woman | El lujo de ser mujer

CAMBIA EL CHIP1 Sonríe. Es sinónimo de confianza, levanta el estado de ánimo, nos hace sentir más seguras y relajadas. Tiene efectos de relajación muscular, liberación de endorfinas y activa las mismas áreas del cerebro que ciertos estimulantes.2 Acepta los cumplidos. Nada de falsa modestia. Los elogios nos hacen sentir bien, así que sonríe y da las gracias. Acepta su intención sin necesidad de devolverlo o negarlo automáticamente. Tampoco trates de clasificarlo o añadirle una segunda intención. 3 Olvídate de los estereotipos. Pueden frenar tus habilidades o capacidades. Por ejemplo; interiorizar el estereotipo ‘las mujeres no conducen bien’, puede llegar a bajar tu rendimiento e impedirte aprobar un examen de conducción, aunque dispongas de las aptitudes para hacerlo.

40 claves para sentirte mejor contigo misma

Tu confianza, seguridad y autoestima pueden reforzarse, paso a paso, sin acudir a un terapeuta. He aquí 40 gestos que ayudan a potenciar tu ‘yo’ más sano.

María Ripoll
Ver 9 fotos
¿Cuál es el conflicto del Sáhara Occidental?El Sáhara Occidental, una gran franja de costa situada en África, frente a Canarias, era una colonia española hace 75 años. Los recursos naturales que atesora –fosfatos, petróleo, gas y un importante banco pesquero– habían convertido esa árida zona en un deseado objetivo durante el siglo XX. En 1965, la ONU instó a España a que iniciara su descolonización, proclamando el derecho a la autodeterminación del pueblo saharaui. Ocho años después, ante el inmovilismo español, se funda el Frente Polisario para defender los derechos de los ciudadanos del Sáhara Occidental. En 1975, se firman en Madrid los Acuerdos Tripartitos (ilegales, según el derecho internacional): los españoles entregan el territorio a Marruecos y Mauritania a cambio de compensaciones económicas y políticas. Considerada hasta ese momento como una provincia española más, el Sáhara Occidental es invadido en 1976 por Marruecos (norte) con la conocida Marcha Verde, y por Mauritania (sur) –que cuatro años después abandonaría la ocupación, reconociendo el derecho de los saharauis a su propio territorio–. Desde entonces, se inicia el éxodo: miles de hombres y mujeres se ven obligados a abandonar su tierra ante la invasión y consecuente represión marroquí, para refugiarse en la frontera de Argelia. A la escasez de agua, luz eléctrica y alimentos se suman las difíciles condiciones climáticas que tienen que soportar en el desierto pedregoso de la región de Tinduf. Los refugiados saharauis instalan allí sus jaimas y día a día van organizando sus campamentos, junto con la ayuda internacional. El pasado noviembre se cumplieron 35 años del éxodo. Se calcula que 165.000 personas viven en los cinco campos de refugiados, mientras que 300.000 saharauis continúan aún en los territorios ocupados, soportando las continuas violaciones de sus derechos. En 1991, el Consejo de Seguridad de la ONU logra un alto al fuego entre el Frente Polisario y el ejército marroquí y se acuerda la celebración de un referendo de autodeterminación, que debería haberse celebrado en 1992.

Saharauis: historia de un abandono

Llevan 35 años en el exilio, en condiciones muy precarias. Marruecos no les concede la autonomía reconocida por la ONU desde 1975. ¿Sabes por qué?

Esther Aguado

Conectar con una misma, por Verónica Blume

Respirar. Más sencillo, imposible. Y al mismo tiempo, es todo un universo que nos abre muchos caminos por explorar. Para mí, este tema es la confirmación de que lo realmente poderoso de la vida reside en las cosas sencillas, en aquello que, de tan cerca como está, a menudo no lo vemos.

Verónica Blume

En mi camino personal, la respiración ha sido, seguramente, la herramienta que más me ha enseñado y la que aún continúa sorprendiéndome con su enorme poder transformador. Existen un sinfín de técnicas de respiración: respiraciones largas, cortas, inhalando en tres fases, exhalando en una; respiración de fuego; alternando fosas nasales… son solo algunos ejemplos. Con dedicación y entrega, estos ritmos internos son capaces de hacer bailar tu alma y conectarte con tu esencia más profunda, como si se tratara de una aventura contigo misma. Y es que cuando trabajas tu respiración, te das cuenta de que puedes ser mucho más de lo que crees. ¿Qué es lo que te aleja de tu verdad, de tu forma de ser auténtica?

Respiración consciente: Cada ciclo es único
Soy una entusiasta de muchas técnicas pero la que practico habitualmente es la respiración consciente, un término que muchos asocian a personas con ‘mucho tiempo libre’ y que pueden pasar horas con la mente en blanco. Nada que ver con la realidad. Consiste en respirar escuchando el ritmo interior y constante que nos acompaña siempre: respirar y darte cuenta del aire que tomas, de cómo te llena, de cómo puedes inhalar más y permitir que te toque por dentro. Y acompañar también la exhalación. Observar, vaciarte y crecer por dentro. Cada ciclo es único. Dejar que el movimiento de tu cuerpo y la respiración vayan de la mano. Nada más. Lo mismo que llevas haciendo toda la vida, pero con consciencia. Practicado con una actitud generosa, sin esperar nada a cambio y dándote permiso para sentir, es capaz de transformar cualquier situación cotidiana, de conectarte con tu momento presente, añadiendo dulzura donde jamás la imaginarías. No solo es una clave para vivir, también se trata de la llave para tu mejor vida posible. Vale la pena probarlo.

Se la conoce en el mundillo como la ‘Indiana Jones femenina’. Esta norteamericana, de padre español y madre cubana, reparte su tiempo entre sus investigaciones en Madagascar, su clases de antropología en la Universidad de Miami y su doctorado por la Stony Brook University. Ha sido nominada dos veces a los Emmy por su labor comunicativa. ¿Su objetivo? Que ningún animal más se extinga en el planeta.¿Se siente una aventurera?Cuando estoy en la selva y las cosas se ponen difíciles –se ha acabado la comida, no hay agua y he cogido parásitos–, es cuando estoy más feliz. Para mí, esto no es un trabajo, es lo que soy. Pero siendo esposa y madre de dos niñas de dos y cinco años, ¿no tiene el corazón partido?Si me siento una persona completa, soy mejor madre. Ahora solo paso unos tres meses al año en la selva... además, su padre –un alemán directivo de Leica– las cuida muy bien. Me ven en el programa ‘Everyday Explorer’, de National Geographic Channel, y les hace mucha gracia.

Mireya Mayor, de otra pasta

Esta exploradora, primatológica y conservacionista se asoma a las cámaras de National Geographic para mostrarnos otro mundo.

Ester Aguado

Esta exploradora, primatológica y conservacionista se asoma a las cámaras de National Geographic para mostrarnos otro mundo.