woman | El lujo de ser mujer

Leticia Dolera en la premiere de la serie 'La Peste' en el Festival de Cine de San Sebastián. | GTRES

Leticia Dolera: "El feminismo solo quiere un mundo más justo"

Hablamos con Leticia Dolera sobre feminismo, redes sociales, cine y planes de domingo. 

SILVIA VÁZQUEZ | WOMAN.ES

Leticia Dolera es una de las voces más activas del feminismo en nuestro país. Desde su posición como actriz, guionista y directora de cine, reivindica el papel de la mujer en la sociedad actual, "tan llena de desigualdades". Le apasiona leer, reflexionar y abrir debates, especialmente en las redes sociales donde ha creado una comunidad en la que compartir sus impresiones, recomendar desde libros hasta restaurantes y denunciar las injusticias que vemos cada día. 

Hablamos con ella durante la inauguración oficial de FNAC Home en Madrid, para conocer su punto de vista sobre el feminismo, las redes sociales, la belleza, el cine y los planes de domingo. 

GTRES

¿Eres más de quedarte en casa o de salir por ahí?

Depende del momento, de la época del año, de si estoy rodando o escribiendo... Si tengo que quedarme en casa escribiendo aprovecho la hora de la comida para salir por ahí. 

¿Un restaurante de referencia para esos días?

Musahi, un japonés en la calle de Las Conchas al que voy mucho. 

¿Cuando te quedas en casa eres cocinillas?

Va por épocas... Cocinar y comer en casa me provoca la sensación de estabilidad y considero que hay algo placentero en tocar lo que vas a comer y prepararlo: ir al mercado, cogerlo, comprarlo, prepararlo y comerlo... Y ya lo increíble sería poder plantarlo. Me produce paz y tranquilidad cocinar, le da sentido a todo, especialmente en época de agobio laboral -acaba de participar en el Festival de San Sebastián y de Sitges y está ejerciendo como jurado en el Festival Internacional de Chicago-. Es complicado cuidar la alimentación con tanto viaje.

¿Tu plato estrella?

Tofu con verduras y la tortilla de patata, eso sí, ¡con cebolla! Tampoco sé hacer muchas más cosas...

Leticia Dolera cocinando durante la inauguración del espacio Fnac Home en Madrid. | D.R.

¿Cuál es tu plan perfecto para el fin de semana?

El sábado me parece el peor día de la semana para salir porque está todo muy lleno. Salir para mí es tomar algo, charlar... así que el plan perfecto sería comenzar con un brunch, ir al cine, tomar algo con amigos, y redondear el día con un teatro.

¿Y para los domingos de quedarte en casa?

Esos días son muy de series, libros, música... Si tengo que recomendar una serie, sería 'El cuento de la criada' porque reflexiona sobre cómo las mujeres somos absorbidas por el sistema en la sociedad capitalista y patriarcal en la que vivimos y eso llevado a un extremo es convertirnos en cuerpos y dejamos de ser personas. Hay un paralelismo con ciertos movimientos y cosas que han pasado en la historia que nos hacen pensar que no es tan ciencia ficción como en teoría es. 

En cuanto a lectura, un libro genial que me estoy leyendo ahora, es 'Política sexual' de Kate Millet, una feminista radical de los años 70 que aniliza cómo la sexualidad tambien está atravesada por relaciones de poder y por qué las mujeres tenemos que replantear si salimos ganando o perdiendo. Y para la música, recomiendo un disco que aún no ha salido a la venta, el último cd de la Bienquerida, que acaba de sacar dos 'singles' preciosos.

Con traje sastre, la actriz y directora Leticia Dolera | Gtres / GTRES

En época de alfombras rojas y presentaciones, siempre estás entre las mejor vestidas, ¿cuáles es el truco?

Siempre opto por cosas sencillas y quizás por eso a la gente le parece bien como visto. En los Goya siempre intento contactar con diseñadores amigos o que conozco y vemos cosas juntos. Hay tantos grandes diseñadores en nuestro país: Dolores Promesas, Alicia Rueda, Malne, Moisés Nieto, Del Pozo... creo que teniendo cosas tan buenas que se hacen aquí y que te permiten conocer a quienes están detrás, no hace falta irse muy lejos para buscar un vestido. En cuanto a joyas, me gustan mucho los complementos de Andrés Gallardo.

¿Algún secreto de belleza que puedas compartir con nosotros?

¿Sabes qué me está sirviendo para sentirme mejor? Leer. Porque me he dado cuenta de que la belleza no son solo esos requisitos de belleza exterior. Yo como actriz no puedo ni voy a escapar a ello, pero en mi día a día procuro mirarme lo menos posible al espejo para trabajar la otra belleza, la riqueza interior.

Hablemos de feminismo. En un momento en el que muchas 'celebs' se resisten a hablar sobre el tema, tú te defines como feminista y lo demuestras con orgullo a diario. ¿Por qué todavía existe miedo a reconocerlo?

El miedo a reconocer en alto que eres feminista viene creado por una deslegitimación y un intento de desprestigiar el movimiento desde la cultura machista: desde llamarnos histéricas a pesadas o monjas. Todavía tenemos pocos altavoces mediáticos tanto en prensa como en cine y televisión para expresarnos y contar nuestra visión del mundo. Creo que forma parte del miedo a que las mujeres seamos conscientes de que tenemos un espacio en la cultura y en los medios que nos pertenece y que ha sido negado durante mucho tiempo.

 

ALL THAT WE WANT and WE WANT IT ALL. Vía @petitesluxures y @nurigago

Una publicación compartida de LeticiaDolera (@leticiadoleraoficial) el

Últimamente hay un importante debate sobre el término, especialmente en las redes. ¿Qué es para ti el feminismo?

En resumen, es un movimiento que persigue un mundo más justo para las mujeres que son oprimidas por el patriarcado. Teóricamente el feminismo es un momento social y una teoría política que van unidos para crear una sociedad igual para hombres y mujeres. 

Precisamente las redes sociales son las que te han convertido en una de las voces de referencia en nuestro país en lo que a feminismo se refiere, ¿qué papel crees que tienen en el movimiento feminista?

A título personal a través de las redes he descubierto a mujeres que hablan y escriben del feminismo aportando luz a la reflexión y al conocimiento. Esto me han ayudado a ver las cosas desde otro prisma, y es muy enriquecedor ser consciente de que existe la sororidad y de que tenemos que fomentar los lazos entre mujeres. Incluso desde los mitos y los cuentos infantiles nos han contado que las mujeres no podemos trabajar juntas, pero los movimientos feministas surgen cuando las mujeres empiezan a compartir cosas y se dan cuentas de que sus experiencias no son únicas. También es cierto que en Twitter o Instagram se generan linchamientos que no invitan precisamente a la reflexión, pero para mí son más las cosas positivas. 

Desde tu posición como actriz y directora condenas el machismo del mundo del cine, ¿está mejorando la situación de las mujeres en el séptimo arte?

El mundo del cine no es machista: la sociedad es machista y profundamente capitalista y patriarcal, y eso llega a todas partes, incluido al cine. Poco a poco vamos siendo conscientes de ello, no es casualidad que este año haya habido un 'boom' de historias protagonizadas por mujeres, tanto de mujeres fuertes como de mujeres vulnerables. No es algo que yo opine, los números hablan por sí mismos y el hecho de que haya mas hombres que mujeres escribiendo y dirigiendo contenidos afecta a los contenidos y éstos a la sociedad. En este momento en el que ante la ley todos somos iguales y tenemos las mismas oportunidades en teoría, deberíamos preguntarnos por qué sigue ocurriendo esto. 

¿Qué intentas aportar al feminismo con tus películas?

Leyendo 'Una habitación propia' de Virginia Wolf comprendí que tenemos que escribir desde nuestra persona, pero sin centrar la historia en el hecho de que eres mujer. A mí de forma natural me sale poner a mujeres en el centro de las historias y romper estereotipos, porque considero que eso enriquece las películas, pero solo intento contar historias diferentes no conscientemente feministas.

¿Algún papel del que te sientas más orgullosa por su carga feminista?

Me gusta mucho mi personaje en 'Rec 3', que pasa de princesa de cuento a heroína 'matazombies' cuando corta el vestido de novia, con todo lo que eso significa. Además, en diciembre empiezo la grabación de una película de Inés de León, una directora novel, en la que interpreto el papel de una cómica, algo que ya me parece bastante rompedor.

¿Qué película recomiendas para esta misma tarde?

Sin duda 'Verónica', una película sobre el miedo a crecer en la que hago de monja. Os encantará. 

 

Ceapi

Catalina Escobar, presidenta de la Fundación JuanFe: "Soy furiosa a la hora de defender los derechos"

Es la creadora y presidenta de la Juan Felipe Gómez Escobar, un proyecto que nació como catarsis de la muerte de su hijo y que hasta hoy ha ayudado a más de 45 mil personas en Cartagena. 

Olga Tamarit | Woman.es

¿Cuál es la misión de la Fundación Juan Felipe Gómez Escobar?

Transformar la realidad de la infancia y adolescencia más vulnerable, al trabajar por el desarrollo integral y la protección de los niños, niñas y madres adolescentes que viven en condición de pobreza extrema. En el año 2000 decidimos hacer un modelo disruptivo que con el tiempo terminó funcionando, era un programa muy ambicioso que se ha acabado convirtiendo en un modelo que funciona ya en tres países, el modelo 360. Con este modelo intentamos ayudar a niñas que ya han sido madres y las educamos para empoderarse, salir de la espiral de violencia que tienen en su entorno y que tengan un trabajo propio, que tengan una vida. Un 65% de estas niñas tienen entre 16 y 17 años.

¿Cuál fue el impulso que le llevó a emprender su labor humanitaria?

La muerte de mi hijo, Juan Felipe. Aunque yo ya era voluntaria en el Hospital de Maternidad Rafael Calvo, lo cual me permitió percibir las elevadas tasas de mortalidad infantil evitables que había en Cartagena y darme cuenta de que la mayoría de que bebés que morían, eran hijos de madres adolescentes en condición de vulnerabilidad.

¿Cuál es la situación de las mujeres en su país, Colombia?

Hace un par de años que salió un informe donde decía que Colombia era una de las 3 países donde más probablemente podrías tener una mujer de jefa. Y puede que sea verdad que en los estamentos superiores las mujeres estén bien consideradas, pero también hay otra realidad, que en Colombia hay un abuso sexual cada 14 minutos y la impunidad es el 97%. Colombia es el primer país en trata de blancas y el primer mundo per cápita en ataques de ácido...Colombia esconde mucha desigualdad social.

Una de las principales problemas con los que intenta luchar la Fundación JuanFe son los embarazos adolescentes no deseados. ¿Cuál es la principal estrategia de la Fundación para combatirlos?

Educación ante todo. En Colombia cuando una niña se queda embarazada antes de los 15 años hay un 86% de posibilidades de que tenga 3 hijos más antes de los 20 años. Cuando esa niña además es pobre y queda embarazada, sale de la escuela. Debemos invertir en salud y educación, pero sobre todo evitar esos embarazos. Nuestros gobiernos no se dan cuenta de este problema, lo intentan combatir con más policía y cárceles, cuando la solución no está ahí.

Es considerada como una de las líderes más importantes de la sociedad colombiana. ¿Siente responsabilidad?

Nunca pienso en esto, pero soy consciente de que cuando hablo la gente me escucha, así que tengo que ser muy responsable de qué digo y cómo lo digo. Me toca generar debate y soy furiosa a la hora de defender los derechos de nuestras niñas y mujeres, no puedo permitir que una niña de 13 años haya tenido 2 intentos de suicidio, que haya sido prostituta, víctima de violaciones y que el estado haya estado ausente para ella. 

He leído que en alguna ocasión se ha definido como un "bicho raro" ¿Por qué?

Porque hago las cosas a mi modo, si todo el mundo va por un camino pero yo creo que hay que ir por otro para conseguir mejores resultados, voy por donde yo creo. Aunque sea más difícil, más complicado y aunque requiera más sacrificio.

¿Te costó que te respetaran?

Al principio sí, pero ahora no. En la Fundación cuidamos mucho la ética y la perseverancia.

¿Cuál ha sido, hasta ahora, la mayor satisfacción que le ha dado su labor humanitaria?

Todas las niñas que han salido del riesgo de muerte y pobreza, a todas a las que hemos podido ayudar y que son como mis propias hijas. Hay un refrán que dice "una golondrino no hace verano", pero yo tengo cientos de golondrinas. Ver el logro de ellas es para mí un logro personal.

¿Cuáles son sus próximos retos?

Estamos replicando nuestro modelo escaladamente porque este modelo tiene que tocar a muchas más niñas en América Latina.

Ceapi

Bettina Bulgheroni, presidenta de 'Educando': "Me emociona la gratitud"

Reconocida filántropa, Bettina destaca por su compromiso con la educación como herramienta de desarrollo y erradicación de la pobreza.

Olga Tamarit | Woman.es

¿Cuál es la misión de la Fundación Educando?

Es una Fundación sin ánimo de lucro que intenta ayudar a personas que están en la línea de pobreza o bajo la línea de pobreza. Nació en el año 2000, con el desafío de brindar a través de la educación no formal una oportunidad de capacitación, crecimiento y mejora en la calidad de vida a los integrantes de las comunidades que más lo necesitan en nuestro país, Argentina.

¿Qué fue lo que le hizo entender que una labor así era necesaria en su país?

A partir de la crisis económica del año 2000 nos damos cuenta de que debemos ayudar y qué mejor que con la educación. La educación es algo que no te pueden quitar y además es algo con lo que dar dignidad y orgullo a las clases más maltratadas. Mediante el programa educando sobre Ruedas llegamos a los lugares más remotos del país con un Aula móvil equipada con 15 ordenadores conectados a internet, pero nos dejamos guiar por las necesidades de la gente, escuchamos lo que tienen que decirnos y adaptamos los cursos a ellos. Por ejemplo, nos han pedido cursos de peluquería canina, de arbitraje, alfabetización...

¿Cómo nació en usted esa inquietud? ¿Siempre tuvo esa vocación por la educación, tuvo claro que era importante para hacer cambios reales? 

Desde que era adolescente con 12 o 13 años iba a catequesis con los jesuitas y quise ayudar desde muy pequeña.

Cuéntenos alguna historia que len haya impactado.

Conocí a una señora sumamente pobre, pero que aún así donaba toda su ropa a una comunidad que tenían aún menos que ella. Ella me enseñó que no es necesario tener dinero para ser solidario, que lo importante es tener corazón. A veces un beso es más importante que el dinero, mucha gente es lo que necesita; cariño, escucha.

¿Cómo es la situación de las mujeres, de las chicas jóvenes en Argentina?

La mujer ha avanzado mucho, en Argentina son muy respetadas y ocupan lugares muy importantes dentro de la sociedad argentina. Un tema que nos preocupa mucho desde la Fundación es el de la violencia de género, pero a nivel laboral creo que tenemos las mismas oportunidades.

Usted se ha recorrido el país de arriba abajo. ¿Qué ha aprendido en esos viajes?

Con lo primero que me encontré fue con mucha desconfianza, en los lugares más desfavorecidos tienes que trabajar mucho más en este sentido. Cuando empezamos vimos muchos problemas con el alcohol y las drogas, con familias desestructuradas. Pero a medida que generas confianza y la gente comienza a hablar contigo encuentras mucha gratitud. Los que menos tienen son aquellos que poseen el corazón más grande

Es usted madre, ¿qué lecciones de solidaridad y esenciales de la educación y solidaridad ha tratado de inculcar en sus hijos?

La mejor educación que les puedo dar es con el ejemplo. Me acompañan muchas veces con la Fundación y el más pequeño está implicado en el programa de deportes. Pero el mejor ejemplo es que caminen conmigo, que sepan mirar a los costados para ver que hay más realidades que la suya.

Decía Eduardo Galeano que mucha gente pequeña en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo. ¿Está de acuerdo?

Totalmente. Creo que con ayudar a una persona ya es importante, porque ella puede ayudar a otra.

Es empresaria, conductora de TV y preside la Fundación Educando y madre de tres hijos. ¿Cómo compagina todas estas facetas?

Estoy muy bien organizada, disfruto de las cosas que hago y me gustan mucho todas mis facetas. 

Agnès Varda en una foto de 1966. | Robert R. McElroy / GETTY

Por qué es importante que Agnès Varda haya ganado el Premio Donosti

Quizá no es una estrella del cine al uso, pero esta directora franco-belga ha hecho mucho más de lo que piensas por ti.

Olga Tamarit | Woman.es

Agnès Varda tiene 89 años y lleva más de 60 años dirigiendo decenas de películas, entre ficciones y documentales. Se le considera historia viva del cine y precursora de la Nouvelle Vague, pero su modestia se refleja en el comentario que soltó al recoger el galardón: “He visto la lista de Premios Donostia pasados y todos son estrellas. No sé si es la primera vez que se lo dan a una persona marginal, honesta, pero que no gana dinero. No es el hecho de ser mujer lo excepcional, sino ser una cineasta especial”, define.

Parece que este es el año de Varda, que también recibirá el Oscar honorífico en la edición de 2018.

Agnès Varda llevó a San Sebastian 'Caras y lugares', su último documental, presentado en Cannes este mismo año. La cinta, en colaboración con el fotógrafo y artista gráfico urbano J R, presenta un recorrido en furgoneta que imprime fotos a gran escala de los lugareños que van conociendo. Las fotografías se pegan en las viviendas creando murales que homenajean a la gente de la Francia rural.

Jose Ignacio Unanue / CORDON

Financiada en parte con crowdfounding, Varda reconoce que el precio de su libertad es precisamente las dificultades de financiación. “Preferiría que me diesen dinero en vez de premios, siempre he tenido dificultades. A veces se piensa que por ser conocida es fácil, pero para nada. Pero el cine tiene que tener sentido y no simplemente dinero”.

Un nuevo capítulo de una trayectoria que abarca más de seis décadas, desde que iniciase su carrera, en plena explosión de la Nouvelle Vague. "Desde el principio, siempre he querido hacer un cine radical. La llegada de la Nouvelle Vague me sirvió para intentar trabajar la estructura, para crear en tiempo real con geografías reales. Y para intentar descubrir lo que el arte contemporáneo podía aportar al cine", ha explicado durante la rueda de prensa por la concesión del premio.

Vittorio Zunino Celotto / GETTY

Además de eso, Varda es pionera en la apertura a las mujeres de un universo, el de la dirección cinematográfica, hasta entonces cerrado para nosotras. "Sugerí a las mujeres que estudiasen cine. Les dije: 'Salid de las cocinas, de vuestras casas, haceos con las herramientas para hacer películas'". Ahora, ha dicho, se ha conseguido que haya muchas más mujeres detrás de las cámaras.