woman | El lujo de ser mujer

Flaminia Pelazzi

Descubre Siargao, la isla con forma de gota de Filipinas

Descubrimos Siargao, la isla con forma de gota que acoge a los amantes del surf de todo el mundo. Música, shopping, playas, vida nocturna… El paraíso.

Ester Aguado|Woman.es

El viaje desde España es largo, sí... pero el premio merece muchísimo la pena. Al pisar esta isla paradisiaca, a 800 km de la capital de Filipinas, Manila, todo el cansancio se difumina. Siargao no es solo uno de los mejores lugares del mundo para practicar surf. Rodeada de islotes de ensueño, playas de fina arena blanca y salpicada de grutas y pintorescos pueblos de pescadores, es un edén para los amantes de la belleza, de los paisajes, de la naturaleza en estado puro. Allí, el verde es más verde y el mar más azul... en Siargao vive la Filipinas más virgen, a pesar de que los resorts y restaurantes de General Luna, junto a la famosa ola Cloud 9, comenzaron a asomar tímidamente hace ya unos años. Bajo la todavía pequeña capa de turismo masivo, rincones como Bohol o El Nido esconden lugares espectaculares... Además, en esta isla nada lleva maquillaje. Siargao se mantiene bonita con el paso del tiempo, exuberante y rebosante de vida. 

Flaminia Pelazzi

Sin embargo, cuando consigues resistir el impulso de quedarte allí para la eternidad y la dejas, te das cuenta de su fragilidad y piensas con pena lo mucho que habrá cambiado cuando vuelvas. 

La Isla de las Palmas empezó a hacerse conocida en los años 80, cuando un grupo de surfistas dio con su ola más conocida, la Cloud 9. En 1992, saltó a la fama al celebrarse el primer campeonato internacional de surf en sus aguas. Desde ese momento, Siargao ha sido un lugar de peregrinaje de los amantes de este deporte, que encuentran en el Pacífico rincones ideales para surfear y muchísimo más. Por eso, su ambiente internacional y easygoing es único en toda Filipinas. Allí, todo el mundo encuentra su sitio. Con o sin tabla, Siargao te obliga a plantearte dejarlo todo: ¡Es tan tentador quedarse a vivir allí! 

Flaminia Pelazzi

Recorrerla en motocicleta es querer perderse para siempre en ella. No dejes de ir a las playas del norte como las de Alegría, Pilar o Burgos. La zona que va desde General Luna a Dapa por el mar también ofrece paisajes increíbles. No te pierdas las preciosas piscinas naturales de Magpupungko, el camino es el premio: las carreteras fluyen entre palmerales infinitos, manglares, pequeños ríos y pueblos de gente que te mira y saluda con afecto.

No dejes de perderte en los manglares y las lagunas de Carmen, un pueblo pesquero al oeste de la isla, y de visitar las islas vecinas; tendrás la posibilidad de conocer pueblos en los que raramente han visto a un turista. Naked (isla desnuda), Daku y Guyam son tres islas preciosas y casi desiertas. Daku es nuestra preferida: en ella te puedes pasar horas y pedir que te cocinen lo que hayas comprado en el mercado de General Luna por un módico precio. Vamos, como estar en el paraíso.

Ver 16 fotos

 

Marisa Morea

Lanzarote en erupción

Paisajes lunares, playas de ensueño y una gastronomía excepcional.

Laura Conde | Woman.es

1 Jameos Music Festival. Los Jameos del Agua, un espacio creado por el artista César Manrique a partir de una serie de jameos naturales en el interior de un túnel volcánico, acogen durante el verano un festival de música que trae a lo más florido del panorama electrónico internacional.

Arrecife-Orzola, s/n. 

Festival Jameos del Agua en Lanzarote. | D.R.

2 El Risco. Hermoso local de inspiración marinera, que presume de una de las mejores terrazas de la zona y de pinturas de César Manrique en sus paredes. Gran materia prima para una cocina de inspiración canaria en un entorno inigualable.

Montaña Clara, 30 (Famara).

3 Surf Kite en Lanzarote. En la bonita localidad de Famara, con casas blancas y ambiente surfero, encontramos esta escuela de kite surf que permitirá también a los no iniciados disfrutar de los placeres de las olas.

Vela Latina, 8 (Famara).

4 Lagomar. La que fue casa de Omar Sharif es ahora un bar-restaurante de un blanco impoluto repleto de rincones mágicos, cuevas que se integran en el espacio y una barra de cócteles ideal para disfrutar de la noche canaria.

Los Loros, 2 (Teguise). 

Castillo de San José en Lanzarote. | D.R.

5 Castillo de San José. Además del Museo Internacional de Arte Contemporáneo, esta fortaleza del siglo XVIII acoge también un recomendable restaurante con vistas al puerto de Naos y al Muelle de los Mármoles.

Calle Norte, 51 (Arrecife). 

6 Monumento al campesino. Otra de las obras de César Manrique en Lanzarote es este espacio en tonos verdes y blancos que cuenta con un Museo del Campesino y un restaurante de cocina tradicional canaria.

Ctra. de Arrecife a Tinajo (Mozaga). 

c | D.R.

7 El Chupadero. En una hermosa casa restaurada con un gusto exquisito, con vistas a las Montañas del Fuego, podremos degustar una notable cocina tradicional canaria, con cócteles, música en vivo y ambiente bohemio.

La Geria, 3 (Yaiza).

8 La Tegala. Ubicado en una antigua casa campesina con más de 200 años, este restaurante es uno de los lugares en que mejor se come en Lanzarote. Alta cocina creativa canaria a cargo del chef Germán Blanco, con unas vistas increíbles.

Ctra. Tías - Yaiza, 60. 

9 Hotel La isla y el mar. Un hotel boutique de diseño, sostenible y construido con piedra volcánica. 81 suites, chill out, restaurante, centro de belleza, servicio exquisito... aquí todo está pensado para descansar de verdad.

Reina Sofía, 23 (Puerto del Carmen). 

Playa del Papagayo en Lanzarote.  | D.R.

10 Papagayo. Uno de los chiringuitos más cool de España se encuentra en la playa del Papagayo, un lugar de aguas cristalinas y difícil acceso ideal para desconectar del mundanal ruido. Conviene visitarlo cuando cae el sol.

Playa del Papagayo, s/n. 

El recóndito puerto de Es Caló, uno de los rincones que no puedes dejar de visitar. | tugores34 / ISTOCK

Descubre Formentera, la isla eco y cool

Aguas transparentes, pueblos con encanto, grandes arenales... El paraíso existe.

Marta Bonilla |Woman.es

La obligatoriedad de llegar por mar desde Ibiza ha permitido que Formentera conserve ese espíritu de isla tranquila y feliz. La travesía entre las dos islas es corta, apenas 11 millas, pero en verano este paso se convierte en el más frecuentado del Mediterráneo, con cientos de barcos que cruzan cada día desde la Pitiusa mayor para fondear frente a las playas de Ses Salines y S’Espalmador, constituyendo uno de los paisajes más fotografiados y típicos de Formentera. Es la imagen del lujo que convive con el espíritu hippie, heredero de aquellos que se instalaron aquí en los setenta y cuya huella sobrevive en versión chic.

Los puertos y calas con pequeñas barcas de madera contrastan con el paisaje de Ses Illetes, donde en verano recalan los barcos más espectaculares del Mediterráneo.  | NaturaWorld / ALAMY

Este es el lugar de España con más proporción de playa por metro cuadrado y muchas, como Ses Platgetes y Ses Illetes, aparecen cada año en los rankings de las mejores del mundo. Sus grandes arenales contrastan con las aguas turquesas y transparentes, cuyo secreto está en la pradera de posidonia que rodea la isla, declarada patrimonio natural de la Unesco en 1999.

Las casas encaladas y las buganvillas forman parte del paisaje.  | D.R.

Formentera va camino de convertirse desde entonces en la isla más eco y sostenible del Mediterráneo. El gobierno insular tiene la aspiración de convertirla en la primera por la que circulen una mayoría de coches eléctricos. El nuevo E-Mehari, recargable y full electric es el embajador de esta iniciativa, en la que hay algo de revival, porque por los caminos de Formentera aún te cruzas con antiguos Citroën Mehari naranja y verdes ácido, que dejaron de comercializarse hace 30 años. Y es que Formentera alienta la nostalgia. A pesar del bullicio veraniego, quedan lugares donde parece que el tiempo se ha detenido, como el mítico Blue Bar fundado en los 70 y en el que igual te cruzas con el cineasta Roman Polanksi que con la modelo Eugenia Silva, que tiene casa cerca. 

Los E-Mehari, descapotables, junto a la Torre de S’Espalmador.   | Germán G. Lama

Hechos a la medida de Formentera, los Mehari son vehículos playeros, con espíritu desenfadado (descapotables, se limpia la carrocería y el interior con una manguera) e ideales para recorrer de un modo confortable y eco este pequeño paraíso, que mide veinte kilómetros de largo por dos de ancho y posee 132 kilómetros de rutas verdes a las que pronto solo podrán acceder los coches no contaminantes. A través de la ruta verde 8 llegas al Faro del Cap de Barbaria, que emerge con el mar de fondo a través de una carretera desértica y que Julio Medem inmortalizó en “Lucía y el sexo”.

nito100 / ISTOCK

Y por la 29, al Faro de la Mola, uno de los lugares más emblemáticos de la isla. Muy cerca, no dejes de visitar el Hippy Market, el mercadillo más conocido, donde comprar vestidos hippies y bisutería étnica, mucho más acordes con la estética de este lugar que los tacones y las joyas. Las mejores tiendas las encontrarás en Es Pujols y Sant Francesc. No te pierdas las que venden quimonos, caftanes y chales pintados a mano. Si hay un momento del día en el que todo el mundo está haciendo lo mismo en Formentera es la puesta de sol. No hay nadie que no mire al horizonte. Para contemplarla de forma tranquila, dirígete al Cap de Barbaria o a Sa Pedrera, con Es Vedrà enfrente. La más marchosa: en la playa de Migjorn, en el chiringuito El Beso. Como dicen los de aquí, nada más irte ya sueñas con volver.

El nuevo E- Mehari está preparado para llegar hasta la orilla del mar. | Germán G. Lama

EN TU AGENDA

Hotel Es Mares. En San Francesc. Estilo mediterráneo, acogedor y con servicio para cargar coches eléctricos.

Gecko Hotel & Beach Club. Lujoso hotel de playa, con bungalós y jardín para el atardecer. Hacen retiros de yoga.

Pizzeria Macondo. Sus riquísimas pizzas son famosas entre quienes viven y veranean aquí.

Juan y Andrea. Uno de los restaurantes más famosos de la isla, junto a Es Molí de Sal, frecuentado por quienes bajan de los yates que fondean frente a Ses Illetes.

MarlacaRestaurante con terraza y jardín, deco rústica y cocina fusión. Exquisito.

Café del Lago. Junto al puerto de La Savina, un clásico para el desayuno, con riquísimos cruasanes.

El muelle de Río Tinto, situado en el río Odiel y construido en el siglo XIX siguiendo el modelo de la Torre Eiffel. | Francisco Manuel Delgado Fernandez

Huelva, paraíso cercano

En este pequeño rincón de Andalucía presumen de tener la mayor reserva natural de Europa, el parque de Doñana, playas casi vírgenes y el tesoro gastronómico nacional, el jamón de jabugo. ¿Te lo vas a perder?

Pilar Arranz | Woman.es

Hace tiempo que los buscadores de playas paradisiacas lo venían advirtiendo: algunas situadas en Huelva estaban entre sus favoritas. Los más de tres kilómetros de arena de dorada y fina de la playa del Portil, rodeada por la Reserva Natural del mismo nombre, dejaba boquiabiertos a los que solo desean un trocito de mar y un poco de sol para ser felices. Islantilla, Matalascañas o el Rompido se suman a la lista de las más solicitadas por bellas y tranquilas. Y ese encanto natural fue uno de los primeros alicientes que convirtió a la provincia andaluza en destino de los que buscaban pasar unos días de relax rodeados de belleza. Eso fue el primer reclamo, porque Huelva esconde tesoros que nadie debería perderse. Aquí descubriremos unos cuantos. 

LuisPortugal / ISTOCK

DOÑANA, EL REGALO MÁS BELLO

Décadas atrás, la Unesco descubrió que este Parque Natural merecía ser protegido y le otorgó el título de Patrimonio de la Humanidad. Entre los espectaculares paisajes, destaca el sistema de dunas en movimiento que se sitúan entre Matalascañas y la desembocadura del río Guadalquivir. Este fenómeno ha creado más de 25 kilómetros de una increíble playa virgen de arenas blancas. Destaca también la duna fósil de Asperillo, con más de 30 metros de altura; o ya en la costa, el acantilado del mismo nombre formado por areniscas entre naranja y ocre debido a las aguas ricas en óxido de hierro que manan de sus rocas. 

Flamencos en el Parque Natural de Doñana y playa de Matalascañas, un oasis donde perderse en cualquier época del año. | D.R.

Los animales también han sucumbido a su encanto, así, Doñana se ha convertido en un santuario donde estudiar más de 300 especies de aves diferentes al año. En algunas épocas se observan grandes bandadas de garzas o flamencos que migran a otras tierras, un espectáculo de belleza única. 

RÍO TINTO, DE LA MINERÍA AL TURISMO

La fama de su litoral ha eclipsado otros puntos de visita obligada. En el interior de Huelva destacan la sierra de Aracena y los Picos de Aroche, donde se elabora el mejor jamón del mundo, con su propia denominación de origen. Y, por sorprendente, no podemos pasar por alto el Paisaje Protegido de Río Tinto, el mayor yacimiento minero a cielo abierto de Europa. Parece de otro planeta, con su color rojizo, proveniente de sus aguas repletas de minerales, y su peculiar perfil geográfico que, en algunos puntos, parece cincelado por la mano de algún escultor. A la espectacularidad del paisaje se suman los elementos asociados a la minería, que se mantienen intactos desde hace siglos, como la Peña del Hierro, con su lago multicolor, el tren que transportaba el mineral, el Museo Minero o los pozos de extracción. 

jarcosa / ISTOCK

EMBRUJO ROCIERO

Cada año, la romería del Rocío pone en el punto de mira la pequeña aldea onubense del mismo nombre, en el término de Almonte. Pero no solo los fieles de la Blanca Paloma caen rendidos a este singular lugar. Rodeada del paisaje marismeño de Doñana, las calles vestidas de albero, los caballos trotando por doquier, las casas encaladas y las sedes de las Hermandades, la pequeña localidad del Rocío bien merece una visita por su singularidad. 

Ermita del Rocío en Almonte, un lugar de peregrinaje en el que se une la devoción y la fiesta.  | José Antonio Moreno

NOS COMEMOS HUELVA

El broche de oro de cualquier viaje es una mesa con buenos manjares. En Huelva, del mar sorprende el sabor único del atún rojo, los chocos o la fina gamba blanca. Pero, el rey de la gastronomía local es el jamón ibérico que aquí tiene su propia denominación de origen. Los cerdos de raza ibérica se crían en condiciones especiales en las sierras de Aracena y Picos de Aroche, cuyas dehesas han sido reconocidas Reserva de la Biosfera por la Unesco. Se curan y elaboran de forma tradicional para conseguir uno de los mejores jamones del mundo. Nos quedamos con este buen sabor de boca en esta visita a una tierra que enamora. 

El Hotel Barceló Punta Umbría Mar mantiene la construcción típica andaluza. | © EduardoMConde/Barceló Hoteles

DÓNDE ALOJARSE

Para mantener la magia que hay en cada rincón de esta provincia, nada mejor que descansar en un lugar que aúna los encantos de la zona. El hotel Barceló Punta Umbría Mar está situado en un entorno inigualable, al pie de una maravillosa playa virgen, entre la Reserva de Marismas del Odiel y el Paraje Natural de los Enebrales. 

El edificio mantiene la arquitectura de estilo andaluz, con fachada de colores cálidos y bellas terrazas para aprovechar la bondad del clima. Además, cuenta con una zona de relajantes camas balinesas con fabulosas vistas al mar y a las playas vírgenes; las mismas que se vislumbran desde las habitaciones, lo que supone un aliciente para el huésped. 

Los espacios comunes están inundados de luz y ofrecen vistas a unos bellos parajes naturales. | Claus Brechenmacher & Reiner Bau

El apartado gastronómico, tan importante cuando se está de vacaciones, se ha cuidado de forma muy especial. La cocina típica andaluza está muy presente pero, para contentar a todos los paladares, no faltan recetas internacionales elaboradas con mimo. 

La última baza que guarda este hotel viene en forma de actividades: desde el spa (con piscina de hidromasaje, sauna, baño turco y un completo menú de masajes), pasando por el campo de golf o el programa de animación, con numerosas ofertas deportivas y de diversión tanto para adultos como para niños. 

En definitiva, un refugio especial en un entorno único del que será muy difícil despedirse

Tags:

viajar