woman | El lujo de ser mujer

La provocación de #ImNoAngel es mostrar el cuerpo

Araceli Ocaña | Woman.es

Un grupo de mujeres en lencería, sonriendo, posando juntas. ¿Es esto provocador? Si echamos un vistazo a la publicidad actual es, básicamente, lo habitual. Pero la cosa cambia si esas mujeres no rozan la delgadez: tienen michelines, grasa en sus muslos y, en definitiva, tienen cuerpos que también existen, también son reales. En este caso, al parecer, sí es provocador.

O así lo creyó una cadena norteamericana cuando, en 2010, censuró el anuncio de la firma Lane Bryant que, al parecer, no encajaba con las preferencias de su masiva audiencia. El tiempo pasó, mujeres de todo tipo ocupan ahora una mayor visibilidad pública (hace nada Madrid estrenó sus desfiles para tallas grandes en MFShow, ya entonces la modelo Tara Lynn, con su talla 42, anunciaba a WOMAN: "Si eres grande no tienes por qué querer parecer delgada") y la firma ha vuelto a atacar de nuevo.

Y lo hace con simpatía, mostrando en pantalla a mujeres que, efectivamente, pueden resultar provocativas, porque aparecen vestidas con la última colección de lencería de la marca, y utilizando un hashtag como título de la campaña: #ImNoAngel. Claro, no son 'ángeles' porque no anuncian Victoria's Secret. Una forma directa de dejar claro que nada tienen que ver con la famosa marca para la que desfilan Adriana Lima o Candice Swanepoel y que, por ello, en su momento vivieron este tipo de censura.

Pero, sin rencores, las modelos (Ashley Graham, Marquita Pring,Candice Huffine, Victoria Lee, Justine Legaultand, y Elly Mayday) desprenden confianza, seguridad en sí mismas y alegría: Jane Bryant (o su CEO, Linda Heasley, que quiere "traer al frente y focalizar que la belleza viene en todo tipo de formas y tallas) quería celebrar, precisamente, que mujeres de todo tipo tienen cabida tanto en publicidad como en el mundo de la moda (porque mujeres de todo tipo, al fin y al cabo, son las consumidoras). A ellas invita, además, a compartir sus imágenes con el lema/hashtag escrito en el espejo mientras se admiran en él.

La actriz lució un perfecto vestido blanco ajustado con encaje y zapatos nude.

Glamour en el evento Nuevas Latinas Living Fabulosa

Woman.es

La ciudad de Nueva York ha sido testigo del evento 'Nuevas Latinas Living Fabulosa' donde las caras más conocidas de Latino América se dieron cita para deslumbrarnos con sus mejores looks.

Gina Rodríguez, la actriz galardonada con el Globo de Oro por su papel en la serie 'Jane the Virgin' fue una de las más esperadas del evento. La actriz apareció con un perfecto vestido blanco ajustado con encaje y unos sencillos zapatos de tacón en color nude.

Si quieres ver quienes más acudieron a la fiesta, no te pierdas nuestra galería.

Según la campaña y su gráfica vara de medir, si sube hasta el cuello, eres una mojigata, de la vieja escuela. Si se acerca al sujetador, empiezas a ser una fresca y, a medida que baja, cosas aún peores.

¿Tú también te mides por la altura de tu escote?

Araceli Ocaña | Woman.es

¿Cuál es el largo de falda que has elegido, de fresca o de mojigata? ¿Y tu escote, a qué grupo pertenece?

La tarea de las asociaciones feministas, ahora que (por fin) es políticamente incorrecto tratar de otra manera a las mujeres por el mero hecho de serlo, es encontrar aquellas prácticas que están tan dentro de la cultura, tan interiorizadas, que apenas reparamos en ellas.

Ese ha sido, esta vez, el trabajo de la asociación suiza Terre des Femmes, que ha destapado una triste realidad: en cuestión de ropa, las mujeres nunca elegimos bien. Ni el largo de la falda, ni el escote, ni la altura del tacón. Nosotras mismas, de hecho, llevamos esta categorización por dentro.

Utilizando siempre la misma vara de medir (y nunca con un adjetivo positivo), la campaña, muy visual, ha dado ya la vuelta al mundo con el claim: "No midas a una mujer por su ropa." Pero, además de destapar el problema, ¿conseguirá erradicarlo?

La tercera edad está de moda

Mientras muchas se empeñan en declararle la guerra al inevitable paso del tiempo a base de bisturí, botox y photoshop, otras sacan partido a sus arrugas y a sus canas para demostrar que la belleza, la elegancia y el estilo no tienen edad.

C. Ávila | woman.es

Las firmas y los diseñadores se han dado cuenta y no tienen reparos en elegir para sus campañas a modelos que superan de largo la edad de jubilación.

Carmen Dell’Orefice. Tiene 84 años y lleva casi 70 de carrera como modelo. ha desfilado para Missoni, Yves Saint Laurent, Tierry Mugler, Stephane Roland… Ha posado para los más grandes fotógrafos (Richard Avedon, Irving Penn…) y ha sido imagen de firmas legendarias como Chanel nº 5 y Rolex. Su curriculum da vértigo y su prestigio no tiene fronteras. Una prueba: el pasado mes de febrero protagonizó su última portada, la de la revista L’Officiel de Azarbaiyán. ¿Jubilarse? Lo ha intentado tres veces, pero siempre ha terminado por volver al trabajo.

Daphne Selfe. Tiene 86 años y aunque empezó a trabajar como modelo a los 20 (faceta que combinó con otras como el cine y la danza) fue después de cumplidos los 70 cuando su carrera como maniquí pegó el gran pelotazo y su agenda está repleta como nunca antes. Se atreve con todos: ha protagonizado las campañas de Olay, Nivea o Dolce Gabbana, pero tampoco le echó para atrás participar en el videoclip del tema “Queenie eye” de Paul McCartney junto a Johnny Depp, Lily Cole, Meryl Streep y Jude Law.

Jacky O’Shaughnessy. Su debut en la moda (con 62) fue toda una declaración de intenciones: ¡Ser sexy no tiene edad! American Appareil la eligió como imagen de su línea de ropa interior y armada con una sugerente lencería de encaje, con su larga melena plateada suelta y adoptando las poses más desenfadadas dio sus primeros pasos en la profesión.

Jacquie Murdock. Soñaba con ser modelo, con desfilar en París o convertirse en la nueva Josephine Baker. Finalmente desarrolló toda su carrera profesional como bailarina en el Teatro Apolo de Harlem (Nueva York). Quién le iba a decir que cumpliría su sueño con 82 años (y 10 nietos) cuando Lanvin la escogió para una de sus campañas. “Nunca podría comprar el vestido que usé para la foto, cuesta 8.000 dólares. Lo compró Kim Kardashian”, declaraba con humor.

Linda Rodin. Fanática de Instagram y de las redes sociales, es una auténtica it girl de 66 años. Antigua estilista de celebrities de primera fila (como Adriana Lima y Halle Berry) y editora de moda en Harper’s Bazaar en los 80′s es hoy un referente de estilo para varias generaciones. Esta es una de sus frases célebres: “Si tienes 26 años, ya eres viejo en la industria de la moda, así que, ¿cuál es la diferencia de tener 66?”. Ninguna, debieron pensar las famosas hermanas Olsen que la ficharon para la campaña publicitaria de su firma, The Row.