woman | El lujo de ser mujer

Foto: IMDb

Según un estudio, casarse entre los 28 y 32 años reduce la posibilidad de divorcio

Marta Nieto | Woman.es

El día de tu boda ha de ser uno de los más importantes de tu vida. Nada puede fallar, ni la edad con la que hacerlo. Por eso un estudio de la Universidad de Utah y llevado a cabo por el investigador Nicholas Wolfinger demuestra que para reducir las posibilidades de divorcio la boda ha de ser entre las edades comprendidas de 28 y 32 años, ambas inclusive.

La mecánica es muy sencilla: estudiar, conocer a alguien, empezar con el una relación y por fin el día de tu boda. Todo este recorrido lleva su tiempo así que no se debe ampliar ni acortar demasiado ese intervalo racional. El sociólogo afirma que hay un rango de edad óptimo para el matrimonio duradero - y no se debe esperar demasiado tiempo. Él encontró que la probabilidad de divorcio es más baja cuando la boda es entre los 28 y 32 años.

Para dar estos parámetros el investigador analizó datos del Centro de Control de Enfermedades y la Encuesta Nacional de Prevención de Crecimiento Familiar entre los años 2006 y 2010 para obtener resultados fiables y acordes a la sociedad actual. Además añadió que después de los 32 años, la probabilidad de divorcio sube un 5%. Es decir que a partir de los 32 años la curva empieza un crecimiento en cuanto a posibilidades de divorcio se refiere.

Al investigador Wolfinger le han salido detractores de esta medida ya que si se casa después de la edad de 32 significa divorcio asegurado. Hay muchos más parámetros que analizar de los que tuvo en cuenta Nicholas Wolfinger.

A pesar de todo, el rango que propone el investigador, es un baremo lógico ya que a esas edades una persona es madura y sabe lo que quiere en todo momento. Pero si ya has pasado la edad tope, no te preocupes. Nunca es tarde si la dicha es buena.

Foto: Instagram | @intimissimiofficial

Todo lo que debes saber sobre la 'viagra' femenina

Marta Nieto | Woman.es

En Estados Unidos ya se ha aprobado su venta, pero ¿sabes todo acerca de este nuevo fármaco? Aunque parezca guardas mucha relación con la viagra masculina, esta nueva pastilla tiene grandes diferencias. Por este motivo debemos estar informadas, a pesar de que aún no se haya empezado a comercializar dentro de nuestras fronteras.

La viagra femenina es la primera píldora creada para tratar el descenso de la libido en las mujeres. Producida por el laboratorio norteamericano Sprout Pharmaceuticals la ha bautizado como Addyi y está específicamente diseñada para tratar el trastorno de deseo sexual hipoactivo, es decir, una bajada del deseo sexual en mujeres premenopáusicas.

¿Cómo saber si someterte a este tratamiento? Antes de determinar si la podemos usar o no, debemos conocer las causas de nuestro escaso apetito sexual. Debemos sopesar los pros y contras de este fármaco, como con cualquier otro tratamiento.

El debate sobre la viagra femenina está servido, pero hasta que llegue a nuestro país, empecemos a informarnos y a sopesar los pros y contras del tratamiento.

En la imagen, Rebel Wilson, actriz y humorista conocida por su fina ironía sobre su aspecto. (Foto: Gtres)

La respuesta inteligente de una mujer a la que llamaron gorda

Araceli Ocaña | Woman.es

Te interesa:

· Tara Lynn: "Si eres grande, no tienes por qué querer parecer delgada."

· #PlusSizePlease, el movimiento para pedir más tallas en las tiendas.

· 6 modelos de tallas grandes a las que seguir la pista.

No suele ser habitual (por suerte, la Humanidad aún es lo suficientemente educada) pero en ocasiones algunas personas tienen que sufrir algún tipo de humillación por parte de desconocidos.

Lindsey Swift es una joven inglesa que entrenaba con su novio y cuyo "delito" fue hacerlo a pesar de tener sobrepeso. Eso molestó a alguien que la vio por la calle y decidió llamarla "gorda" a modo de insulto. Lindsey se contuvo y se guardó su respuesta para, finalmente, publicarla en su perfil de Facebook.

Una venganza tan inteligente que ya se ha compartido más de 16.000 veces en esta red social y que es todo un mensaje inspirador para aquellos que sufren acoso de algún tipo: el problema es, siempre, del otro.

"Una carta abierta al idiota que pensó que estaba bien molestarme con bromas sobre gordos mientras corría ayer.

Tu comentario fue una clara muestra tanto de tus ingeniosos comentarios como una proeza de comedia observacional. Soy, de hecho, una chica grande y soy, de hecho, preciosa. Gracias por darte cuenta. No estoy segura de a quién le estabas diciendo que estoy gorda, claramente tienes ojos, y las otras únicas personas presentes éramos mi novio y yo. Te aseguro que a pesar de tu preocupación, tengo un espejo, y mi novio ha visto mi cuerpo gordo ya que también tiene ojos. No se lo digas a nadie pero creo que quizá a él le guste.

Normalmente no suelo militar con estas cosas, los idiotas son idiotas. En cualquier caso, intuyo por qué comentarios como este podrían hacer que una persona menos segura de sí misma que yo dejase de correr, y eso es vergonzoso. Todos empezamos por algo.

Déjame dejar una cosa muy clara: no me avergüenzo de mi cuerpo. Eso nunca me ha impedido hacer lo que quiero. Mi cuerpo gordo ha hecho cosas que tú, asomado por la ventanilla de tu furgoneta blanca, todo un imán para las nenas, jamás podrías soñar. Mi cuerpo gordo ha nadado en aguas transparentes de Tailandia de las que tú probablemente solo has visto en la televisión. Ha vivido en países que no podrías siquiera soñar con visitar y ha sido parte de culturas que tú eres tan limitado de mente como para apreciar. Mis piernas gordas han escalado montañas en más de una ocasión. Mi gordo cerebro habla idiomas que tú probablemente no veas motivos para aprender, que es por lo que pasas el tiempo asomándote por la ventanilla de furgonetas dado que no tienes nada mejor con lo que ocuparlo.

Recientemente tomé la decisión de ponerme en forma ya que pensé que sería algo divertido y bueno para mi salud. No es que tenga que justificarme ante ti, pero tengo un objetivo de correr 10 kilómetros y lo conseguiré. Soy seis kilos más ligera de lo que era y puedo hacer un montón de cosas que no podía hacer antes. Me desconcierta que alguien pueda intentar desalentar ese tipo de esfuerzo. Perdona si mis suposiciones sobre ti son erróneas, pero solo tengo tus acciones para hacerlo. Si mi culo corriendo (bastante lento, debería añadir, estaba destrozada) te ofende y estropea tu viaje, intenta conducir con tus ojos cerrados hacia un poste.

Pero, ahora en serio, ahora que he escrito esto, lo siento por ti. Tu comportamiento no es normal, y tus modales dejan mucho que desear. Y lo que es más importante, te perdono. Allá va mi deseo de que cualquiera con un objetivo, gordo o delgado, no se vea afectado por cosas como estas. Sé que conmigo no ha pasado.

Arregla tu cerebro antes de abrir la boca.

Lindsey."

An open letter to the idiot who thought it was ok to heckle me with fat jokes on my run yesterday,Your comment was a...

Posted by Lindsey Swift on Friday, August 7, 2015

¿Es el aire acondicionado machista?

Aida Ortega | Woman.es

 

También puedes ver:

- 7 trucos para no pasar frío en la oficina

Que levante la mano quién vive esta situación a diario. Te levantas cada mañana sabiendo que fuera de casa el termómetro no bajará de los 30º grados, así que te vistes de verano. Sin embargo, llegas a la oficina y tras los calores de la carrera que te has pegado (sí, otra vez volvías a llegar tarde), comienzas a notar el frío del aire acondicionado. Y es que, llega un momento en el que el frío del aparato consigue que pierdes la noción de la estación en la que estas y que tengas que ponerte en busca de algún abrigo al que arrimarte. Por exagerado que parezca, este hecho se da en más ocasiones de lo que imaginamos. Y por lo visto en todo el mundo.

El New York Times publicaba el pasado mes un artículo en el que afirmaba que el aire acondicionado era una herramienta machista ya que se ponía a una temperatura indicada para que los hombres, con traje, no pasaran calor durante las jornadas de verano. Basándose además en un estudio que afirmaba que este aparato se regulaba para favorecer el metabolismo del género masculino. Con esto comenzó la discordia y el debate, ¿deberíamos tomarnos como algo personal la temperatura a la que se pone el aire acondicionado?

Otro artículo, escrito por una mujer, en el portal Refinery 29 afirma que esto es una exageración y que no debería llevarse tan lejos. Asegurando que el aire está a una temperatura con la que poder mantenernos en un entorno agradable y poder trabajar mejor sin el sofocante calor.

Dos puntos de vista contrarios sobre un curioso tema...