woman | El lujo de ser mujer

Si quieres mejorar tu memoria sube a un árbol, lo dice la ciencia

Paola Lei | Woman.es

Ya sé que es sorprendente pero la clave para recordar dónde has dejado las llaves del coche no está, como te han dicho tantas veces en hacer memoria y tratar de recordar todo lo que hiciste antes del terrible momento en que te diste cuenta de que otra vez habías perdido las llaves. No. Según el último estudio científico firmado por un equipo de investigadores de la Universidad de North Florida, nada de eso serviría para mucho.

En cambio, sus investigaciones muestran que si usted sube a un árbol o hace equilibrios sobre una viga sus habilidades cognitivas, entre ellas su memoria, mejorarán de un modo significativo.

Estos dos movimientos clasificarían como actividades proprioceptivas y dinámicas. La propriocepción es la percepción inconsciente de un movimiento de orientación espacial que produce un estímulo en el organismo, la parte dinámica se añade cuando este esfuerzo se combina con otro elemento como moverse, andar o intentar seguir una ruta en un mapa.

De acuerdo con los resultados de la investigación que hizo subir a un árbol o caminar sobre una viga a varios voluntarios, dos horas después su capacidad de memoria de trabajo se había incrementado un 50%, lo cual supone una mejora significativa.

Así que si tiene a la mano algún árbol intente subirse de vez en cuando. Es muy bueno para la memoria. Con un poco de suerte no volverá a perder las llaves del coche.

IMDb

¡Una buena noticia! El sexo de una noche interesa por igual a los hombres y a las mujeres

Paola Lei | Woman.es

Te interesa:

· ¿Qué está pensando un hombre cuando se mete en la cama contigo?

· ¿Cómo lo hacemos? Los hombres y las mujeres tenemos deseo sexual a distintas horas.

· ¿Cuál es tu actitud poscoital?

Desde tiempo inmemoriales las teorías evolutivas y la sabiduría popular han estado de acuerdo en afirmar que eran ellos los únicos que se beneficiaban de tener sexo casual con una desconocida, y que ellas tenían más que perder en estas aventuras por el riesgo de embarazo y solían rechazar más las invitaciones al sexo. El origen de esta creencia está en un estudio realizado en 1989 en el que se comprobó que, efectivamente, los hombres aceptaban más las invitaciones a tener sexo con desconocidos que las mujeres.

Sin embargo, otros académicos alemanes, de la Universidad de Johannes Gutenberg, decidieron revisar esas teorías, al comprobar que en todos los experimentos que se habían hecho había riesgos de seguridad para las mujeres si aceptaban esas invitaciones. Tanto el contexto como el sitio en que se había realizado las invitaciones sexuales casuales a mujeres no eran seguros. Así que decidieron corregir ese sesgo y averiguar si las mujeres aceptarían en la misma medida que los hombres, una invitación sexual de un desconocido si en ella no viera riesgos para su seguridad.

Y para ello metieron al laboratorio a 60 hombres y mujeres heterosexuales con la excusa de probar una web de citas online. Por separado se les enseñaron fotos de una persona del grupo y se les dijo que podría estar interesada en una noche de sexo sin compromiso. Se hizo indistintamente con hombres y mujeres y se les dejó actuar. Todos estaban en la misma sala. Los científicos observaban desde fuera.

Y lo que encontraron los científicos fue que tanto hombres como mujeres fueron a buscar sexo con esa persona que estaba potencialmente interesada. No hubo ninguna diferencia entre unos y otros, una vez que las mujeres sabían que estaban en un lugar seguro, donde estaban fuera de peligro.

El mensaje del estudio que los científicos quieren expandir por el mundo es que una vez eliminados los juicios sociales y los riesgos de seguridad, las mujeres están igual de dispuestas que los hombres a tener una jornada de sexo sin compromiso. Lo que sugieren los académicos a los chicos es que desplacen sus propuestas sexuales a lugares seguros que no supongan ningún riesgo de seguridad para ellas. Ellos los llaman “ambientes sexuales positivos”. Y con toda probabilidad no se refieren a un bar a las seis de la mañana. Tomen nota.

@ivolazarophoto / INSTAGRAM

7 razones por las que es necesario desconectar en vacaciones

Marta Nieto | Woman.es

Te interesa:

· Vacaciones sin estrés. Así se hace.

· ¿Por qué te pones enferma en vacaciones?

· Es verano: esta es la guía para no discutir con tu madre

Estamos en tiempo de vacaciones. Era lo que más ansiábamos durante el año. Tiempo libre para nosotros, para hacer lo que nos apetezca, viajar, estar con amigos, hacer el vago,... Quizás los más afortunados disfruten de más de un mes de vacaciones pero hay mucha gente que estamos menos días. Entonces ¿por qué dedicar este corto periodo pensando o haciendo cosas para el trabajo?

De acuerdo con un estudio de investigación realizado por Oxford Economics, los estadounidenses terminan por perder unos cinco días de vacaciones. Pero al resto del mundo nos pasa igual. Y esto es por que no desconectamos del todo. No apagamos el móvil, atendemos llamadas, incluso nos llevamos la tablet o el portátil en la maleta 'por si acaso'. Pensamos que estamos haciendo lo correcto, que es mejor no desconectar del todo por si nos necesitan y para no perder el entrenamiento a nuestra vuelta, pero en realidad estamos más equivocados de lo que pensamos.

Para remediar esta situación, algunas compañías ofrecen tiempo de vacaciones ilimitada o pagan un incentivo: Evernote le da 1.000 $ a cualquier empleado que toma, por lo menos, una semana fuera, en unas vacaciones de verdad. Los efectos de esto se ven rápidamente, como el impulso de la productividad, el aumento de la moral, y la disminución de los costes en problemas de salud.

Mientras que muchos de nosotros nos sentimos como una pieza fundamental en el funcionamiento del trabajo, es también fundamental darse un descanso. Así que disfruta de unas vacaciones de desconexión total. Serás un empleado mejor a tu vuelta gracias a estas 7 sencillas razones:

1. Tendrás una mejor salud. El tiempo libre es crucial para algo más que la salud mental. El estrés en el trabajo puede dañar otros órganos. De acuerdo con un estudio del corazón de Framingham, tomar unas vacaciones cada dos años, frente a cada seis años reduce el riesgo de ataques al corazón o enfermedades coronarias del corazón. No te lo pienses y pide más días a tu jefe.

2. Las relaciones se fortalecen. Las vacaciones familiares contribuyen positivamente a la unión, comunicación y solidaridad con ellos. Disfruta del tiempo que pasas con tu pareja, tus hijos, tus padres, hermanos, amigos,... Estos recuerdos que se crean pueden ayudar a impulsar los lazos positivos durante el resto del año, cuando estamos tan ocupados con el trabajo y no tenemos tiempo para nutrir esas relaciones.

3. Disfrutar del aire libre. Aprovecha el tiempo lejos de la silla de escritorio, correo electrónico, teléfono de la oficina y mensajero - y explore su destino a pie. No sólo es el ejercicio al aire libre sino también una vista única del lugar de vacaciones. Déjate llevar.

4. Dormirás mejor. Si te habitúas a dormir más y mejor durante las vacaciones, en la vuelta al trabajo adoptarás esta rutina de sueño. Además que dormir bien ayuda a tener una mente más despierta y despejada.

5. La productividad y creatividad mejoran. En pocas palabras, las pausas largas reponen el desempeño laboral. La Harvard Business Review informó sobre un estudio encontró que por cada 10 horas adicionales de vacaciones, los empleados mejoraron sus evaluaciones un 8% más en el siguiente año.

6. Serás más feliz. Según un estudio publicado por Expedia, un 80% de los trabajadores en todo el mundo dijo que las vacaciones hizo que su felicidad general creciera. Casi uno de cada cuatro dijeron que renunciarían a una semana de sexo por un día más de vacaciones. Y es que el hecho de planear las vacaciones ya nos produce una sonrisa y aumenta nuestra felicidad.

7. Podrías conseguir un ascenso. ¿Te imaginas? a la vuelta de las vacaciones te podría estar esperando un mejor cargo y un mejor sueldo. ¿Necesitas una prueba? Según un estudio de U.S. Travel Association, las personas que toman todo su tiempo de vacaciones tienen una probabilidad 6.5% más alta de conseguir un ascenso y progresar, en comparación con las personas que pierdan el derecho a 11 o más días de tiempo libre pagado.

@angelicablick / INSTAGRAM

La vitamina D y la necesidad de la exposición solar para conseguirla

Los huesos y numerosos órganos nos agradecerán que tomemos el en la playa o en la piscina estas vacaciones.

Marta Nieto | Woman.es

 

Te interesa:

· Lista para el verano

· 11 recogidos de la playa al chiringuito

· 7 razones por las que hay que desconectar en vacaciones

 

La campaña que más importancia cobra en verano es la campaña de protección solar. Todos los años nos advierten del peligro que corremos debido a la sobre exposición, los contras de los rayos UVA y cuales son las horas en las que está 'casi' prohibido que un rayo de sol toque nuestra piel. Estos consejos son necesarios y debemos seguir haciéndolos si no queremos sufrir el temido cáncer de piel, el fotoenvejecimiento, entre otras muchos problemas.

Pero, ¿debemos privarnos de tomar el sol este verano? Realmente no. Según estudios de la Universidad de California en San Diego, la Universidad de Creighton, Boston University Medical Center y la Universidad Médica de Carolina del Sur, entre otras, han puesto de manifiesto en un artículo de investigación publicado por la revista de American College of Nutrition, que la exposición al sol es la mejor manera de tomar vitamina D y no estamos recibiendo la suficiente.

Una exposición controlada y prudente de las radiaciones del sol contribuye a una mejora de los niveles de vitamina D en nuestro cuerpo. Los huesos y numerosos órganos nos agradecerán que nos 'torremos' en la playa o en la piscina estas vacaciones.

¿Con esto queremos decir que nos debemos olvidar de las cremas con protección solar? ¡NO! Debemos seguir los consejos, porque debemos asegurarnos que los rayos de sol que inciden sobre nuestra piel y son beneficiosos, no nos provoquen otras enfermedades a la larga. Sí debemos tomar el sol, pero con las mismas pautas que los especialistas han impuesto hasta ahora: evitar las horas centrales, usar cremas con protección elevada, untar el producto cada dos horas,...

En verano, convierte al sol en tu mayor aliado.