woman | El lujo de ser mujer

Las mujeres que duermen más también tienen… más sexo

Deberías leer esto y iros rápidamente a la cama.

Paola Lei | Woman.es

Si tienes problemas de sueño y te gustaría animar tu vida sexual empieza por arreglar tus problemas con Morfeo.

Según un estudio realizado en la Universidad de Michigan por cada hora de sueño se incrementa en un 14% las posibilidades de tener sexo al día siguiente.

Para llegar a esta conclusión los investigadores rastrearon los hábitos de sueño de 171 mujeres jóvenes durante dos semanas. La investigación demostró además que las mujeres que dormían más horas no solo tenían más sexo sino también de más calidad.

Al parecer mantener buenos hábitos de sueño refresca el ánimo e incrementa la energía y la concentración, además está relacionado con un incremento de la excitación y el deseo sexual.

En el estudio las mujeres que decían haber tenido mayor excitación sexual habían dormido una media de siete horas y 22 minutos. Como hemos dicho, por cada hora adicional de sueño las posibilidades de tener sexo al día siguiente crecían un 14%.

Las conclusiones son tan claras que el autor del estudio, David Kalmbach sugiere que las parejas que tienen una vida sexual pobre reduzcan sus horas de trabajo, planifiquen una escapada romántica y se dediquen a dormir a pierna suelta una temporada.

Tags:

sexo

¿Tu pareja necesita tomarse "un tiempo"? | nd3000 / ISTOCK

¿Te han pedido "un tiempo" en tu relación? Esto es lo que tienes que hacer para salvarla

Una pausa. Un tiempo. Un 'break'. Cuando alguien pide espacio en una relación, todos los malos presagios son pocos.

Paola Lei | Woman.es

Normalmente, pedir "un tiempo" en tu relación es un eufemismo para decir adiós. Sin embargo, los terapeutas de pareja no son tan pesimistas y creen que no tiene que ser necesariamente el principio del fin

 Si quieres que este tiempo que os vais a dar en la relación sirva para fortalecerla, debes poner en marcha tres 'tips'. Eso sí, siempre señalan que si hay una tercera persona, las cosas pueden ser más complicadas. Se trata de que ambas partes tengan las mismas expectativas sobre la relación, solo así una ruptura temporal podría ser beneficiosa.

Si una de las partes no quiere terminar la relación pero decide que, de momento, tampoco puede continuar, tomarse un tiempo puede ser una estrategia a medio plazo, no demasiado largo, si se tiene un plan de acción en la cabeza para arreglar las cosas.

1. Tener claro para qué se pide un tiempo.
¿Se necesita tiempo para aclarar las ideas, tal vez tu pareja necesite reconectar consigo mismo para estar más a gusto en la relación? Hay que establecer una meta clara y a corto plazo para que esto funcione. Si, por ejemplo, el propósito es saber si quieres o no estar en una relación, es conveniente que no haya contacto entre las partes hasta que se tome la decisión. Si hay un problema de infidelidad o de adicción al sexo y el terapeuta recomienda una separación –lo llaman separación terapéutica – se deben cumplir todas las citas con el terapeuta.

2. Pon límites claros y cúmplelos.
Discute cuánto tiempo durará la separación y si os vais a seguir comunicando y viendo. Es mejor evitar las sorpresas. No estaría mal que os dejarais también de seguir por las redes sociales para que la separación sea real. También habría que dejar claro si la separación abre la puerta a tener sexo casual con otras personas. Cuanto más claros estén los términos, mucho mejor.

3. Usa ese tiempo con sabiduría. 
Es decir, para observarte a ti misma y decidir si estás mejor solo o en pareja. Si en este tiempo observas que te sientes más tú mismo, quizás debas plantearte si debes estar o no en pareja. Si por el contrario, durante la separación valoras a tu pareja de otra manera y empiezas a revalorizar su presencia en tu vida, quizás debas regresar e intentar tener una relación de mejor calidad. 

Lecciones de sexo sin tabúes. | andresr / ISTOCK

Podemos amar a alguien y sentirnos atraídos por un tercero

Ciara Molina y Lara Antiquino nos explican que los españoles tenemos demasiados tabúes sexuales.

Paka Díaz | Woman.es

Ciara Molina y Lara Antiquino son psicólogas, expertas en sexología y terapia de pareja, y además las flamantes autoras del libro 'Sexo sentido, sexo vivido’ (Zenith) , todo un manual para aprender a olvidar tabúes y dedicarte, al fin, a disfrutar de tu sexualidad y, también, del amor, que no siempre van de la mano.

Ciara Molina, que además es una ‘influencer’ sexual con más de 1.600.000 de seguidores en Facebook, asegura que “el consejo principal es ser tú, dejar de esconderte. Conoce tu cuerpo para saber disfrutarlo y comunicar después a tu pareja cómo te puede hacer sentir mejor, sexualmente hablando". 

Ciara Molina, coautora de 'Sexo sentido, sexo vivido'. | Zenith

Para ello, lo ideal sería tener una educación sexual que debería empezar en la familia y ser complementada en la escuela, algo en lo que la sociedad española suspende clamorosamente según se desprendía en la segunda edición del Barómetro sobre salud reproductiva que la Federación Internacional de Planificación Familiar hizo de 16 países de la Unión Europea. El nuestro estaba en el grupo de cola.

Ciaria Molina y Lara Antiquino, autoras del libro 'Sexo sentido, sexo vivido'. | Zenith

"Lamentablemente sigue habiendo muchos tabúes y prejuicios en torno a la sexualidad y es algo sobre lo que se debe trabajar”, admite Molina que añade que “la sexualidad es mucho más que sexo, la sexualidad comprende: sexo, identidad de género, orientación sexual, erotismo, placer, intimidad y reproducción. Necesitamos conocerla en plenitud no solo para disfrutarla, sino para sentirnos realizados y aceptarnos tal y como somos”.

Para tratar de poner algo de luz en tanta oscuridad y que nos expliquen como desarrollar nuestra inteligencia sexual, hemos sometido a Ciara Molina y Lara Antiquino a un intenso cuestionario.

¿Cuál es el tabú más recurrente respecto al sexo en España?

En el sexo y la sexualidad hay tantos tabúes que sería muy difícil catalogar a uno solo como el más recurrente. El tamaño del pene, el orgasmo con penetración, llegar al clímax al mismo tiempo, la controversia de la masturbación teniendo pareja o que el deseo desaparece con la edad son algunos de los más populares, pero no los únicos.

¿Qué deberíamos aprender para disfrutar más y mejor del sexo?

Lo primero y fundamental es la educación sexual que enseña respeto hacia uno mismo y hacia los demás en su crecimiento psicosexual, hacia los propios ritmos, aceptando las distintas opciones que cada uno decide para sí. Incluye la afectividad, la comunicación y el descubrimiento, y facilita el entendimiento mutuo independientemente de cuál sea nuestra condición y nuestra forma de vivirla. Hablar de sexualidad humana o de educación sexual es hablar del propio desarrollo humano, de nosotros mismos. Con toda esta información y sobre todo, aceptación, podremos disfrutar más y mejor del sexo.

La portada de 'Sexo sentido, sexo vivido'. | Zenith

¿Porqué lo llamamos amor cuando queremos decir sexo y viceversa? ¿Hay mucha confusión?

Sí, sobre todo en la manera en que son entendidas las relaciones de pareja. Al inicio de la misma, en la fase de enamoramiento, se produce una revolución sexual en cada encuentro, las hormonas están en ebullición y el deseo sexual se encuentra en su máxima expresión. Pasada esta fase nos adentramos ya en el noviazgo o amor romántico (toma de consciencia del propio espacio, mejor conocimiento, autonomía de cada uno, etc.), el amor comprometido o de convivencia (combatir la rutina, negociación de roles, solución de conflictos, aumento del compromiso, lealtad o exclusividad, autoafirmación, etc.), el amor compañero (más amigable), colaboración (hijos, proyectos) y 'nido vacío' (los hijos se van de casa, cambios hormonales: menopausia y andropausia). Pues bien, se tiende a llamar amor solo a lo que es el enamoramiento, esa fase de locura donde todo es maravilloso y nos desconectamos literalmente de la parte del razonamiento, pero en realidad el amor empieza después, en el conocimiento de ambos, cuando la pasión ya no nos nubla la mente.

¿Se puede querer a alguien pero desear a otra persona?

Sí, totalmente. El deseo tiene que ver con la atracción física y sexual que tengamos hacia otra persona, en cambio el amor tiene que ver con desear el bien para el otro, independientemente de que esté con nosotros o no. Por tanto, podemos amar a alguien y sentirnos atraídos sexualmente por un tercero, no es incompatible, ya que dicha atracción tiene más que ver con la bioquímica del amor (revolución hormonal y de neurotransmisores que se da cuando nos sentimos atraídos por otra persona, sin tener nosotros control sobre dicha revolución) y no tanto con la intimidad, el compromiso o la pasión que tenemos dentro de la relación de pareja, lo que llamamos el amor consumado.

El trío de película del filme 'Dieta mediterránea'. | IMDB

Si tu pareja te dice que le pasa justo eso, ¿cómo deberías reaccionar? ¿Es una mala persona o simplemente un ser humano?

Catalogarla de mala persona por algo que no puede controlar no sería algo muy coherente, uno no decide sentirse atraído sexualmente por otro, simplemente se siente. En una pareja tiene que haber una buena comunicación, el manifestar que se siente deseo sexual hacia otra persona que no es nuestro compañero/a de viaje no tiene porqué ser algo negativo, dependerá de la interpretación que le demos. Si valoramos la confianza y la libertad de expresarlo como algo que nos sucede, nos permite poder valorar en qué punto se encuentra nuestra relación y si hay algo que debamos trabajar. También puede darse el caso de que el saberlo no suponga ningún desequilibrio, hay muchas parejas abiertas donde la fidelidad sexual no forma parte de su código relacional. En cambio, si vivimos las relaciones como de posesión o pertenencia, seguramente nos sintamos mal cuando nuestra pareja se sienta atraída por un tercero, pero ya estaríamos hablando más de problemas en relación a la autoestima de uno mismo, la mala comunicación entre ambos/as o el no establecimiento de límites que determinen la manera en cómo queremos vivir la relación.

Igual lo más importante no es la fidelidad…

Una cosa es sentirse atraído sexualmente hacia otro y otra muy distinta es tener relaciones sexuales con esa persona. Lo importante en la relación es la lealtad, es decir, que respetemos los acuerdos a los que hemos llegado como pareja.

GTRES

En estos tiempos parece que amamos casi poseyendo. ¿Qué os parece esa forma de amar-poseer?

Amar nada tiene que ver con la posesión. El amor es respeto, comunicación, libertad, compañerismo, etc. Cuando una relación se vive como una posesión entonces no amamos, dependemos emocionalmente de la otra persona. Nadie nos pertenece, somos seres únicos que decidimos elegirnos cada día. Es cierto que muchas parejas acaban desvirtuando el sexo, en el sentido de que lo utilizan como un sistema de recompensa o castigo: te portas bien, hay sexo, te portas mal, no hay sexo. Cuidado con esta manera de relacionarse porque la sexualidad es una expresión emocional más y no un medio para conseguir un fin, que sería algo más relacionado con la posesión, pertenencia o el cubrir necesidades individuales.

¿Qué importancia tienen nuestras hormonas en nuestras ganas de sexo?

Las hormonas, especialmente las sexuales, son un factor a tener en cuenta. Tanto en los hombres como en las mujeres que estas hormonas estén en la cantidad apropiada, ni en exceso ni en defecto, favorece y facilita que el deseo sea mayor y, por tanto, que nuestras ganas de sexo se mantengan presentes. A medida que avanzamos en edad, especialmente cuando llegamos a la me-nopausia en las mujeres y la andropausia en los hombres, estas hormonas disminuirán considerablemente; sin embargo, no será razón suficiente para que el deseo desaparezca. En este punto, se aboga más por la calidad de las relaciones sexuales que por la cantidad, por lo que, aunque las hormonas sí tengan importancia en lo que al deseo sexual se refiere, no son totalmente indispensables para que este se mantenga pues la comunicación, el afecto, la armonía o la complicidad en pareja, entre otros factores, influyen enormemente también en que el deseo sexual no se debilite.

¿Parejas sin sexo? | Deagreez / ISTOCK

¿Qué hacer si tu pareja te dice que te quiere pero no puede tener sexo contigo porque no siente ese deseo?

El deseo sexual es algo que está presente durante toda la relación siempre y cuando esta sea una relación saludable (el amor consumado del que hablábamos antes: intimidad, pasión y compromiso). Lo que sí es cierto es que este va cambiando con el paso del tiempo debido al proceso hormonal y la manera que tenga la pareja de relacionarse. El deseo sexual se puede trabajar de muchas maneras, principalmente combatiendo la rutina, hablando de sexo, descubriendo nuevas posturas, recorriendo el mapa erógeno de nuestro cuerpo, literatura erótica, pole-dance, etc. Así que si ambos/as descubren que éste ha disminuido, pueden buscar ayuda y volver a sentir aquello que perdieron.

¿Se puede amar y no desear?

La respuesta es sí, pero ya no estaríamos en un amor pleno por así decirlo. Según la teoría triangular de Robert Sternberg existen varias formas de relacionarse donde la pasión (deseo sexual) no ocupa lugar: cariño (intimidad), amor sociable (intimidad + compromiso) y amor vacío (compromiso). También las hay donde la pasión sí hace acto de presencia pero tampoco supondría un amor saludable: amor romántico (intimidad + pasión), encaprichamiento (pasión) y amor fatuo (pasión + compromiso).

Innova en tus relaciones. | stella_photo20 / ISTOCK

¿Somos el equivalente a nuestro equilibro hormonal?

Es innegable que las hormonas influyen en nuestro bienestar físico y emocional. Desde la pubertad, que es la fase de mayor revolución hormonal, jugarán un papel indispensable en nuestro equilibrio emocional. Concretamente en las mujeres suelen ejercer mayor influencia que en los hombres puesto que cada mes pasan por las diferentes fases del ciclo menstrual, fases que conllevan distintos de niveles de las hormonas implicadas y que, según la sensibilidad a estas fluctuaciones de cada mujer, hará que su estado de ánimo se pueda ver afectado. Lo mismo ocurre durante el período del embarazo: dado que es una periodo en el que las hormonas influyen tanto, pueden hacer que cada mujer lo viva de una manera y se vea más afectada por estas.

Por último, una pregunta para Ciara: como influencer y psicóloga sexóloga, ¿qué es lo que más te consulta la gente?

El principal problema que identificamos en consulta son las expectativas o prejuicios que se crean entorno a la sexualidad. A veces por creencias limitantes, otras por inseguridades propias, en ocasiones porque quieren tenerlo todo tan controlado que pierden el control… Es decir, los temas son muchos y muy variados, pero el nexo de unión está en la mala comunicación sexual que se tiene con la pareja. Sigue habiendo muchos sentimientos de vergüenza y culpa dentro de las relaciones sexuales y es necesario potenciar una buena educación sexual que nos ayude a conocernos mejor y expresarnos libremente, sin miedo a lo que puedan decir o pensar los demás. Eso supondrá un mayor disfrute sexual y, por ende, personal.

TRES CONSEJOS PARA SALIR DE LA RUTINA SEXUAL

1. Podemos empezar pensando qué es aquello que tanto nos divertía antes, qué planes eran con los que más disfrutábamos, cuál era nuestro restaurante preferido, dónde solíamos hacer alguna escapada… Trabajar la parte de ocio es una buena manera de empezar a introducir novedades y pueden servirnos de inicio las que antes nos gustaba hacer o podemos buscar otras nuevas para empezar a explorar.

2. En cuanto al sexo, es importante ampliar perspectivas y no reducirlo todo al abecé habitual. El sexo karezza (vale todo pero sin llegar al orgasmo) es una buena forma de conectar a nivel emocional y sexual despertando mayor interés el uno por el otro. Es una forma de relación sexual en la que el orgasmo queda excluido y su finalidad está en disfrutar del contacto íntimo con la otra persona. Se apuesta por la intimidad emocional permitiendo que la pareja conecte a un nivel más profundo y espiritual sin darle tanto valor a la parte más física.

3. Otra forma para combatir la rutina son los juguetes sexuales. Hay tantos en el mercado y tantas opciones para disfrutar con ellos que podremos realizar todo lo que estemos dispuestos a imaginar. Son recursos son muy útiles además de por la novedad, por las nuevas sensaciones que pueden despertarnos, por lo que solo se trata de decidir cuál queréis.

Tags:

sexo

Cuando el sexo no funciona. | Emir Memedovski / ISTOCK

¿Qué hacer cuando en una relación todo es genial … menos el sexo? 

¿Cortar por lo sano? ¿Buscar otra cosa? Esto es lo que dicen los expertos.

Paola Lei | Woman.es

Puede que al principio todo fuera de maravilla pero ya lleváis un tiempo desganados y metidos de lleno en un sexo de rutina, por compromiso o quizás ni en eso, quizá ya ni lo intentáis. Sin embargo, por todo lo demás estáis encantados. ¿Qué hacer? ¿Cortar por lo sano? ¿Buscar otra cosa? 

¿Problemas de pareja? | PeopleImages / ISTOCK

Los expertos y psicoterapeutas de pareja insisten en que hay que intentar salvar una buena relación. Aunque tome un poco de tiempo es posible recuperar la vida sexual de la pareja. Aquí te damos algunas pistas 

1. Descartar un problema de salud 
Si el sexo no es bueno porque duele porque causa ansiedad o por causa de alguna medicación hay que pedir ayuda para identificar la causa médica que puede estar detrás de la caída de la libido. Algunos medicamentos tienen este efecto secundario. 

2. Habla del asunto con tu pareja 
No es cómodo pero hay que hacerlo. Además la voluntad de mejorar este aspecto de la relación puede construir nuevos y mas sólidos vínculos en la pareja e incrementar la comunicación. No es bueno guardar silencios sobre un problema tan evidente de la pareja. 

Habla del asunto con tu pareja.  | fizkes / ISTOCK

3. Hazte fuerte en la cama 
Una vez que hayas hablado  y se hagan descartado los posibles problemas médicos, toma la cama, sé creativo, mantén la mente abierta y dale una oportunidad al otro. A veces solo se necesita un poco más de tiempo para jugar para que se vuelva a prender la llama del sexo. Renuévate, prueba nuevas posturas, juguetes sexuales. Si necesitas inspiración, aquí puedes encontrar juguetes y juegos de mesa para añadir picante a tu relación. Conviértete en una nueva persona en la cama. 

Innova en tus relaciones. | stella_photo20 / ISTOCK

4. Busca ayuda fuera 
Si aún así no conseguir remontar vuestra vida sexual pero seguís comprometidos con buscar un cambio la solución puede estar en un terapeuta que os pueda ayudar vuestros puntos muertos eróticos. A través de un profesional es más fácil ser honesto acerca de las cosas que no están funcionando y que podrían cambiar la relación a mejor.