Cómo eliminar las ojeras. | evgenyatamanenko / ISTOCK

Cómo eliminar las ojeras

Desde el centro de estética Felicidad Carrera, nos enseñan cómo combatir las ojeras. 

En tiempos de selfies y permanente exposición a las redes sociales, pocas cosas nos incomodan más, frente al objetivo y frente a las personas con quienes nos relacionamos, que las ojeras. Basta una noche de mal sueño, una fiesta que se nos va de las manos o simplemente el cansancio acumulado o el estrés para que al día siguiente la lapidaria frase de "tienes mala cara" se cruce en nuestro camino.

Normalmente esa mala cara tiene mucho que ver con las ojeras que se dibujan bajo el párpado inferior. La luz y la expresividad que suele irradiar la mirada tiene en esta mancha, normalmente amoratada, a su peor enemigo.

¿Qué hacer para combatirlas? Debemos distinguir entre dos tipos de ojeras, las ocasionales o temporales y las permanentes, que incluso con largas curas de sueño no se alivian. Para las primeras probablemente bastará con el uso diario, mañana y noche, de productos específicos para la zona, una vez hemos limpiado correcta y minuciosamente el rostro. De todos los antiojeras que hemos probado últimamente en clientas del centro os recomiendo dos: la gama K VIT de SESDERMA, que podréis encontrar en farmacias, y que va especialmente bien para las ojeras rojizas y moradas (tenéis un sérum o un kit de dos productos), y algo más avanzado en formulación, la emulsión biotecnológica OPHTHACEUTICAL de FYTOFONTANA COSMECEUTICALS (alta cosmética suiza, que podréis encontrar en nuestro centro).

Para las ojeras más marcadas, y que necesitan tratamiento además de cosmética diaria, recomendamos la Luz Pulsada Intensa aplicada de forma localizada porque es capaz de aclarar tanto la mancha marrón como disimular el exceso de hemoglobina o tono rojizo-morado, también los Peelings Químicos si las ojeras son marrones pueden ayudar, un peeling personalizado como el que acabamos de incorporar a nuestro carta de servicios, que combina eficazmente y de manera casi alquimista diferentes ácidos como el glicólico, el salicílico, el pirúvico o el mandélico con péptidos regeneradores.

Y como último recurso cuando queremos brillar y la ojera no puede ni asomarse, siempre tendremos el comodín de los correctores: beige o amarillo para ojeras violáceas, y rosado para las marrones.

Pero al igual que con el resto del maquillaje esto solo es una opción final para camuflar; si de verdad queremos suavizar y tratar este hándicap de nuestra mirada, el uso diario de los productos adecuados, la asesoría profesional y los tratamientos que nos recomiende un buen especialista son la única herramienta eficaz. Seguro que entonces mirarás, a cámara y a la vida, con otros ojos.

Outbrain