a las mujeres, punto", ha manifestado visiblemente enfadada.