Audrey Hepburn en 'Desayuno con diamantes' | D.R.

5 buenas razones para dormir con una almohada de seda

La seda es un material agradable, sobre todo por su suavidad. Pero esa no es su única ventaja. La seda también es un perfecto aliado de belleza. Estos son los beneficios de dormir con una funda de almohada de seda.

PATRICIA ÁLVAREZ-PALENCIA

Las fundas de almohada de seda se han vuelto muy populares en los últimos años, y no nos extraña, ya que dormir con ellas tiene un montón de beneficios para la piel y el pelo. Te los contamos todos. 

1. No absorbe nuestra crema de noche

El tejido de algodón tiene el inconveniente de 'beberse' nuestra crema hidratante. Esto significa que si nos aplicamos nuestra rutina de noche justo antes de meternos en la cama es muy posible que acabe en la almohada y no en nuestro rostro. La funda de almohada de seda, en cambio, no absorbe los cosméticos, gracias a la proteína de la seda. Otro punto positivo es que la proteína de seda tampoco absorbe la humedad natural de la piel. Por tanto, mantiene y regula el equilibrio de la epidermis.

2. Se recomienda para pieles sensibles

La seda es suave y no ataca nuestra piel. Este material hipoalergénico también tiene un efecto calmante. En otras palabras, es muy recomendable para las pieles sensibles, irritadas y/o problemáticas. Así que, si sufres de acné, eczema u otros problemas de la piel, es hora de que te hagas con una funda de seda para tu almohada.

3. Nos promete un pelo de ensueño

Por definición, la seda es... ¡Sedosa! Nuestro pelo se desliza sobre la funda de seda, mientras que en la de algodón 'roza'. Por eso, este material ayuda a evitar los nudos en el cabello, y también limita la aparición de puntas abiertas. Por último, también reduce la caída del cabello. En definitiva, nos promete un pelo de ensueño al despertar.

4. Limita la aparición de arrugas

Sí, es cierto. Has leído bien. Dormir con una funda de almohada de seda ayuda a limitar la aparición de arrugas. Y la razón es sencilla: este tejido ultrasuave y flexible no 'arruga' nuestra piel. Como resultado, ¡se acabaron las marcas de la almohada en la cara al despertarse!

5. Regula nuestra temperatura corporal

En verano, pasamos demasiado calor bajo las sábanas. Para evitarlo, todos tenemos (más o menos) la misma técnica de dar la vuelta a nuestra almohada de algodón para encontrar un nuevo lugar fresco. La funda de almohada de seda se mantiene fresca todo el tiempo. Por el contrario, en invierno, nos mantiene calientes. Así, la seda nos permite regular nuestro calor corporal natural durante toda la noche.

Elegir una funda de almohada de seda puede convertirse rápidamente en un quebradero de cabeza. 100% seda, mezclada con algodón, con o sin cremallera, de forma cuadrada, rectangular, de color (muy a menudo en blanco o rosa) o con bonitos dibujos... Las hay para todos los gustos, de todos los estilos, de varios tamaños y, por supuesto, de todos los precios. No hay que asustarse. Hemos seleccionado para usted nuestros 3 favoritos para encontrar la funda de almohada de seda perfecta (y de buena calidad).

Lookfantastic