Lexi Boling, imagen de los perfumes Prada Candy. | D.R.

Prada Candy Sugar Pop: pura adicción

Dulce y tentador. Así es el nuevo perfume Prada Candy Sugar Pop: un estallido de energía y buen rollo.

Woman.es

Hay pequeños estímulos capaces de provocar grandes cambios. El poder evocador de la música es capaz de transportarnos, como por arte de magia, a otro tiempo y otro lugar y devolvernos las sensaciones de un recuerdo preciado, de un viaje memorable, de un momento compartido con alguien. Una canción pegadiza que nos acompañe durante todo el día es suficiente para animarnos a afrontar los desafíos y hacernos ver el mundo de manera diferente, más alegre y optimista. Ese mismo poder lo tiene el arte, siempre inspirador, agitador y estimulante. Pero no hay nada más evocador y mágico que un estímulo olfativo: unas gotas de Prada Candy Sugar Pop bastan para provocar emociones inesperadas y proporcionarnos una dosis extra de energía vital. La última expresión de la familia Prada Candy es una fragancia tan pegadiza como una canción de pop.

D.R.

A imagen y semejanza del pop art y su torbellino de colores vivos, la perfumista Daniela Andrier ha creado este aroma en el que el caramelo y el azúcar actúan como metáforas de la irresistible dulzura de un objeto de deseo. Agradable y tentadora. Tanto, que encierra un poder peligrosamente irresistible que nos sumerge en la paradoja del deseo como dependencia. Prada Candy Sugar Pop será para ti como el amor: efervescente, energizante, imprescindible, pura adicción. Las delicadas notas frescas de melocotón y vainilla terrosa se aúnan con verde de bergamota y mahonia, realzadas con brillantes acordes de manzana y cítricos verdes. Juntos, estos aromas narran una historia olfativa tan inesperada como vigorosa.

Como todos los perfumes Candy de Prada, Prada Candy Sugar Pop es algo completamente nuevo y surrealista. Porque Prada es siempre Prada y sorprender forma parte de su identidad. En la pasarela, sus colecciones son únicas, compuestas de elementos aparentemente contradictorios, diseñados para provocar una vívida reacción, a la vez intelectual y emocional. Esa creatividad hecha aroma se traduce en perfumes que son híbridos sensoriales compuestos a partir de una misteriosa alquimia de ideas inspiradoras. Una reflexión olfativa sobre la esencia de la belleza, la moda y el lujo contemporáneos contenida en un frasco que rinde homenaje a un clásico de la firma, el bolso de piel Saffiano tricolor de Prada. Sus colores pastel son el traje perfecto para vestir el carácter de Prada Candy Sugar Pop. ¡Delicioso!

D.R.

 

Tags:

prada

// Outbrain